Ladera Sur Visita desde el espacio: el cráter de Monturaqui en el desierto de Atacama
Visita desde el espacio: el cráter de Monturaqui en el desierto de Atacama

Naturaleza

Visita desde el espacio: el cráter de Monturaqui en el desierto de Atacama

Para los amantes de los meteoritos: nuestros colaborador Vicente Weippert nos lleva al desierto de Atacama para contarnos cómo llegar al cráter de Monturaqui, un lugar que, a pesar de su nombre, no tiene nada que ver con volcanes.

En las cercanías del extremo sur del salar de Atacama existe un lugar único, que da cuenta de cómo estamos expuestos constantemente a visitantes de otras latitudes del espacio (no, no son aliens).

©Vicente Weippert
©Vicente Weippert

El cráter de Monturaqui es un accidente geográfico producto de un meteorito que alguna vez hace muchísimos años se le ocurrió impactar en nuestro remoto planeta (hace aproximadamente 700.000 años) y que luce tal cual como uno cree que debe lucir un cráter. La evidencia del impacto se encuentra  entre dos y tres horas desde San Pedro de Atacama y, aunque no es estrictamente necesario, sí es muy conveniente ir en un auto con tracción en las cuatro ruedas.

Ya llevábamos un tiempo poniéndole atención a este lugar, del que información no hay mucha. Habiendo anotado las coordenadas y estudiado algunos mapas, salimos desde San Pedro de Atacama por el camino que lleva hacia el paso fronterizo Paso de Sico (el mismo camino que lleva a las lagunas Miscanti y Miñiques) y, cerca del extremo sur del Salar de Atacama, tomamos el desvío que va hacia Peine, un pequeño pueblo que actualmente vive de la actividad minera producto de la extracción del litio.

Continuando de Peine hacia el sur, llegamos a Tilomonte, el último oasis previo al gran y misterioso despoblado de Atacama. Realmente es un lugar extraño, un bosque donde dominan los algarrobos y chañares en medio de la absoluta nada, todo gracias al poco de agua que corre libremente por el suelo.

©Vicente Weippert
©Vicente Weippert

Al dejar atrás Tilomonte se sigue en dirección sur por un camino en buen estado hasta cruzar la línea de alta tensión que va hacia Argentina. Es en ese punto donde tomamos el camino de servicio de las torres del tendido eléctrico en dirección oeste y nos internamos por él. Al cabo de entre 15 o 20 minutos se debe dejar atrás el camino de servicio y seguir por las huellas que dejaron otros vehículos que en algún momento persiguieron nuestro mismo objetivo. Hay que tener en cuenta que cuando de huellas se trata, no existen tiempos exactos, ya que todo depende de la suerte que se tenga al elegir el camino, pero para establecer una referencia, para nosotros el tramo fuera de pista duró aproximadamente unos 20 o 25 minutos.

©Vicente Weippert
©Vicente Weippert

Ya llegando a nuestro objetivo final, se distinguía claramente que estábamos en presencia de un cráter, en este caso, de poco más de 300 metros de diámetro. Al sitio del impacto mismo se puede bajar a pie sin mayor problema, y aunque se dice que el meteorito se fundió al caer, siempre es entretenido intentar encontrar con imanes alguna piedra magnetizada, creyendo que se trata de un trozo del proyectil. Para el que quiera descansar y contemplar, debido a que el lugar está en algo de altura, se puede ver desde allí gran parte del salar de Atacama y de las cumbres andinas, casi siempre nevadas.

A la vuelta nos pilló el atardecer cerca de Tilomonte, armamos las carpas, sacamos fotos de los cielos nortinos, dormimos y partimos a la mañana siguiente, llenos de piedras que queremos creer que deambularon quizás cuánta distancia por el espacio antes de que se les ocurriera venir a estrellarse en esta parte del universo.

©Vicente Weippert
©Vicente Weippert
©Vicente Weippert
©Vicente Weippert

Recomendaciones, datos y demases:

  • No partir en busca del cráter sin antes tener una referencia de sus coordenadas y haber mirado un mapa del sector.
  • Ninguno de los caminos es intransitable, pero sí es muy recomendado ir en auto con doble tracción.
  • Tilomonte es un lugar realmente extraño en medio del desierto, caminar un rato junto a sus árboles es una buena experiencia.
  • En los caminos interiores cercanos al Salar de Atacama, crece rica rica, una hierba típica de la zona con casi una infinidad de usos.

Galería (6)