Ladera Sur Navegación en el río Maullín: entre bosques sumergidos y aves
Navegación en el río Maullín: entre bosques sumergidos y aves

Naturaleza

Navegación en el río Maullín: entre bosques sumergidos y aves

Pocos saben que en la localidad de Llanquihue,  Región de Los Lagos, se encuentra un gran núcleo de biodiversidad y todo un espectáculo de naturaleza: el río Maullín. Hace unos días nuestra colaboradora invitada Josefina Pohl, recorrió sus alrededores en una navegación donde pudo corroborar su riqueza natural y por qué las autoridades locales han impulsado la propuesta de convertir sus humedales en santuario de la naturaleza. 

Los alrededores del Lago Llanquihue no nos dejan de impresionar. Creemos que lo hemos visto todo, cuando en realidad nos faltan muchas cosas por descubrir. Una de ellas es el río Maullín, la única desembocadura del Llanquihue al mar, la cual no sólo cumple una función indispensable como desagüe natural, sino que además nos entrega una enorme riqueza. Por ende, si eres amante de la naturaleza, sobretodo de las aves, este es el próximo lugar que deberías ir a navegar y conocer.

La popularidad de Puerto Varas, Frutillar, Llanquihue y Puerto Octay va en ascendencia. Miles de personas llegan a estos lugares con ansias de conocer y disfrutar de un sector lleno de cultura, entretenciones y paisajes.

Río Maullín ©Josefina Pohl
Río Maullín ©Josefina Pohl

Todos le dedican al menos un tiempo a conocer y recorrer el lago Llanquihue. Sin embargo pocos saben de la existencia del silencioso río Maullín y menos de su exuberante belleza y la posibilidad de navegarlo en una embarcación que invita a conocer sus mayores tesoros: las aves que lo habitan.

Martín pescador ©Josefina Pohl
Martín pescador ©Josefina Pohl

El nacimiento del río se forma en Llanquihue, a sólo unos metros del antiguo puente de esta ciudad. Allí se puede tomar la navegación en catamarán que ofrece la empresa familiar Exploradores del Río Maullín que, tal como explican, se trata de una familia que lleva aproximadamente 50 años viviendo en los alrededores del río y cuyos conocimientos han sido traspasados de manera oral y experiencial de padre a hijo a través de varias navegaciones por el río desde que eran pequeños. Guillermo Vargas es quien guía este recorrido de 14 kilómetros que durante varias horas pasa entre enormes manglares de arrayanes, pataguas, lumas y otros árboles sumergidos, rodeados de una inmensa población de aves de distintas especies.

©Josefina Pohl
©Josefina Pohl

Hoy se calcula que el río Maullín alberga a más de 90 aves, entre ellas casi un 65% del total de especies acuáticas chilenas, además de aves migratorias. No por nada el Municipio de Maullín en conjunto con varias organizaciones ambientales locales, han impulsado la propuesta de convertir los humedales del río Maullín en un santuario de la naturaleza. (Éstos humedales también fueron incluidos dentro de los 40 sitios prioritarios a protegerse entre 2018 y 2022, como parte del Plan Nacional de Protección de Humedales presentado por el actual Gobierno).

©Josefina Pohl
©Josefina Pohl

Entre las aves que nosotros pudimos encontrar había patos, colibríes, siete colores, un martín pescador, la garza cuca, garza grande, entre otros.

Garza grande ©Josefina Pohl
Garza grande ©Josefina Pohl

Y no importa si no eres un especialista en aves, el avistamiento está organizado de tal manera que cualquiera pueda aprender y disfrutar de esta riqueza natural. Incluso es una actividad perfecta para niños y adultos mayores. Además, cada tour incluye dos bajadas a la costa ribereña en donde se hacen unas caminatas cortas por senderos totalmente insertos en la naturaleza y en las cuales se pueden conocer atractivos como una vertiente escondida y la vertiente del Chucao.

Es importante saber que para poder hacer este paseo es necesario hacer reservas con anticipación. El paseo se puede realizar cualquier día de la semana en dos horarios (10 AM o 15 PM) y tiene una capacidad máxima de hasta 15 personas por tour.

©Josefina Pohl
©Josefina Pohl

Por último, no se puede ignorar la amenaza que hoy enfrenta el río Maullín. A pesar de su belleza y su importantísimo rol en la zona, no existe suficiente conciencia de la población ni de las empresas vecinas en Llanquihue. Mientras recorríamos sus aguas, pudimos ver que los primeros kilómetros están saturados de basura debido a que muchos de los desechos arrojados en el lago terminan llegando hasta el río. Y sin ir más lejos, el 2018 se comenzó una investigación dadas las demandas contra Essal por contaminación con aguas servidas. Es por esto que todavía estás a tiempo de conocer este increíble lugar, aprender de él y aprovechar de ayudar a su preservación para que pueda seguir siendo el gran albergue natural que hoy en día es.

Galería (5)