Ladera Sur » La importancia de proteger el Mar de Weddell: un trabajo fotográfico de Tomás Munita
La importancia de proteger el Mar de Weddell: un trabajo fotográfico de Tomás Munita

Fotoreportajes

La importancia de proteger el Mar de Weddell: un trabajo fotográfico de Tomás Munita

Nuestro colaborador invitado, el fotógrafo Tomás Munita, nos comparte sus registros de una expedición realizada por Greenpeace y un grupo de científicos para investigar los impactos del cambio climático sobre los pingüinos que habitan en la Antártica. Según comenta en el texto que acompaña su trabajo, los investigadores confirmaron que el Mar de Weddell es un refugio climático y que muchas de las colonias vistas eran desconocidas para la ciencia. “Este descubrimiento refuerza la importancia de proteger el Mar de Weddell”, explica. Revisa aquí sus fotografías y relato.

 

 

Pasé el último mes en el remoto Mar de Weddell de la Antártica, en una expedición de Greenpeace y con un equipo de científicos de la Universidad de Stony Brook, investigando los impactos del cambio climático en los pingüinos, una especie de centinela marino: la salud de sus colonias puede informarnos sobre la salud de todo el ecosistema antártico.

Fotografía ortomosaica de un iceberg al norte de la isla Durville, Antártida. 28 de enero de 2022.©Tomás Munita (1)
Fotografía ortomosaica de un iceberg al norte de la isla Durville, Antártida. 28 de enero de 2022. ©Tomás Munita/Greenpeace 

Los científicos confirmaron que el Mar de Weddell es un refugio climático, un lugar resguardado de los peores impactos de nuestro clima cambiante. Descubrieron esto al inspeccionar colonias de pingüinos de Adelia, muchas desconocidas previamente para la ciencia. En más de 20 sitios en el Mar de Weddell, las poblaciones de estos pingüinos se han mantenido estables durante la última década. La Antártida es una de las regiones que más rápido cambia en la tierra. En el lado occidental de la península antártica, vemos una gran pérdida de hielo marino y colapsos masivos en las poblaciones de pingüinos de Adelia, pero aquí, en el lado este de la península, en el Mar de Weddell, encontramos una imagen muy diferente. Es por eso que este sitio es tan fascinante, su ritmo de cambio es mucho más lento que en cualquier otro lugar de la Antártica, como en el lado occidental de la península.

Pingüinos nadando junto a un iceberg cerca de la isla D’Urville en la Antártida, 16 de enero de 2022. Foto/Tomas Munita
Pingüinos nadando junto a un iceberg cerca de la isla D’Urville en la Antártida, 16 de enero de 2022. ©Tomás Munita/Greenpeace 

Este descubrimiento refuerza la importancia de proteger el Mar de Weddell. Preservar un ecosistema intacto y funcional y dar espacio a la vida marina antártica para recuperarse y prosperar. Hace una década, la CCRVMA (la Comisión del Océano Antártico) propuso un Área Marina Protegida para Weddell, pero aún no está protegida, y los gobiernos bloquean las propuestas de AMP (Áreas Marinas Protegidas) cada año.

Pingüinos Adelia llegando a su colonia en la isla Vortex, Antartic Sound. 22 de enero de 2022.
Pingüinos Adelia llegando a su colonia en la isla Vortex, Antartic Sound. 22 de enero de 2022. ©Tomás Munita/Greenpeace 

Si bien la región está protegida del cambio climático, no lo está de otras presiones como la pesca industrial. Los dos gobiernos que bloquearon un AMP en el mar de Weddell en octubre de 2021 fueron Rusia y China, ya que ambos invirtieron significativamente en sus flotas de kril antártico y aumentaron sus capturas en los últimos años. Toda la vida marina antártica, como los pingüinos, depende del krill como su principal fuente de alimento.

Colonia de pingüinos Adelia en la isla del Diablo, Antártida, 21 de enero de 2022.
Colonia de pingüinos Adelia en la isla del Diablo, Antártida, 21 de enero de 2022. ©Tomás Munita/Greenpeace 

La pesquería industrial de krill se está moviendo lentamente hacia el sur, hacia el mar de Weddell, a medida que los océanos se calientan. Actualmente, la industria se ha inscrito en zonas voluntarias de no pesca alrededor de las colonias clave de pingüinos en la península antártica, pero ¿cuánto durará esto si la pesquería continúa? ¿Piensan empujar hacia el sur?

Adelie penguings en Penguin Point de la isla Seymour, Antártida, 25 de enero de 2022.
Adelie penguings en Penguin Point de la isla Seymour, Antártida, 25 de enero de 2022. ©Tomás Munita/Greenpeace

Mis imágenes de la expedición ilustran la belleza del mar de Weddell, la vida silvestre que lo habita y el esfuerzo de los científicos por realizar un seguimiento de la salud de las colonias de pingüinos.

Imagen ortomosaica de una colonia de pingüinos Adelia en la isla del Diablo, Antártida, 21 de enero de 2022.
Imagen ortomosaica de una colonia de pingüinos Adelia en la isla del Diablo, Antártida, 21 de enero de 2022. ©Tomás Munita/Greenpeace

Los gobiernos se reunirán en las Naciones Unidas en marzo de 2022 para acordar un Tratado Global de los Océanos que se ha retrasado mucho. Esto debería allanar el camino para proteger el 30% de los océanos del mundo para 2030, el mínimo que, según los científicos, se necesita para que nuestros océanos tengan espacio para recuperarse. Proteger las aguas de la Antártica sería un paso vital para lograrlo.

El científico Michael Wethington cuenta nidos de pingüinos en una colonia de pingüinos Adelia en la colonia Tay Head, en la isla de Joinville. 1 de febrero de 2022.
El científico Michael Wethington cuenta nidos de pingüinos en una colonia de pingüinos Adelia en la colonia Tay Head, en la isla de Joinville. 1 de febrero de 2022. ©Tomás Munita/Greenpeace
El científico Alex Borowicz cuenta polluelos de pingüinos en una colonia de pingüinos Adelia en la isla Vortex, Antartic Sound. 22 de enero de 2022.
El científico Alex Borowicz cuenta polluelos de pingüinos en una colonia de pingüinos Adelia en la isla Vortex, Antartic Sound. 22 de enero de 2022. ©Tomás Munita/Greenpeace
Una colonia de pingüinos en Wide Open Island en la Antártida. 16 de enero de 2022. Foto/Tomas Munita
Una colonia de pingüinos en Wide Open Island en la Antártida. 16 de enero de 2022. ©Tomás Munita/Greenpeace
Un skua comiendo un polluelo que acaba de matar en una colonia de pingüinos Adelia en Penguin Point de la isla Seymour, Antártida, el 24 de enero de 2022.
Un skua comiendo un polluelo que acaba de matar en una colonia de pingüinos Adelia en Penguin Point de la isla Seymour, Antártida, el 24 de enero de 2022. ©Tomás Munita/Greenpeace
Adelie penguings en Penguin Point de la isla Seymour, Antártida, 25 de enero de 2022.
Adelie penguings en Penguin Point de la isla Seymour, Antártida, 25 de enero de 2022. ©Tomás Munita/Greenpeace
Fotografía ortomosaica de los glaciares de la isla Joinville y Tay Head, una península en la distancia, hogar de una colonia de pingüinos Adelia. Antártida, 2 de febrero de 2022.
Fotografía ortomosaica de los glaciares de la isla Joinville y Tay Head, una península en la distancia, hogar de una colonia de pingüinos Adelia. Antártida, 2 de febrero de 2022. ©Tomás Munita/Greenpeace
Fotografía ortomosaica de un iceberg con pingüinos Adelia cerca de la isla Paulet, hogar de una de las colonias Adelia más grandes de la Antártida, el 2 de febrero de 2022.
Fotografía ortomosaica de un iceberg con pingüinos Adelia cerca de la isla Paulet, hogar de una de las colonias Adelia más grandes de la Antártida, el 2 de febrero de 2022. ©Tomás Munita/Greenpeace
La importancia de proteger el Mar de Weddell ©Tomás Munita (14)
Restos de la industria ballenera de comienzos de siglo XX en Isla Decepción. En un momento llegó a haber una flota de 100 barcos balleneros con base aquí. ©Tomás Munita/Greenpeace
Amanecer en la Antártida. 17 de enero de 2022.
Amanecer en la Antártida. 17 de enero de 2022. ©Tomás Munita/Greenpeace
Artículo relacionado  Un registro fotográfico a los glaciares del valle del Olivares