Ladera Sur » Las venas de América Latina: un viaje a los siete ríos más importantes de la región
Las venas de América Latina: un viaje a los siete ríos más importantes de la región

Naturaleza

Las venas de América Latina: un viaje a los siete ríos más importantes de la región

Latinoamérica es un territorio vasto, extenso, increíblemente rico en biodiversidad y naturaleza salvaje. Los paisajes de nuestro continente están moldeados por el relieve de nuestras montañas, bosques, desiertos y conexión con las aguas, ya sea en el Caribe, Atlántico o por el Pacífico. Pero también, el continente cuenta con poderosos y caudalosos ríos, que hacen de fronteras, que soportan la vida y proporcionan el transporte colosal de nutrientes y energía a lo largo de cientos de kilómetros de tierra. En esta nota te contamos sobre siete de los ríos más importantes de Latinoamérica, pero esta lista no trata solo de ríos extensos, sino también de ríos con enorme caudal, importantes por su aporte a los países que surcan y la vitalidad que ofrecen a los ecosistemas.

Río Amazonas. Crédito: © Meteorología en Red
Río Amazonas. Crédito: © Meteorología en Red

Latinoamérica es un territorio vasto, extenso, increíblemente rico en biodiversidad y naturaleza salvaje. Los paisajes de nuestro continente están moldeados por el relieve de nuestras montañas, bosques, desiertos y conexión con las aguas, ya sea en el Caribe, Atlántico o por el Pacífico.

Pero también, el continente cuenta con poderosos y caudalosos ríos, que hacen de fronteras, que soportan la vida y proporcionan el transporte colosal de nutrientes y energía a lo largo de cientos de kilómetros de tierra.

En esta nota te contamos sobre siete de los ríos más importantes de Latinoamérica, pero esta lista no trata solo de ríos extensos, sino también de ríos con enorme caudal, importantes por su aporte a los países que surcan y la vitalidad que ofrecen a los ecosistemas.

1. Río Amazonas

Río Amazonas – © Meteorología en Red
Río Amazonas – © Meteorología en Red

Además del top 1 de los ríos más largos del mundo, es el río más caudaloso con 219.000 metros cúbicos de agua/segundo. Atraviesa Perú, Colombia y Brasil. La longitud del río Amazonas es de 7.020 km de longitud, el más largo del mundo. El Amazonas fluía en dirección contraria a la actual: fluía hacia el océano Pacífico hasta hace 15 millones de años, sin embargo, la formación de la cordillera de los Andes ocasionó que se quedase sin salida al mar. Durante cinco millones de años se formaron lagos de agua dulce y que el río consiguiese encontrar una salida al océano, en esta ocasión, hacia el Atlántico, al lado opuesto.

Se calcula que el Amazonas y su selva contiene el 30% de la flora y la fauna del mundo. El Amazonas y la selva tropical que lo rodea albergan más de 40.000 especies de flora, 2.000 especies de peces, alrededor de 400 especies de mamíferos y anfibios, una cifra similar de reptiles y 2.5 millones de insectos. A diferencia, por ejemplo, del Nilo, el río Amazonas no tiene puentes. La única manera de cruzarlo es en barco dado que las orillas que lo enmarcan están compuestas por selva virgen y son bastante impenetrables.

2. Río de la Plata

Río de la Plata. Crédito: © Meteorología en Red
Río de la Plata. Crédito: © Meteorología en Red

Es un río y estuario del Cono Sur de América, formado por la unión de los ríos Paraná y Uruguay. Es reconocido como el río más ancho del mundo, debido a su anchura máxima de 219 km. El Río de la Plata es como un estuario donde se mezclan el agua dulce y el agua salada. Su agua dulce proviene de uno de los ríos más largos del mundo, el Paraná y su principal afluente, el Paraguay, así como del Uruguay y otros arroyos menores. El Río de la Plata recibe agua de las cuencas de los ríos Paraguay y Paraná, que cubren gran parte del centro-sur de América del Sur; el área de drenaje totaliza aproximadamente 1,2 millones de millas cuadradas (3,2 millones de kilómetros cuadrados), aproximadamente la mayor parte de la superficie del continente.

La vida vegetal en la vasta región del Río de la Plata es muy diversa. En el este, en la cuenca alta del Paraná y en las elevaciones más altas, existen bosques con valiosos árboles de hoja perenne como el pino paraná para el alcornoque. La región occidental es principalmente pastizales para el pastoreo de ganado. En las áreas inundadas, hay hermosos jacintos de agua, nenúfares amazónicos, árboles de trompeta y guamas que prosperan en los humedales. A lo largo de los ríos y arroyos crecen palmeras como muriti y carandá, así como varios árboles de quebracho que se cree que son la fuente de taninos. La contaminación de las áreas urbanas y agrícolas ha llevado a algunos a etiquetar al Río de la Plata y sus pequeños afluentes como la “peor contaminación ambiental” de Argentina. Es común que la basura y las aguas residuales floten en el río. Aunque la Corte Suprema de Argentina solicitó en 2008 un plan oficial para despejar el lecho del río, se tomaron pocas medidas.

Artículo relacionado  Cinco playas y destinos sorprendentes para practicar surf en Latinoamérica

3. Río Orinoco

Rio Orinoco. Crédito: © Noticias 251
Rio Orinoco. Crédito: © Noticias 251

Es el tercer río más caudaloso del mundo. El río Orinoco y sus afluentes son el principal sistema de transporte para el este y el interior de Venezuela y los Llanos de Colombia. El medio ambiente y la vida silvestre en la cuenca del Orinoco son extremadamente diversos.La cuenca del Orinoco tiene una superficie de casi 989 000 km². De esa superficie el 65%, queda en territorio venezolano y el 35 % restante en territorio colombiano. La desembocadura del río Orinoco en el Océano Atlántico fue documentada por Cristóbal Colón el 1 de agosto de 1498, durante su tercer viaje. Su nacimiento en el Cerro Delgado-Chalbaud, en la Cordillera de Parima, no fue explorado hasta 453 años después, en 1951. Una expedición conjunta franco-venezolana exploró el nacimiento, cerca de la frontera entre Venezuela y Brasil.

La importancia que tiene el Orinoco abarca desde lo ecológico, hasta lo económico social y patrimonial. Es el único medio con el que cuentan etnias ancestrales de la talla de los Piacoa, Hoti o Curripaco, para pescar o para intercambiar sus bienes y vender su artesanía. Un uso rudimentario, si lo comparamos con otros usos que se le da a su cauce, pero uso importante al fin y al cabo. Otra de las funciones importantes de este río es la de recolectar y encauzar la mayor parte de las aguas corrientes de toda la región. Así, sus aguas se utilizan para usos tan diversos y comunes como puedan ser el uso agrícola, pecuario, doméstico o industrial, siendo una de las fuentes más importantes.

4. Río Paraná

Río Paraná. Crédito: 13C
Río Paraná. Crédito: 13C

El Paraná es el sexto río de llanura más importante del mundo. Moviliza un caudal colosal de 16.000 metros cúbicos por segundo, es decir un volumen equivalente a
más de 6 piletas olímpicas cada segundo. Pero además de su cauce principal, su llanura de inundación permite que se desarrolle toda la complejidad biológica del sistema. El Paraná es el río más influyente del sistema de la Cuenca del Plata, por su caudal, por la extensión de su área tributaria y por la longitud de su curso, entre otras características. El río nace entre los estados brasileños de São Paulo, Minas Gerais y Mato Grosso del Sur, de la confluencia del río Grande y el río Paranaíba.

Corre hacia el sudoeste, para delimitar el estado de Mato Grosso del Sur con los de São Paulo y Paraná hasta la ciudad de Salto del Guairá, desde donde demarca la frontera entre Brasil y Paraguay hasta la Triple frontera entre Paraguay, Argentina y Brasil. Desde su origen en la confluencia con los ríos Paranaíba y Grande (Brasil) hasta su desembocadura en el Río de la Plata, tiene 2.570 km. Sumada la extensión de su afluente principal, el Paranaíba, alcanza los 3.740 km. Al Paraná se lo clasifica como río aluvial, porque transporta en su caudal sedimentos, tanto por arrastre como suspendidos en el agua, que transforman constantemente su propia morfología generando bancos e islas. Cada año el río transporta unas 25 millones de toneladas de arena, una cantidad enorme que equivale a 800.000 camiones al tope de su carga.

5. Río Bravo

Río Bravo. Crédito: © Andreas F. Borchert
Río Bravo. Crédito: © Andreas F. Borchert

El Río Bravo, que se extiende por 3.000 km, es el quinto río más grande de Norteamérica y el vigésimo cuarto río más grande del mundo. También el Río Bravo es una frontera principal entre México y los Estados Unidos. Es central al patrimonio cultural y la historia de la frontera de ambos países, con una cuenca de 467.000 km2 que se ensancha por cinco estados de México (Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, Durango) y tres estados de los EEUU (Colorado, Nuevo México, Texas). El Río Grande o Río Bravo es con 3.060 km el quinto río más largo de América del Norte, y el vigésimo más largo del mundo. Sin embargo, su fama e importancia viene sobre todo de su condición de frontera natural entre el estado estadounidense de Texas y México, que es también la razón del doble nombre: al norte, lo llaman Grande, mientras que al sur, Bravo.

Artículo relacionado  Carpintero negro: un gigante de los bosques del sur del mundo

Esta importante vía fluvial nace como un claro arroyo de montaña alimentado por la nieve a más de 3.700 metros sobre el nivel del mar en las Montañas Rocosas de Colorado, para luego descender a través de estepas o desiertos y acabar regando ricas regiones agrícolas mientras fluye hacia su desembocadura en el Golfo de México. Río atraviesa tres regiones ecológicas (Las Montanas Rocosas del sur, el Desierto de Chihuahua y el ThornScrub de Tamaulipas), exhibiendo un mosaico de hábitats, incluyendo bosques ribereños, marismas, pantanos de sal, fuentes de agua dulce y scrubland en las regiones de las montanas, desierto y costa. El valle del Bajo Río Bravo es considerado uno de las regiones más diversas en términos de biodiversidad en el mundo, con millones de pájaros migratorios que vistan para alimentar y descansar ahí durante la migración estacional.

6. Río Magdalena

Río Magdalena. Crédito: © Absolut Viajes
Río Magdalena. Crédito: © Absolut Viajes

El río Magdalena, antiguamente también llamado río Grande de la Magdalena, o río Grande, ​ es un río de Colombia que desemboca en el mar Caribe y nace en el departamento del Huila.​ Es navegable desde Honda hasta su desembocadura, y su principal afluente es el río Cauca. El río Magdalena nace en el extremo suroccidental de Colombia, a 3.685 metros de elevación, en la laguna de la Magdalena, ubicada en una pequeña planicie del Páramo de las Papas, correspondiente al Macizo colombiano, en el Departamento del Huila. Su longitud, según la fuente, varía de 1.528 a 1.600 km, de los cuales 886 son navegables.

El Magdalena recorre de sur a norte toda la nación colombiana, tocando 22 de sus 32 departamentos. El río Magdalena también es la columna vertebral de la cultura, el desarrollo y la historia de Colombia. Aunque las grandes barreras orográficas, selváticas, fluviales y paludales mantuvieron a Colombia al margen de las fuerzas expansionistas de las grandes culturas maya (al norte) e inca (al sur). El río Magdalena no es solo la corriente de agua más importante de Colombia, sino que también es único en el mundo por su localización, su caudal de agua y sedimentos, su morfología y su dinámica fluvial.

7. Río São Francisco.

Río São Francisco. Crédito: © Cleferson Comarela
Río São Francisco. Crédito: © Cleferson Comarela

EL Río San Francisco es conocido en Brasil como el río de la unidad nacional o río de la integración nacional porque ha servido como línea de comunicación entre las regiones marítima y occidental de Brasil, además de ser una conexión entre el noreste y el sur. Con una longitud de 2.914 kilómetros, es el cuarto sistema fluvial más grande del continente y el río más grande que se encuentra totalmente dentro de Brasil, ya que su cuenca ocupa unos 631.200 kilómetros cuadrados. Se origina en la cordillera de Canastra en la parte centro-occidental del estado de Minas Gerais. Es además una importante fuente de energía hidroeléctrica y riego para el este y noreste de Brasil.

Corre generalmente hacia el norte en los estados de Minas Gerais y Bahía, detrás de la cordillera costera. Allí drena un área de más de 630.000 kilómetros cuadrados. Después gira hacia el este para formar la frontera entre Bahía en la margen derecha y los estados de Pernambuco y Alagoas. Sus principales afluentes son los siguientes ríos: Paraopeba (546,5 km), Abaeté (306,5 km), das Velhas (802,3 km), Jequitaí, Paracatu (485 km), Urucuia (461,8 km), Verde Grande (569,5 km), Carinhanha (468,2 km), Corrente- Formoso, y Grande (580 km). Según fuentes gubernamentales tiene una extensión de 2.830 km.

*Con información de: Aquae Fundación, El Ágora Diario, Revista Credencial, Periódico UNAL (Universidad Nacional de Colombia), Meteorología en Red, Rodelca, Universidad Nacional de Litoral (Argentina), Organización de Estados Americanos.

Galería (6)