Este miércoles 18 de enero, tras 10 años de una compleja tramitación, el Comité de Ministros definió el futuro del polémico proyecto minero-portuario Dominga, avaluado en 2 mil 500 millones de dólares y ubicado en la comuna de La Higuera, en la Región de Coquimbo. Luego de una larga discusión, la instancia decidió, de manera unanime, acoger 12 recursos de reclamación (de un total de 26) y calificar al proyecto desfavorablemente .

Chungungo en Archipiélago de Humboldt ©César Villarroel
Chungungo en Archipiélago de Humboldt ©César Villarroel

El rechazo entregado por las ministras y ministros se fundamentó en los informes técnicos elaborados por los organismos con competencia ambiental, los cuales advertían las graves deficiencias del proyecto y justificaban las razones por las cuales Dominga es incompatible con los ecosistemas del Archipiélago Humboldt y con las actividades económicas que se desarrollan exitosamente en la zona, tales como son el turismo y la pesca artesanal.

“Es positivo que el Comité de Ministros no se dejó llevar por las presiones que estaba intentando introducir la empresa y se atuvo a los antecedentes técnicos y científicos que dan cuenta de que este proyecto estuvo muy mal evaluado y nunca debió haber sido aprobado”, afirmó Antonia Berríos, abogada de FIMA y representante de la Asociación de Pescadores y Mariscadores de los Choros.

Por su parte, la abogada Alejandra Donoso, Directora de Defensoría Ambiental y representante del Movimiento en Defensa del Medio Ambiente de La Higuera, añade: “Es la decisión correcta desde el punto de vista ambiental, del deber de protección de la naturaleza que tiene el Estado de Chile, del respeto por la institucionalidad ambiental y también desde el punto de vista jurídico, esperamos que Andes Iron acate la decisión”.

Ballena fin ©César Villarroel
Ballena fin ©César Villarroel

Según indica la resolución, el proyecto no presentó “una adecuada determinación y justificación del área de influencia. Tampoco se realizó una adecuada línea de base. La consecuencia de ello es que el proyecto realiza una insuficiente predicción de impactos, lo que es necesario para establecer medidas de mitigación, compensación y reparación y planes de seguimiento idóneos”.

“En particular, no se consideró adecuadamente el impacto sobre las áreas protegidas Reserva Nacional Pingüino de Humboldt (Región Atacama y Coquimbo) y Reserva Marina Islas Choros y Damas (Región de Coquimbo)- ni sobre las especies En Peligro o Vulnerables que las habitan”, agrega el documento.

Distintos gremios de percadores artesanales, emprendedores del turismo, agricultores y organizaciones ambientales recibieron con alegría el rechazo al proyecto Dominga, que, congregados a las afueras del Ministerio del Medio Ambiente, celebraron la decisión e hicieron un llamado a proteger el Archipiélago Humboldt, creando un área marina protegida libre de industrias de alto impacto.

Vida submarina en Archipiélago de Humboldt ©César Villarroel
Vida submarina en Archipiélago de Humboldt ©César Villarroel

Vale decir que desde antes de que se terminara la evaluación ambiental de Dominga en 2017, la comunidad local y organizaciones ambientales ya venían advirtiendo que el proyecto tenía graves falencias técnicas, al presentar información de línea de base insuficiente, subestimando su área de influencia y los impactos que generarían las nuevas rutas de navegación, los eventuales derrames de hidrocarburos, el aumento de la salinidad en las aguas y la intervención de los acuíferos, entre otros impactos.

“Los argumentos técnicos están no solo para rechazar Dominga, sino también para finalmente crear un área protegida para la pesca artesanal y el turismo”, declaró Liesbeth van der Meer, Directora Ejecutiva de Oceana.

Para la bióloga marina y doctora en ecología Maritza Sepúlveda, esta era una decisión coherente con los lineamientos de conservación ambiental que ha presentado Chile, sobre todo en materia oceánica. “Hay que tener presente que el proyecto pretendía emplazarse justo frente a la zona de alimentación más importante de las especies que habitan o transitan en las islas como son las ballenas fin, azul, lobos marinos, delfines nariz de botella, chungungos, aves marinas y en donde se concentra la nidificación más importante de pingüino de Humboldt y de yuncos, muchas de estas especies están en las categorías de peligro o vulnerable de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN)” explicó la especialista.

Luego de 10 años de una polémica tramitación

La historia del megaproyecto minero-portuario Dominga data de hace 10 años y desde su inicio, no ha estado exenta de polémicas. Tan así, que se transformó en toda una teleserie político-ambiental-empresarial y provocó un terremoto en el segundo gobierno de la ex presidenta Michelle Bachelet. 

Una ballena fin en las cercanías de isla Chañaral. Crédito: ©César Villaroel
Una ballena fin en las cercanías de isla Chañaral. Crédito: ©César Villarroel

Desde que fue ingresado al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA) en 2013, el proyecto de Andes Iron -sociedad controlada por la familia Délano Méndez- para levantar Minera Dominga, es sinónimo de controversia. Para empezar, uno de sus principales accionistas fue, en su momento, la familia Piñera Morel, que vendió en 2010 a los Délano Méndez en medio de una oleada de críticas. 

Artículo relacionado
Primera Charla LS-MAPA UC 2017: "Expediciones al fin del mundo"

Posteriormente, en 2017, el Comité de Ministros de la época rechazó el proyecto, lo que provocó un terremoto en el gabinete de Bachelet y gatilló la salida de los ministros Rodrigo Valdés (exministro de Hacienda) y Luis Felipe Céspedes (Economía). En ese entonces, el proyecto fue rechazado porque presentaba una deficiente línea de base del medio marino, subestimaba su área de influencia y no caracterizaba las rutas de navegación, falencias técnicas de profundo riesgo para uno de los ecosistemas marinos más biodiversos de toda la corriente de Humboldt. No obstante, frente a esos rechazos, Andes Iron apeló y judicializó el caso. La decisión fue anulada por el Tribunal Ambiental, lo que fue ratificado en la Corte Suprema. 

Ahora, el polémico megaproyecto ubicado en la comuna de La Higuera volvió a la misma instancia, pero que ahora fue presidida por la ministra del Medio Ambiente, Maisa Rojas, y que integró a los ministros de Salud, Ximena Aguilera; de Economía, Nicolás Grau; de Agricultura, Esteban Valenzuela; de Energía, Diego Pardow; y de Minería, Marcela Hernando.

Pingüino de Humboldt ©César Villarroel (10)
Pingüino de Humboldt ©César Villarroel

Vale decir que, para tomar la decisión, los ministros tomaron en cuenta los reparos expresados en los informes técnicos de los ministerios de Salud, Medio Ambiente, la Subsecretaría de Pesca, CONAF, la Dirección General de Aguas (DGA) y el Servicio Agrícola Ganadero (SAG). Algunos de ellos muy críticos al proyecto, como la Subsecretaría de Medio Ambiente, la Dirección General de Aguas, la CONAF y, en menor medida, el SAG.

El oficio enviado por la Subsecretaría de Medio Ambiente el pasado 28 de diciembre de 2022, es uno de los más críticos para Dominga. En él se indica que Andes Iron “no aportó satisfactoriamente los antecedentes para evaluar los impactos relacionados con las estimaciones de las emisiones atmosféricas que generará el proyecto”. Además, hace ver que la línea de base fue realizada “hace 10 años atrás”.

Asimismo, el oficio enviado por el subsecretario de Medio Ambiente, Maximiliano Proaño, dice que “no incorpora de manera satisfactoria su área de influencia en torno a las rutas de navegación”. Añade que “esto afecta a el hábitat de especies como el pingüino de Humboldt; chungungo; pato yungo y cetáceos, al no ser considerados en el área de influencia actividades o comportamientos propios de estas especies. Por ello, no es posible descartar que el proyecto generaría impactos significativos en el ecosistema protegido por la reserva Nacional Pingüino de Hümbold”.

Biodiversidad marina en Caleta Chañaral de Aceituno. ©César Villarroel
Biodiversidad marina en Caleta Chañaral de Aceituno. ©César Villarroel

Desde Conaf consideraron que la evaluación no considera los impactos sinérgicos y acumulativos que podría tener el proyecto Dominga y el proyecto Cruz Grande de la empresa CAP a instalarse en la misma zona.

Por su parte, el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) declaró insuficientes las medidas de mitigación que se proponen ante la posible afectación a la fauna marina, y manifestaron preocupación por el riesgo de introducir especies exóticas invasoras en la reserva Pingüino de Humboldt. 

Asimismo, el servicio indicó que en caso de accidentes el titular, o sea Dominga, debe hacerse cargo de rescatar a los ejemplares afectados y llevarlos a un centro especializado para que le entreguen un correcto tratamiento para su recuperación. En ese sentido, Dominga debería contar con un centro especializado en rehabilitar y rescatar los ejemplares afectados, situación que no existe en la IV región.

Ballena fin © César Villarroel
Ballena fin © César Villarroel

Graves afectaciones a una biodiversidad única en el mundo

Para empezar, Dominga es un proyecto minero-portuario de extracción y procesamiento de hierro con cobre como subproducto, y abarca desde la extracción de minerales hasta el embarque concentrado para comercialización, incluyendo todas las instalaciones necesarias para su aplicación, como dos minas a rajo abierto, un depósito de relaves y un puerto. 

Artículo relacionado
Podcast Inspirados por la Naturaleza: #6 Ingrid Schaub, la vida repleta de cactus y suculentas

El proyecto, que se ubicaría en la Región de Coquimbo, tendría un área de influencia total en tierra de más de 11 mil hectáreas y generaría una gran afectación ambiental para uno de los ecosistemas más importantes para la conservación en Chile, como es el Archipiélago de Humboldt. 

Vale destacar que el Archipiélago de Humboldt es el hábitat de más de 560 especies marinas y es un sitio que destaca a nivel mundial por su importancia para la preservación de hábitats críticos para la recuperación de especies de interés comercial, y para la conservación de diversas especies en categoría de conservación.

Chungungo ©César Villarroel
Chungungo ©César Villarroel

En ese sentido, la instalación de un puerto y el tránsito sostenido de embarcaciones mayores a través del tiempo, impactaría de manera irreversible el hábitat de muchas especies altamente amenazadas de desaparecer en el corto plazo que se encuentran protegidas dentro de la Reserva Nacional Pingüino de Humboldt, de la Reserva Marina Isla Choros y Damas y de la Reserva Marina Isla Chañaral. Por ejemplo, el pingüino de Humboldt (Spheniscus humboldti), que concentra un gran porcentaje de su población a nivel mundial en este ecosistema marino-costero. El yunco (Pelecanoides garnotii) concentra el 90% de su población mundial en este sector. Asimismo, en el archipiélago de Humboldt se encuentra la única colonia residente del delfín nariz de botella (Tursiops truncatus) en el país. 

«Hay que tener presente que el proyecto Dominga pretende emplazarse justo frente a la zona de alimentación más importante de las especies que habitan o transitan en las islas como son las ballenas fin, azul, cachalotes, delfines nariz de botella, chungungos, aves marinas y en donde reside el 80% de la población mundial del pingüino de Humboldt, muchas de estas especies están en las categorías de peligro o vulnerable de la UICN», agrega la directora de Oceana Chile.

Por otra parte, el megaproyecto pondría en riesgo a más de 400 especies de flora, endémicas y nativas. Vale decir que la Región de Coquimbo tiene la mayor diversidad de plantas vasculares del país y ha sido identificada como una de las 25 regiones botánicas más importantes del planeta. 

Lobo común en Archipiélago de Humbodt ©César Villarroel
Lobo común en Archipiélago de Humbodt ©César Villarroel

Respecto a la fauna, se han registrado 130 especies de vertebrados nativos, muchos de ellos en categoría de En Peligro. Dentro de ellos destaca la presencia del loro Tricahue (Cyanoliseus patagonus), que tiene un importante sitio de nidificación en el área de influencia del proyecto.

Por otro lado, también se generaría una afectación directa a los pescadores artesanales ya que los impactos se extienden hasta los recursos como locos y machas, que hoy son el recurso pesquero más productivo de la zona centro-norte del país. 

Así lo destaca Liesbeth van der Meer: «Por otro lado, los impactos se extienden a los recursos como locos y machas, con los cuales los pescadores artesanales han trabajado por más de 20 años desde sus áreas de manejo y que hoy son las más productivas de todo el centro norte de Chile. Debemos recordar que en Chile la corriente de Humboldt se desplaza de sur a norte, por ende, desde donde se emplazaría el proyecto Dominga afectaría a las reservas más antiguas de Chile, famosas por el avistamiento de cetáceos y pingüinos en nuestro país».

Desde organizaciones sociales y ambientales están felices con el rechazo de este proyecto, que desde un inicio, estuvo en el centro de las polémicas. No obstante, el futuro de Dominga aún es incierto, ya que los dueños del proyecto posiblemente recurran al Tribunal Ambiental de Antofagasta, y hasta el momento, esa instancia les ha dado la razón. 

De esta forma, Iron Andes tiene 30 días para apelar ante el Tribunal Ambiental de Antofagasta desde que se les notifique esta decisión del Comité de Ministros, lo cual podría extender la discusión del tema por hasta dos años más.

Comenta esta nota

Comenta esta nota

Responder...