Ladera Sur El secreto de las orugas: colores y curiosidades de cuncunas que habitan en Chile
El secreto de las orugas: colores y curiosidades de cuncunas que habitan en Chile

Galería de Imágenes

El secreto de las orugas: colores y curiosidades de cuncunas que habitan en Chile

Antes de que las mariposas y polillas aleteen y cautiven con los colores de sus alas mientras cumplen su importante labor de polinizar, pasan por un proceso de metamorfosis. En él, del huevo emerge una larva que luego pasa a ser un capullo desde el que emergen estos pequeños voladores. Cuando son larvas -también conocidas como orugas o cuncunas- son fascinantes: estos sujetos más estáticos que no vuelan tienen una belleza y encanto que muchas veces no nos imaginamos. Es por eso que nuestro colaborador Vicente Valdés nos muestra a través de fotografías algunas de orugas de mariposas y polillas que habitan en Chile, junto con ciertas curiosidades y datos sobre su relevancia.  

Los organismos del orden Lepidoptera en Chile, conocidos principal y comúnmente como mariposas y polillas, habitan a lo largo de todo el país, desde la Región de Arica y Parinacota hasta la de Magallanes, abarcando también un amplio rango de altitud, que va desde el nivel del mar hasta la alta cordillera.

Por lo general, los conocemos en su etapa adulta, cuando ya pueden moverse fácilmente y los vemos por ahí volando erráticamente, luciendo sus hermosos diseños alares, que combinan también con cautivadores y llamativos colores, mientras además cumplen el fundamental rol ecológico de polinizar la vegetación nativa.

Pero, ¿qué son antes de ser bellos seres alados?

Polythysana sp. ©Vicente Valdés Guzmán – Biodiversidad Chilena
Polythysana sp. ©Vicente Valdés Guzmán – Biodiversidad Chilena

Aquí es donde entra lo increíble de su biología, y posiblemente, ustedes ya sabrán de lo que hablamos porque de seguro se han topado por ahí con alguna “oruguita” o “cuncunita”. Tienen una apariencia de gusano pero, con el pasar del tiempo, se convertirá en una de aquellas criaturas que vemos danzando frecuentemente en el aire, de día o de noche.

Polilla esfinge (Hyles sp.) ©Vicente Valdés Guzmán – Biodiversidad Chilena
Polilla esfinge (Hyles sp.) ©Vicente Valdés Guzmán – Biodiversidad Chilena

Las mariposas y polillas, al igual que todos los insectos, pasan por un proceso de metamorfosis, que consiste básicamente en una transformación desde el huevo hasta la adultez. En el caso de este grupo, ocurre lo que se llama metamorfosis completa, lo que significa que, desde el huevo, emerge una larva, a las cuales llamamos orugas o cuncunas. Luego forma una pupa, también conocida como capullo, que es desde donde luego emergen ya los adultos.

Oruga del corcolén (Edmonsia sypnoides)1 ©Vicente Valdés Guzmán – Biodiversidad Chilena
Oruga del corcolén (Edmonsia sypnoides) ©Vicente Valdés Guzmán – Biodiversidad Chilena
Oruga del corcolén (Edmonsia sypnoides) ©Vicente Valdés Guzmán – Biodiversidad Chilena
Oruga del corcolén (Edmonsia sypnoides) ©Vicente Valdés Guzmán – Biodiversidad Chilena

Pocas veces nos detenemos a mirar las larvas, ya que son sujetos más estáticos, sin la capacidad de volar, pero a veces ni siquiera imaginamos la belleza o el encanto que pueden guardar en estas etapas.

Familia Geometridae4 ©Vicente Valdés Guzmán – Biodiversidad Chilena
Familia Geometridae ©Vicente Valdés Guzmán – Biodiversidad Chilena
Familia Geometridae ©Vicente Valdés Guzmán – Biodiversidad Chilena
Familia Geometridae ©Vicente Valdés Guzmán – Biodiversidad Chilena

Orugas hay peludas de colores eléctricos, como las de la familia Lasiocampidae. También de grandes tamaños cubiertas de setas urticantes, especialistas en métodos de defensa, como las de la familia Saturniidae. Las hay también expertas en pasar inadvertidas, simulando ser parte de una hoja o una pequeña ramita, incluso aparentando tener líquenes o musgos sobre su cuerpo, como las de la familia Geometridae, también conocidos por ser los “clásicos” gusanitos que caminan tiernamente encorvándose. Por otra parte, algunas poseen morfologías extravagantes, diseñadas para causar duda en algún posible depredador, como por ejemplo la oruga del corcolén (Edmonsia sypnoides).

Familia Lasiocampidae ©Vicente Valdés Guzmán – Biodiversidad Chilena
Familia Lasiocampidae ©Vicente Valdés Guzmán – Biodiversidad Chilena
Familia Lasiocampidae1 ©Vicente Valdés Guzmán – Biodiversidad Chilena
Familia Lasiocampidae ©Vicente Valdés Guzmán – Biodiversidad Chilena

Con relación a su importancia en las redes tróficas, las orugas o cuncunas, es decir las larvas del orden Lepidoptera, son el linaje más grande de animales fitófagos, lo que los transforma en uno de los más importantes consumidores primarios, alimentándose principalmente de follaje.

Mariposa de la alcaparra (Phoebis sennae) ©Vicente Valdés Guzmán – Biodiversidad Chilena
Mariposa de la alcaparra (Phoebis sennae) ©Vicente Valdés Guzmán – Biodiversidad Chilena

Aún no se sabe con certeza sobre para qué algunas orugas adoptan ciertas conductas o porqué presentan dichos patrones o variaciones, sin embargo, por fortuna tenemos grandes especialistas trabajando e investigando sobre estos fascinantes seres en todo su ciclo de vida, que de seguro en conjunto con las valiosas observaciones de gente naturalista y que disfruta de la naturaleza y el conocimiento de las especies, lograran ir descubriendo y difundiendo cada vez más información importante para la conservación de las mariposas y polillas, y que así sigan encantando a muchas más personas con sus hermosos colores, formas, texturas y por sobre todo, su interesante historia natural e invaluable importancia en los ecosistemas.

Familia Geometridae ©Vicente Valdés Guzmán – Biodiversidad Chilena
Familia Geometridae ©Vicente Valdés Guzmán – Biodiversidad Chilena
Familia Geometridae5 ©Vicente Valdés Guzmán – Biodiversidad Chilena
Familia Geometridae ©Vicente Valdés Guzmán – Biodiversidad Chilena
Ormiscodes sp.©Vicente Valdés Guzmán – Biodiversidad Chilena
Ormiscodes sp.©Vicente Valdés Guzmán – Biodiversidad Chilena