Ladera Sur Perros no supervisados y sus graves impactos: el caso de la fauna nativa en la Región de Magallanes, Chile
Perros no supervisados y sus graves impactos: el caso de la fauna nativa en la Región de Magallanes, Chile

Medio Ambiente

Perros no supervisados y sus graves impactos: el caso de la fauna nativa en la Región de Magallanes, Chile

El problema de los perros no supervisados en fauna silvestre es grave. No solo por la caza, sino también por transmisión de enfermedades o la intervención en los ciclos naturales de especies nativas. En la Región de Magallanes, que cuenta con menor densidad poblacional y, por lo tanto, una mayor probabilidad de contacto con especies silvestres, este no es un problema indiferente. Así lo explican distintos profesionales que han presenciado esta problemática en la zona, y quienes aseguran que existe tanto en zonas rurales como urbanas, involucrando perros con o sin dueño, impactando también a la salud humana y la actividad ganadera. 

Las imágenes hablan por sí solas. Un perro en el humedal Tres Puentes, en Punta Arenas (Región de Magallanes) tiene un caiquén (Chloephaga picta) en su hocico. Y hacia Tierra del Fuego, en el Parque Karukinka, una cría de guanaco (Lama guanicoe) fue gravemente atacada por perros, y falleció.

*Desplaza la flecha a la izquierda o derecha para observar ambas imágenes.

Son dos casos que reflejan escenas que suceden tanto en zonas urbanas como rurales de la Región de Magallanes. Ambos son consecuencia de ataques de perros que no cuentan con ninguna supervisión. Si bien no existe un registro sobre la frecuencia de estas interacciones en la zona, profesionales que han abarcado el tema a nivel local advierten que se trata de algo constante, que produce graves efectos en fauna nativa.

Frente a esto, sale a la palestra la tenencia responsable y la constante deuda en educación y difusión de los impactos de los animales domésticos en la fauna silvestre si es que las mascotas no son supervisadas. Un asunto que sucede en la comuna con menos densidad de población de Chile y que abarca desde los perros de casa  hasta a los llamados “perros asilvestrados” en lugares más remotos de la región, como Tierra del Fuego.

Los impactos de perros no supervisados: más que un ataque

Pareciera de película, pero detrás de cada perro libre hay una historia. Olivia Blank, médica veterinaria y consejera nacional del Consejo Regional Magallanes del Colegio Médico Veterinario (Colmevet), explica que, por un lado, están los perros con dueño, que dejan a pasear sin correa ni control. Y también, aquellos que les abren la puerta o el portón de la casa para que se pasee solo. Ambos tienen dueño.

Humedal Tres Puentes ©Humberto Gómez
Humedal Tres Puentes ©Humberto Gómez

Por otro lado, está el perro “comunitario” o vago. Ese que no tiene casa, pero sí gente que le da comida, aunque no son sus dueños. Y, por último, está el perro feral, al que algunos llaman asilvestrados o bravíos. Si bien estos perros no tienen una relación con las personas ni responden a ellas, su origen se puede deber a algún abandono.

Dentro del primer grupo, en esta región se incluyen perros como el ovejero, que ayudan a las personas en el trabajo de mover los animales y también el perro protector de ganado, que se entrena para cuidar a las ovejas de otros depredadores.

Lee también: Perros y gatos en casa o bien supervisados para proteger a la fauna nativa en playas y otras áreas naturales

Todos pueden provocar impactos en la fauna silvestre. Según Pilar Godoy, médica veterinaria y jefa de Acuicultura del Servicio Nacional de Pesca (Sernapesca) en Magallanes, existen formas directas en las que la interacción con perros puede afectar a la fauna silvestre. Por un lado, está la caza, que puede provocar la muerte de la fauna nativa o que también puede generar graves daños por mordeduras y rasguños. Pero también está el tema de la transmisión de enfermedades y la intervención en los ciclos naturales de especies silvestres, como su nidificación y descanso.

Infografía ©WCS
Infografía ©WCS

Sobre las enfermedades, Blank explica que en Chile falta investigación científica para dimensionar el impacto, pero lo que más preocupa es la transmisión de enfermedades parasitarias o el virus distemper en algunas especies como zorros, lobos o focas. Por otro lado, por ejemplo, en zonas rurales, dice, la presencia de orina puede afectar la distribución de especies silvestres.

Lee también: La riesgosa interacción entre perros y zorros en Chile, revelada por cámaras trampa

Felipe Avendaño, jefe de la División de Protección de los Recursos Naturales Renovables del Servicio Agrícola Ganadero (SAG), dice que “los problemas derivados de la tenencia irresponsable de perros tienen impactos graves y medibles, que se expresan en ámbitos tan concretos como la salud pública, producción, salud y bienestar animal, como también sobre conservación de fauna silvestre. Tienen expresión en el medio urbano y rural, y tanto en espacios públicos como privados”.

Impactos en zonas urbanas

El humedal Tres Puentes es una reserva natural urbana en la ciudad de Punta Arenas. Según explica Humberto Gómez, presidente de la Asociación Ecológica Patagónica, una ONG que se dedica al cuidado y resguardo de la biodiversidad del humedal, se han identificado cerca de 105 especies de aves en el lugar, de las cuales cerca de 29 nidifican ahí.

Lee también: “Salvemos a nuestro amenazado humedal urbano Tres Puentes en Punta Arenas”

Sin embargo, explica, reciben constante amenaza de los perros que deambulan por el humedal. Por ejemplo, hace un tiempo observaron la nidificación de cisnes coscoroba (Coscoroba coscoroba) e identificaron que, de los seis polluelos que nacieron, todos fueron atacados por perros.

Perro comiendo huevos de caiquén en San Juan, Reserva Canquén Colorado ©Humberto Gómez
Perro comiendo huevos de caiquén en San Juan, Reserva Canquén Colorado ©Humberto Gómez

Olivia Blank dice que, a su parecer, los perros del humedal tienen dueño y simplemente los dejan sueltos. “Ellos suelen perseguir conejos y aves en estos lugares super importantes para la fauna silvestre, y a la vez que pueden tener un potencial enorme para las propias personas que vivimos en la ciudad”. Algo que complementa Gómez, quien dice que muchos de los perros son de las casas aledañas, que dejan sueltos: “Es algo común que los perros anden sueltos, pese a las denuncias. Ahora, hay perros que solo persiguen a los pájaros y otros que los cazan. Esos suelen estar más en jauría y son más agresivos hasta con las personas”, explica Humberto.

Artículo relacionado  La riesgosa interacción entre perros y zorros en Chile, revelada por cámaras trampa

Así como en el Humedal Tres Puentes, explica Blank, esto también sucede en otros lugares como la Costanera de Punta Arenas, “donde existe gran interacción de perros con y sin dueño sobre cormoranes que nidifican en el lugar; pingüinos, locos y focas que ocasionalmente visitan o descansan en el lugar”.

Humedal Tres Puentes ©Humberto Gómez
Humedal Tres Puentes ©Humberto Gómez

Jorge Stambuk, veterinario de la Municipalidad de Punta Arenas y presidente del Consejo Regional de Magallanes del Colegio Médico Veterinario (Colmevet), puntualiza que en esta zona urbana “no hemos visto problemas de jaurías asilvestradas”, y que el rol de la municipalidad es de atrapar a los perros que tengan la competencia técnica para sacar, como los que están en la vía pública. En ese caso, se rige bajo la Ley de Tenencia Responsable y Animales de Compañía (20.020), que indica un procedimiento de capturar al perro, evaluarlo médicamente e identificar si tiene chip de registro. Si no lo tiene, se esteriliza -si es que no lo está- y se vuelve a liberar. “El problema es que el perro puede volver al mismo lugar”, dice. De hecho, un trabajo realizado solo en el área urbana de Punta Arenas, por la municipalidad y la Seremi de Salud, estimó la existencia de 12.878 perros con libre deambular en la vía pública, de los cuales 5.916 no tenían propietarios.

Impactos en zonas rurales

Desde Wildlife Conservation Society (WCS) desarrollaron una plataforma de ciencia ciudadana para reunir y procesar información respecto de la presencia de perros que deambulan sin supervisión humana en zonas rurales y silvestres de la región de Magallanes. Esto, a raíz de lo que ellos mismos han registrado en las cámaras trampas del Parque Karunkinka, el cual administran, y los testimonios hablados de los habitantes de Tierra del Fuego, lo que luego ampliaron a Magallanes.

Perro en el Sendero La Paciencia, Parque Karukinka ©WCS
Perro en el Sendero La Paciencia, Parque Karukinka ©WCS

Catherine Dougnac, subdirectora científica de WCS Chile explica que lo que han podido observar en Magallanes es que, si bien hay perros con dueño deambulando, esta zona tiene muy pocos habitantes y hay perros muy lejanos a los centros poblados. “El parque Karukinka tenemos un sendero que mide 36 km de largo y hemos encontrado perros en la mitad. Alrededor de ese sector no hay nada. Tierra del Fuego es territorio binacional y colaboramos con personas en Argentina que tienen registros con las cámaras de cachorros de perros que nacen en vida silvestre y que crecen en vida silvestre y que están ahí”.

Lee también: Cuando la sangre tira: el problema de los perros y gatos asilvestrados con la fauna nativa

En este sentido, Dougnac abarca el problema de los perros sin dueño: “sea o no asilvestrado el perro, el tema es que está causando problemas y hoy no podemos hacer nada al respecto”. Se trata de un tema que también abarcó Denisse Ormazábal, veterinaria de la comuna de Timaukel, en el conversatorio Perros que deambulan libres sin supervisión en el ámbito rural: Magallanes y Tierra del Fuego.

Perro en el Sendero La Paciencia, Parque Karukinka ©WCS
Perro en el Sendero La Paciencia, Parque Karukinka ©WCS

Ella explicó la preocupación que existe por estos perros, su agresividad y la probabilidad de transmisión de enfermedades en la fauna silvestre, pero también los riesgos que tiene esto para el turismo, la salud pública -a veces los ataques suceden cercanos a localidades- y el trabajo de los ganaderos de la zona, un tema que también se trabaja en la Mesa de Trabajo de Perros Asilvestrados del área rural de Tierra del Fuego.

En este sentido, se incluye el cómo la presencia de estos perros puede afectar a los ganaderos. De acuerdo con cifras entregadas por el SAG, que trabaja en atender denuncias de ataques de carnívoros silvestres sobre el ganado doméstico, en 8 años se registraron cerca de 4.407 animales atacados, de los cuales el 83,4% fueron ataques de perros. Detrás, están los zorros (6,8%), pumas (4,3%), quiques, visones y otros no determinados (5,4%).

“Para los ganadores es un poco desesperante porque el efecto que vemos en fauna silvestre es el mismo que ellos ven en su ganado (…). El perro no va a matar una oveja, mata 10 a 30, no se las come todas o las deja heridas. Entonces para los ganaderos y sobre todo para las buenas prácticas que tu intentas mantener el bienestar de un animal, si este está herido o lo acechan los perros, abortan, se estresan, el ganadero pierde por eso. Y lo otro que sucede es que obviamente los ganaderos están inmersos en el sistema con fauna silvestre, tienen problemas con otros depredadores como pumas, zorros o guanacos. Pasa que el perro va, mató 10 ovejas, se comió una y llegan los zorros a comerse el resto y la agarran con ellos”, explica Dougnac.

©WCS
©WCS

Desde SAG suman que en Magallanes se reporta un promedio de 3 personas mordidas cada día; 13 personas deben ser intervenidas por quistes hidatídicos al año; el 18% de las unidades epidemiológicas (sitios con 1 o más perros) muestreadas en el medio rural resultaron positivas a equinococosis (Estudio conjunto SAG-Seremi Salud Magallanes 2017-18).

Lee también: Conoce la nueva estrategia nacional de tenencia responsable de mascotas que busca proteger a la fauna silvestre

Este registro es de ataques directos, pero excluye avistamientos, por lo que la plataforma creada por WCS ayudaría a tener una información más completa sobre lo que pasa en el territorio para poder llegar a construir una solución. “Con la plataforma los tomadores de decisiones pueden ver registros históricos y ver dónde enfocarse, dónde está el problema”, explica Dougnac. “Tenemos información relevante, una mesa de trabajo liderada por municipios, ahora falta que nos crean. El camino es largo, pero necesario”. Sobre los resultados, dice que de los cerca de 48 registros que han tenido, es más frecuente ver en áreas silvestres jaurías, mientras que en lugares más urbanos como el humedal Tres Puentes, se han denunciados grupos más pequeños, de dos perros máximo.

Resultados plataforma WCS
Resultados plataforma WCS

¿Quién fiscaliza? Educación y tenencia responsable

Artículo relacionado  Investigadores chilenos descubren virus nuevo para pingüinos antárticos

Si hay algo que sale a la luz en todas las conversaciones en relación con este tema, es el tema de la Tenencia Responsable, que en Chile es aplicada a través de la Ley 20.021. De acuerdo Blank, “la ley ha servido para llevar a cabo proyectos de esterilización, vacunación e instalación de los chip, pero la fiscalización es un tema pendiente. Como que hay una normativa, pero la gente no la cumple por sí sola”.

Muñoz, de la Agrupación Ecológica Patagónica, explica que la ley no sirve si no hay control. Dice que en poblaciones cercanas o dentro de la región hay personas que cruzan y tienen muchos perros en espacios pequeños. Entonces solo los dejan salir, sin supervisión, muchas veces sin esterilización, lo que hace que se puedan cruzar con otros perros callejeros.

Humedal Tres Puentes ©Humberto Gómez
Humedal Tres Puentes ©Humberto Gómez

Desde Sernapesca, en relación a la fauna silvestre, Godoy explica que no cuentan con un registro de fauna  afectada por interacción con mascotas domésticas -solo registran varamientos- y que su rol es de difusión y educación para el cuidado de las especies marinas. Por su parte, desde SAG -apuntando especialmente hacia el problema rural- dicen que desde el 25 de marzo de 2015 se eliminó a la jauría de perros salvajes o bravíos del articulo N° 6 del Reglamento de la Ley de Caza (especies consideradas dañinas o perjudiciales), por lo que este organismo ya no cuenta con atribuciones legales sobre estos animales. Ambos organismos son, por ley, encargados de la protección de animales silvestres.

Por otro lado, las municipalidades pueden aplicar registros, de acuerdo con la ley de Tenencia Responsable, desde la perspectiva de la responsabilidad de los daños a personas y a la propiedad que sean consecuencia de la acción de estos animales, bajo el Artículo 1.

Karukinka ©WCS
Karukinka ©WCS

“Esta ley que te dice que tú puedes sancionar, pero no aumenta la cantidad de gente que fiscalice, por ejemplo, la ley te dice que fiscaliza Carabineros de Chile e inspectores municipales. Carabineros tiene muchas otras actividades más que fiscalizar y en los municipios son pocos los inspectores. Nosotros avalamos las denuncias y si amerita, multa o notificación, y así al menos logramos llegar, pero si fuera por inspectores sería mucho más lento”, dice Stambuk.

En el caso de las zonas rurales, Dougnac dice que los perros asilvestrados se originan en que en algún momento alguien fue a abandonar a un perro, pero que también hay muchos perros que deambulan sin supervisión durante el día: “Si dejas que el perro salga por tu casa, igual se va a ir a reproducir con otros perros y va a volver. Aquí faltan varias cosas, por un lado, es efectivamente la fiscalización a la tenencia responsable, pero también la educación. (…) No es entender que el bienestar de estas mascotas es ser libre y correr por la vida. Hay que enriquecer su ambiente, necesita interacción con las personas, que se juegue con él. No son adornos”.

Lee también: ¿Por qué es importante la tenencia responsable? Los impactos de los gatos domésticos en la fauna silvestre

En ese sentido Stambuk dice que, si bien la ley habla de la educación, no explica esto como un deber. Desde su punto de vista, la clave es partir desde los niños, por lo que antes de la pandemia se hacían charlas en colegios, por ejemplo, aunque todavía hay mucho que enseñar.

Imagen plataforma WCS
Imagen plataforma WCS

Bajo la misma línea, Blank apunta a una falta de educación más general. Como medios de comunicación. Eso sí, explica que la Ley de Tenencia Responsable no está orientada al cuidado de fauna silvestre, sino más hacia las ciudades y la salud humana, por lo que el rol de los veterinarios es fundamental: “Falta entender el por qué de las prohibiciones, integrar y hacer entender el sentido de las normas”.

Así, este es un problema que se sigue viviendo en la Región de Magallanes. Puerto Williams, la Costanera de Puerto Natales, el camino al faro San Isidro, Torres del Paine o el Parque Omora, son algunos de los lugares que lo testifican. Mientras tanto, dice Blank, se necesita mayor coordinación entre los involucrados para enfrentar el tema y elaborar material de difusión enfocado en puntos críticos, señaléticas y poder contar con vigilancia para contarle a los visitantes locales sobre la normativa vigente.