Ladera Sur Valle del Elqui: 5 panoramas para disfrutar de este oasis entre montañas
Valle del Elqui: 5 panoramas para disfrutar de este oasis entre montañas

Naturaleza

Valle del Elqui: 5 panoramas para disfrutar de este oasis entre montañas

A solo 15 km de la Serena comienza el Valle del Elqui, una cuenca de paisajes privilegiados, extensas praderas, cielos despejados y una tranquilidad envidiable que cada año atrae a miles de turistas. Aquí te contamos acerca de los atractivos de este lugar y recomendamos 5 panoramas para sacarle el jugo a este valle en el norte chico de Chile.

A solo 30 minutos de la Serena en la región de Coquimbo, comienza este valle conocido por su misticismo, cielos estrellados y fructíferos valles. Se trata del Valle del Elqui, una llanura enmarcada entre cerros áridos a los pies de la cordillera de los Andes, que cada año atrae a miles de turistas que vienen en busca de un lugar tranquilo, rodeado de naturaleza e historia.

Se dice que este lugar tiene vibraciones cósmicas y que es un polo energético, por lo mismo la oferta de actividades esotéricas abunda. Pero esta no es la única razón por la que este lugar es uno de los sitios más visitados del norte chico chileno. En el Valle de Elqui la vida transcurre a su propio ritmo y el aire puro, silencio y praderas infinitas son la cura perfecta para el estrés de la vida urbana.

Manteniendo su identidad

Pisco Elqui ©Fer Quintana
Pisco Elqui ©Fer Quintana

Repasando los relatos de antiguos cronistas y exploradores como Julián Mellet (1822) o Charles Darwin (1835), pareciera ser que este valle ha permanecido casi inmaculado, sin grandes cambios en su paisaje o en la forma de vida de sus habitantes.

Es tan fértil el suelo que podría llamarse el jardín de la fecundidad, pues creo que en parte alguna y aún menos en Europa se encuentran semejantes: se diría que la naturaleza ha escogido particularmente este país para prodigarle sus dones (…) Hacen gran comercio con los vinos y frutas secas que provienen de sus cosechas, de hermosura y gusto superiores, que envían a otros países”, señala Mellet al describir el valle.

Darwin por su parte, impresionado con la belleza de esta localidad y la abundancia de madera de guayacán o palo santo, describe su experiencia con las primeras lluvias del año 1835 cuando visitó el valle en el mes de mayo: “El 17, de madrugada, cae un ligero chubasco que dura cinco horas; es la primera vez que llueve este año. Los campesinos que cultivan trigo cerca de la costa, donde el terreno es algo más húmedo, se aprovechan de este aguacero para laborar sus tierras; las sembrarán después del segundo aguacero(…) Nada más interesante que observar el efecto producido por esas pocas gotas de agua. Doce horas después ya no se notaban y el suelo parecía tan seco como antes; y, sin embargo, diez días más tarde se veía como un matiz verde en todas las colinas (…) Antes de caer esa lluvia toda la superficie del país estaba desprovista de vegetación”.

Localidad de Paihuano ©aguslepe/Flickr
Localidad de Paihuano ©aguslepe/Flickr

A este relato suma su impresión del valle al que califica como “el fértil valle de Coquimbo” donde “el paisaje es magnífico en todo sentido; se está muy cerca de la Cordillera principal, y las colinas empiezan a tener una gran elevación.(…)Los higos y las uvas de este distrito tienen un gran nombre, así es que hay plantaciones considerables de higueras y de vides”.

¿Qué hacer en Valle del Elqui?

Embalse Pulcro en la comuna de Vicuña ©Noé González-Gallegos
Embalse Pulcro en la comuna de Vicuña ©Noé González-Gallegos

Trekking con vista panorámica al valle

Este valle lleno de vida, con sus característicos viñedos y ríos, parece un verdadero oasis inserto en medio de las áridas montañas que lo rodean. Para quienes además de recorrerlo quieran observarlo desde las alturas en todo su esplendor, una excelente alternativa es realizar un trekking al cerro El Molle (1.000msnm) a las espaldas de la localidad del mismo nombre en el Valle de Elqui. Para llegar al cerro se debe ingresar al pueblo, cruzar el puente y doblar por el camino a mano derecha hasta llegar al final de éste, a los pies del cerro. Desde aquí comienza la asención de 2h a 2.30h hasta la cima, por un sendero considerado para principiantes aunque con algunos cruces empinados que hay que realizar con cuidado. Esta caminata ofrece vistas panorámicas del valle, los parronales coloridos y del río Elqui que en ese sector es particularmente torrentoso.

Visita astronómica

Observatorio del cerro Mamalluca ©Elias Rovielo/Flickr
Observatorio del cerro Mamalluca ©Elias Rovielo/Flickr

Otro de los grandes atractivos del valle son sus cielos despejados, unos de los más claros del hemisferio sur, que por la noche despliegan un verdadero espectáculo en el que se pueden observar sin problemas las estrellas. Este atributo ha llamado la atención de varias organizaciones internacionales que han instalado aquí observatorios astronómicos científicos en las cumbres de los cerros Pachón y Tololo.

Sin embargo esta experiencia de observación astronómica no sólo queda relegada a la ciencia, ya que en el sector también existen observatorios turísticos donde destaca el Observatorio Municipal Cerro Mamalluca, abierto a todo público, que ofrece tours todos los días en distintos horarios y permite a los turistas observar galaxias, planetas y estrellas con sus telescopios.

La ruta del Pisco

©Centro turístico Pisco Capel
©Centro turístico Pisco Capel

Por años en el Valle del Elqui han sabido combinar a la perfección su agricultura y el turismo. Prueba de esto es la gran cantidad de turistas nacionales y extranjeros que visitan las fábricas de las empresas pisqueras más importantes del país para aprender los secretos detrás de la producción de esta bebida alcohólica ancestral. Dentro de las fábricas que se encuentran en el sector están la planta del pisco Capel – la más grande en la región–, el fundo San Carlos, donde se encuentra la fábrica de pisco Ruta Norte y las fábricas pisqueras de Mistral, Tres Erres y los Artesanos de Cochiguaz.

Los orígenes de Gabriela Mistral

La iglesia de Montegrande data de 1879 aunque fue restaurada en 1999. Aquí es donde Gabriela Mistral hizo su Primera Comunión. ©Elias Rovielo/Flickr
La iglesia de Montegrande data de 1879 aunque fue restaurada en 1999. Aquí es donde Gabriela Mistral hizo su Primera Comunión. ©Elias Rovielo/Flickr

Lucila Godoy Alcayaga, mejor conocida como Gabriela Mistral, nació en el poblado de Vicuña en 1889. Cuando tenía tres años se mudó a la localidad de Montegrande, poblado que quedaría marcado para siempre en la vida de la escritora y que junto al entorno general del valle marcaría también su obra. Hoy en el circuito que forma parte de las Rutas Chile, se puede conocer la vida y obra de esta destacada poetisa visitando el Museo Gabriela Mistral, en Vicuña, donde se encuentra gran parte de su obra poética además de fotografías y objetos suyos, o recorriendo la Casa Escuela, declarada como Monumento Nacional, y su Mausoleo en Montegrande.

Gastronomía chilena

Cocinas solares del restaurant Delicias del Sol de Villaseca ©Turismo Vicuña
Cocinas solares del restaurant Delicias del Sol de Villaseca ©Turismo Vicuña

En los distintos poblados que componen este valle se pueden degustar exquisitos platos criollos como empanadas, cabrito asado, cazuela de ave y por supuesto el infaltable pisco sour. Sin embargo hay un lugar que ha sabido aprovechar los recursos naturales de la región para ofrecer una cocina diferente: En Villaseca dos restaurantes con cocinas solares se han convertido en un polo turístico del Valle del Elqui. Estos son el restaurant solar Delicias del Sol de Villaseca y Donde Martita.

Vista del valle desde Paihuano ©Francisco Javier Cornejos.

Galería (7)