Ladera Sur Yunco: el ave rezagada de la Reserva Nacional Pingüino de Humboldt
Yunco: el ave rezagada de la Reserva Nacional Pingüino de Humboldt

Naturaleza

Yunco: el ave rezagada de la Reserva Nacional Pingüino de Humboldt

Aún se desconocen muchos detalles de su comportamiento, pero en ocasiones se puede ver a estas pequeñas aves de 25 cm de largo, volando de noche desorientadas cerca de la costa debido a las luces de alta intensidad, una de las amenazas que han llevado a la especie a estar en Peligro de Extinción. Aquí nuestro colaborador Pablo Garrido nos invita a conocer más detalles del yunco que encuentra en la Reserva Nacional Pingüino de Humboldt uno de los pocos sitios donde nidifica.

Según datos de la CONAF, la tercera reserva nacional más visitada de nuestro país corresponde a la Reserva Nacional Pingüino de Humboldt (RNPH). Esta área silvestre protegida ubicada en las regiones de Atacama y Coquimbo, fue creada durante el año 1990 y desde entonces, miles de curiosos visitantes se embarcan desde las caletas de Punta de Choros y Chañaral de Aceituno para recorrer los increíbles dominios de las tres islas que componen esta reserva: las islas Choros, Damas y Chañaral.

Ballenas, liles, chungungos, delfines, piqueros y lobos marinos son sólo un pequeño puñado del increíble repertorio animal que se mueve curioso entre un mar que ruge con fuerza al golpear con las impresionantes formaciones rocosas que se hallan en las islas.

©Pablo Garrido
©Pablo Garrido

En este sector, quizás menos mencionada pero igual de presente, habita una increíble especie animal, la que sólo puede ser hallada en las frías costas de Perú y Chile: el yunco (Pelecanoides garnotti). Esta ave marina procelárida pertenece al género Pelecanoides, clasificación taxonómica correspondiente a los petreles buceadores. El yunco es capaz de sumergirse hasta los 40 metros de profundidad (aunque incluso se ha registrado a 80 metros de profundidad) para encontrar su alimento, compuesto principalmente por pequeños crustáceos y peces. Los metros de inmersión resultan ser una cifra sencillamente impactante, considerando los pequeños 25 centímetros de longitud que esta ave posee.

©Pablo Garrido
©Pablo Garrido

Una de las principales características del yunco es que pasa casi la totalidad de su vida en el mar: ya sea alimentándose, desplazándose y descansando, entre otros. El único momento en el que pone sus patas sobre la tierra es cuando está nidificando. Justamente, uno de los pocos sitios de nidificación de esta especie se encuentra en la RNPH, específicamente en la Isla Choros y en la Isla Chañaral. Hoy en día, lo hace solamente en la primera, situación que va de la mano con el cambio de estado de conservación de esta ave, la cual pasó de Vulnerable a En Peligro (según la International Union for Conservation of Nature IUCN y el Reglamento de Clasificación de Especies RCE del Ministerio del Medio Ambiente). Los números en la población del yunco ya no resultan tan prometedores como antes y esto ha llamado la atención de la comunidad científica. ¿Qué es lo que está ocurriendo con esta especie en la RNPH?

Una Amenaza (In)Visible

©Pablo Garrido
©Pablo Garrido

Por las noches de esta temporada estival 2019, el equipo de la ONG Panthalassa recorrió las caletas de Punta de Choros en horas cercanas a la medianoche con el fin de entender un poco más lo que está sucediendo. Comúnmente, es a estas horas que se puede observar yuncos desorientados volando alrededor de luces de alta intensidad provenientes de estas caletas. Se les puede apreciar volando en círculo en torno a ellas, hasta que agotados caen al suelo, o bien se impactan contra algún objeto en medio de la confusión.

Como estas aves no están acostumbradas a la vida en tierra, se vuelven una víctima fácil de los perros que transitan habitualmente estos lugares (si es que el golpe o la caída no les causó la muerte previamente). La situación resulta preocupante, pues estos episodios se han transformado en parte del panorama habitual de la zona. Sin ir más lejos, durante enero y la primera quincena de febrero, Panthalassa ha encontrado más de 90 yuncos caídos de los cuales cerca del 20% han sido encontrados muertos. Los sobrevivientes, por su parte, fueron chequeados, rehabilitados y liberados mar adentro (entre los que también se encontraba una Golondrina de Mar de Wilson – Oceanites oceanicus).

©Pablo Garrido
©Pablo Garrido

Un aspecto alarmante de estos hallazgos es que la gran mayoría de yuncos con problemas son juveniles, es decir, ejemplares que dada su edad aún no tienen completamente dominadas ciertas habilidades como la navegación, vuelo y orientación. Además, tampoco poseen una edad suficiente para reproducirse y asegurar las siguientes generaciones de yuncos. Esto último, hace esta situación especialmente delicada.

Todo lo anterior pone en tela de juicio proyectos que involucren iluminación artificial de alta intensidad, como los que están prospectando Dominga o Cruz Grande y que, hasta ahora, no han considerado los estudios de impacto ambiental asociados a la contaminación lumínica en este sector.

Soluciones sobre la base de la experiencia

A la fecha, la ciencia no ha podido determinar cuáles son las razones exactas del por qué aves como el yunco (u otras aves marinas como los pollitos de mar o las golondrinas de mar) ven alterada su navegación por la contaminación lumínica. Lo cierto es que algunas experiencias evidencian un cambio en el número de aves marinas encontradas si se modifica el tipo de foco o la intensidad de ellos.

Un buen ejemplo de esto se puede encontrar en el complejo fronterizo Santa Rosa, ubicado en Tacna, Perú. Durante el año 2015 más de 700 golondrinas de mar cayeron desorientadas, pero solamente por el lado peruano. Esto llamó la atención de los investigadores, quienes pudieron notar que efectivamente existía una diferencia en la iluminación utilizada en ambos lados del complejo fronterizo. Por el lado peruano las luces eran amarillas incandescentes, mientras que del lado chileno, eran más bien verdosas y del tipo LED.

Esta evidencia podría dar luces de que pequeños cambios a nivel de infraestructura pueden generar un gran impacto en el bienestar de las poblaciones de aves marinas afectadas por la contaminación lumínica. Sin embargo, para lograrlo, es necesario que todos los actores involucrados en el desarrollo local estén no solo al tanto de situaciones como ésta, sino que también tomen acciones concretas en pos de corregir estos impactos. De modo contrario, de a poco irán despareciendo los protagonistas que vuelven tan únicos y sorprendentes a los parajes que se encuentran en la RNPH.

Galería (3)