Ladera Sur Documentalista Kate Horne: “En la edición está el éxito o fracaso de una película”
Documentalista Kate Horne: “En la edición está el éxito o fracaso de una película”

Cultura y Patrimonio

Documentalista Kate Horne: “En la edición está el éxito o fracaso de una película”

La galardonada documentalista británica, que ya ha dirigido y producido documentales para la BBC,  A&E, National Geographic y Discovery Channel, entre otros, estuvo en Chile presentando su último documental “El testigo: Caín y Abel”, sobre la experiencia de un destacado fotógrafo de guerra colombiano, en el marco del Hay Festival Forum Santiago 2018. En Ladera Sur tuvimos la oportunidad de conversar con ella, donde nos comentó más detalles de su trayectoria. 

Este miércoles 7 de noviembre se realizó por primera vez en Chile el Hay Festival Forum Santiago 2018, un espacio dedicado a las artes,  divulgación científica y periodismo que hace 30 años –desde que se realizó su primera versión en Gales, Reino Unido– reúne a destacados escritores e intelectuales del mundo para compartir historias e ideas, realizando eventos en varios continentes. Particularmente desde hace catorce años realiza estos festivales en Cartagena de Indias (Colombia), Medellín (Colombia), Querétaro (México) y Arequipa (Perú). Ahora Hay Festival, en su versión Forum, se realizó en Santiago de Chile organizado en conjunto con SURA, tal como ocurre en el resto de los países de la región, en donde la compañía es su principal aliado.

En el escenario del Hay Festival exponen año a año destacados premios Nobel, científicos, músicos, escritores, historiadores, economistas, literatos y periodistas, entre otros, buscando inspirar e invitar a los asistentes a imaginar el mundo de múltiples formas. Por esta razón, el ex Presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, lo denomina como “el Woodstock de la mente”. En su versión chilena, destacaron invitados como el periodista y fotógrafo colombiano Jesús Abad Colorado quien, durante los últimos 25 años, ha registrado los efectos del conflicto colombiano, desde una perspectiva humana. También la documentalista británica Kate Horne, quien trajo a Chile su documental “El testigo: Caín y Abel” con Jesús Abad como protagonista. En él Abad, quien luego de los asesinatos de su familia en la zona rural de Colombia decidió dedicar su vida a documental la guerra, va en busca de los protagonistas de sus fotografías más icónicas para explorar lo que significa perdonar los horrores del pasado.

Kate Horne durante su presentación en Hay Festival.
Kate Horne durante su presentación en Hay Festival.

En Ladera Sur tuvimos la oportunidad de conversar con Kate Horne, galardonada documentalista que ya ha dirigido y producido documentales para la BBC, Channel 4, Canal Plus, France 2, A&E, National Geographic, Caracol Televisión, Discovery Channel y otros canales internacionales, donde nos comentó más detalles de su trayectoria y proyectos en los que ha trabajado.

Al observar tu historia como documentalista y al ver tus trabajos y piezas audiovisuales, ¿cuáles son las razones que te hacen migrar hacia distintas latitudes del mundo para buscar una historia? ¿Por qué no concentrarse en desarrollar un continente a cabalidad o una zona determinada, en vez de cruzar océanos o viajar a miles de kilómetros de distancia por una historia?

Siempre supe que quería ser un cuentacuentos; nací en Londres y soy 100% británica, pero me educaron con un poco de conocimiento del español y de la sensibilidad hispana, porque en mi casa vivían estudiantes y parejas de España y América Latina. Esas personas tuvieron un gran impacto en mi vida.

Viajé a América Latina por primera vez cuando tenía 16 años, específicamente a Colombia. Leyendo una copia de “Amor en tiempos cólera” exploré Cartagena a través del prisma de los escritos de Gabriel García Márquez y, a esa edad, se echó el dado; ¡Me di cuenta de que me había enamorado de este país! Tomé un año sabático viajando por Sudamérica y luego hice un máster en literatura española y francesa.

Cuando salí de la universidad, quería contar historias sobre América Latina ya que sentía tanta afinidad; una conexión, supongo, con todo al respecto y nunca he mirado atrás. Me fascinó particularmente la compleja historia de Colombia: la política (la guerrilla, el narcotráfico y el secuestro), pero también este país extraordinariamente bio-diverso, sus paisajes impresionantes y su rica literatura. Pensé que esta es una buena manera de empezar. Y no miré hacia atrás. Me centré en comunicar las historias de Colombia al mundo en varias de mis películas. Sentí de alguna manera que yo era la persona que contaba las historias. También he hecho películas que se centran en el uso de armas en México para Discovery Channel y Shuar Nation of the Amazon en Ecuador para National Geographic.

Documental El Testigo
Documental El Testigo

¿Cuál crees que es el elemento clave o fundamental para poder llevar a un documental a ser una buena pieza, tanto para la crítica como el público en general? 

Creo que si tienes algo que es impulsado por un gran personaje o una buena historia que te dice algo nuevo o sorprendente sobre el mundo, entonces estás en el camino correcto. Puedes comunicar las teorías más complejas que podrían ser aburridas o demasiado complejas en el papel, pero si tienes una persona maravillosa para comunicarlas, con la que el público se puede relacionar e involucrar, ¡está a medio camino de hacer una buena película! Se trata no sólo de tener una gran idea, sino de trabajar con un camarógrafo talentoso, un buen editor, compositor, etc.

Mi experiencia personal en el cine ha sido colaborativa; para mí no se trata de ponerle un sello y decir que esta es una película de Kate Horne, me encanta trabajar con un equipo y crear algo juntos. Además, en mi experiencia, las películas pueden vivir o morir en la edición y no me di cuenta de eso antes de editar mis propias películas. Toma mi reciente película como ejemplo, es un tema muy difícil de abordar, la guerra civil más larga del mundo, 60 años de guerra en Colombia.

Hasta ahora solo ha sido lanzado públicamente en Colombia. Me emocionó que los críticos respondieran bien, pero lo que me importaba era que resonaba con los jóvenes. El documental fue publicado en la categoría Colombia Viva y se destinó a las películas de la Selección Oficial como una película que condensa cabalmente el espíritu joven del festival.

¿Cómo es el proceso de búsqueda de historias para una documentalista como tú? Existen millones de relatos imponentes, cautivantes y entretenidos a lo largo del mundo. No obstante, la gestión periodística y logística puede ser un problema. ¿Eso también es parte de la decisión al momento de grabar o embarcarse en una idea?

Mi criterio personal ha sido tener una afinidad particular con la historia. Sucede que ha sido América Latina porque una gran historia ha llevado a otra, la gente me cuenta sobre proyectos fascinantes que debo desarrollar y tengo grandes colaboradores allí en productores y directores de fotografía. La confianza es algo tan importante cuando se trabaja en un equipo pequeño. Pero también he trabajado en el desarrollo de proyectos cinematográficos que están en el Reino Unido; una sobre la relación entre la memoria y la música, que creo que es muy poderosa y que me interesa convertirla en una película ahora. ¡Viajaré a cualquier parte para hacer una película si el tema resuena conmigo y puedo acceder a los fondos para hacerlo.

Kate Horne durante la grabación de El Testigo
Kate Horne durante la grabación de El Testigo

Todo creador visual, ya sea fotógrafo, director de televisión o tu profesión de documentalista en sí, generan en sus mentes, previo al reporteo en terreno, ciertas ideas, eventuales tomas, eventuales imágenes que te gustarían que estuvieran presentes. ¿Hasta qué punto puedes tú pelear por ejemplo una entrevista con un destacado político o hombre de negocios, sin caer, en la falta de realismo al momento de la decisión? o ¿Hasta qué punto buscas “la instancia perfecta”, en imágenes, que andabas buscando? 

Ese es un muy buen punto. Toma el ejemplo de la película sobre García Márquez, Gabo.  Hice la película como productor y escribí el guión con el director Justin Webster. Sabía que el presidente Clinton era una parte importante de la vida de Gabo. Lo más cercano que Estados Unidos llegó a levantar el embargo a Cuba fue a través de la participación directa de García Márquez y su amistad y discusiones con Clinton. Era un “intermediario” para Fidel Castro y Bill Clinton. Considero que esta es una de las cosas más interesantes de García Márquez: me encantan sus libros, muchas personas lo hacen, pero quería sacar a la luz esta información nueva y fresca de su historia.

Todos me dijeron “nunca llegarás a Clinton” y, de hecho, después de contactar a su equipo de prensa, tuvimos que esperar meses para recibir una respuesta debido a las exigencias de su programa. Teníamos una fecha límite para entregar la película, así que tuvimos que empezar a editar las entrevistas que tuvimos y escribir el guión y construir el cronograma. Estábamos muy lejos del proceso de edición cuando, de repente, recibí una llamada del equipo de Clinton para informarle que podía hacer la entrevista dentro de dos días. Estaba en Londres y tenía siete meses de embarazo y simplemente no pude tomar un avión a Nueva York, que probablemente fue uno de los momentos más frustrantes de mi vida, ¡para no poder ir y entrevistarlo con el director!  Pero Justin consiguió la entrevista y fue tan bueno, las cosas que Clinton dijo eran tan profundas y sinceras que cuando volvimos a la edición tuvimos que perder otras partes importantes de las entrevistas con otras personas; no porque lo que dijeron no fuera importante, sino porque sabíamos que con Clinton teníamos algo especial y realmente puso la película en el escenario internacional debido a que Clinton reconoció el papel de García Márquez en la política mundial.

 ¿Cuán a menudo el tiempo de edición distorsiona todo lo que tenías pensando debido a una buena imagen o producto de una seguidilla de buenas tomas? 

Creo que a menudo un cineasta puede entrar en una edición con una idea clara de cómo quiere editar la película a partir de sus apuros, pero luego puede salir con algo completamente diferente porque se da cuenta de que algunas imágenes son mucho más poderosas de lo que pensaba. Una entrevista que pensabas que era excelente no se filmó de la manera que esperabas; tantas razones. Para mí, la edición es mágica: como cineasta es el mismo ejercicio cada vez que vuelves con tus apresuramientos, podría ser una historia diferente que vas a contar: una prueba de secuestro por diez años, un narcotráfico en México, pero es la misma tarea maratónica de edición, tal vez decenas de horas o imágenes en una hora y media de narrativa coherente.

Ponlo en contexto , de repente, te sientes abrumado por toda la información, quieres meter todo en ella, todas las mejores cosas, como apretar y aplastar a cada atuendo favorito en una maleta para las vacaciones definitivas. ¡Y luego golpeas una pared! Anteriormente había sido filmadora antes de productora, pero no fue hasta que empecé a editar mis propias películas que no tuve la menor idea de la mecánica del cine. Aprendí que en la edición realmente está el éxito o fracaso para una película: es un proceso de refinamiento, destilación y elaboración de su historia. Se trata de ordenar el desorden en tu mente, tamizar a través de la mezcla de palabras e imágenes ante ti.

Kate Horne en la jungla colombiana
Kate Horne en la jungla colombiana

¿Cuál es, según tu visión personal y la que conlleva la gratificación profesional, el documental que más te gustó? ¿El que más te llenó al momento de hacer? ¿Y el con el cuál te defraudaste al momento de poner en marcha la producción y el producto final?

Es una pregunta interesante. Nunca me he sentido “defraudada”, pero en un caso fue al revés. Por ejemplo, con Turtle Boy no estaba seguro de que fuera una buena idea emprender el proyecto para hacer una película sobre un niño con un tumor en la espalda que, junto con su familia, había sido excluido de su comunidad.  Miré las imágenes de él y fue tan extremo que pensé, esto podría ser algo sensacionalista y tuve problemas morales por ser parte de él. Pero cuando fui a conocer a este pequeño niño y su madre, me di cuenta de que había una hermosa historia allí, este maravilloso vínculo entre madre e hijo, dos personas humildes que eran muy inteligentes y atractivas emocionalmente y que podía contar una historia universal del amor maternal. Pero también teje la superstición latinoamericana, la ciencia y la cirugía de vanguardia en una película a través de su experiencia.  2.5 millones de personas vieron ese documental cuando se emitió en el Canal 4 del Reino Unido y el hashtag TurtleBoy causó furor en Twitter.

¿Qué decisión ligada a tu experiencia laboral, no volverías a tomar y qué crees que podrías haber realizado mejor, hoy, un tiempo después?

He desarrollado ideas propias que las llevé a grandes compañías y me las robaron. Se aprovecharon porque no tenía experiencia en ese momento, hace 15 años. ¡Esa gente sabe quiénes son! ¡Realmente insto a los jóvenes narradores y cineastas emergentes a que tomen todos los consejos que puedan antes de simplemente transmitir una idea porque están tan “agradecidos” por trabajar en la industria!  Siento que quiero proteger a los jóvenes ingenuos como fui yo en ese momento. Mi consejo es mirar las películas que te gustan, las compañías de producción que están detrás de ellas y plantearlas con una idea: un párrafo que despierte su apetito pero que no revele demasiado, pero que las entusiasme y se asegure de que tienes la suficiente fuerza. Argumenta sobre por qué tú, no importa lo inexperto que seas, quieres involucrarte en la realización de la película.

¿Lugar más seductor donde grabaste?

Me encantó filmar en el sitio arqueológico de Ciudad Perdida en la Sierra Nevada en Colombia. Es el hogar espiritual de los indios Kogi y se cree que se construyó seis siglos antes que Machu Picchu. Es un lugar mágico.

¿Qué imágenes o registro visual tienes en mente en Chile?

He filmado antes en Chile en Valparaíso en invierno y me encantó esa experiencia. Sé que Pablo Neruda dijo que “Chile fue inventado por un poeta”. Viajé al desierto de Atacama como mochilera hace 20 años y me encantó esa belleza natural, pero aún tengo que ver sus maravillosos viñedos, lagos, fiordos y los volcanes tapados de nieve, y ponerme las botas de excursionismo para eso. Me encantaría ir de viaje cuando mis hijos pequeños sean un poco mayores y puedan apreciar esos encantadores paisajes.

Galería (5)