Ubicado a aproximadamente una hora de Santiago se ha vuelto uno de los destinos turísticos más importantes de nuestra capital debido a su cercanía y sus atractivos naturales que se dejan apreciar durante todo el año y que acercan la cordillera a miles de turistas nacionales y extranjeros que lo visitan cada año.

Amantes del trekking, del rafting, de paseos a caballo, observadores de aves o personas que sólo quieren salir de la monotonía de la ciudad y vienen a este lugar en busca de paz y aire fresco, llenan sus restaurantes, campings y demandan todas las ofertas de los tour operadores.

San José de Maipo

San José de Maipo ©Gonzalo Zúñiga
San José de Maipo ©Gonzalo Zúñiga

Aquí encontrarán restaurantes, bencina, camping y zonas de picnic con borde de río y un monumento nacional con más de 100 años: el Hospital Sanatorio San José. Comenzó a construirse en 1911, pero sus inicios datan de 1900 con el fallecimiento de doña Carolina Doursther, quien fuera en busca de la cura a su tuberculosis pulmonar a la cordillera del Maipo. Luego de su muerte sus familiares decidieron construir el establecimiento de salud con el fin de sanar la plaga de tuberculosis que afectaba nuestro país.

Sanatorio ©Gonzalo Zúñiga
Sanatorio ©Gonzalo Zúñiga

Siguiendo por el Camino del Cajón vendrá nuestro siguiente destino: el Embalse El Yeso. Esta obra de ingeniería, ubicada a 2500 msnm en plena cordillera, es una de las principales fuentes de agua potable de Santiago, llegando a albergar 253 millones de metros cúbicos de agua. Este lugar se ha transformado en un atractivo turístico predilecto de los extranjeros debido a su magnitud y su emplazamiento natural.

Embalse del Yeso ©Gonzalo Zúñiga
Embalse del Yeso ©Gonzalo Zúñiga
Embalse ©Gonzalo Zúñiga
Embalse ©Gonzalo Zúñiga

A un costado del camino hay otro punto de interés: el abandonado campamento Las Cáscaras que albergó desde 1954 y por un período de 10 años a los trabajadores que construyeron el embalse. Sus construcciones de concreto sirvieron de refugio ante las inclemencias del clima cordillerano y posteriormente fueron utilizados por personal del Ejército de Chile a cargo de custodiar la represa. En la actualidad está totalmente abandonado y es utilizado como parada para quienes visitan El Yeso.

Las Cáscaras ©Gonzalo Zúñiga
Las Cáscaras ©Gonzalo Zúñiga

Al volver a la ruta y tomar el camino hacia Lo Valdés se divisa la Central Hidroeléctrica Los Queltehues que data de 1928 la que se aprecia por sus tres tuberías que bajan por la montaña.

©Gonzalo Zúñiga
©Gonzalo Zúñiga
©Gonzalo Zúñiga
©Gonzalo Zúñiga

Siguiendo el camino, el cajón cordillerano se acentúa más y nos sentimos en contacto pleno con la naturaleza, la que nos sorprende con caídas de agua y avistamiento de cóndores. Aquí les dejo la ruta libre para seguir adentrándose por el serpenteante camino y descubrir Lo Valdés.

Artículo relacionado
La lobada: el Puelo que pocos conocen

Disfruten de la naturaleza y recuerden dejarla mejor de la que la encontraron llevándose toda su basura y si es posible la que los demás dejaron.

©Gonzalo Zúñiga
©Gonzalo Zúñiga
©Gonzalo Zúñiga
©Gonzalo Zúñiga
Comenta esta nota

Comenta esta nota

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.