Al nororiente de Torres del Paine, casi en el límite con Argentina, emerge la imponente Sierra Baguales. Sus agujas de roca describen una escabrosa silueta que se recorta contra las nubes.

A sus pies, perdidas en la inmensidad patagónica, se levantan algunas casas solitarias y el desarrollado y precioso conjunto de la Estancia Cerro Guido. Impecablemente restauradas, esta serie de casonas y galpones patrimoniales que lo conforman, se enmarca en un paisaje  de gran belleza, muy cerca de la sierra, y con una gran vista del macizo Paine que se pierde allá lejos en el horizonte.

Comenta esta nota

Comenta esta nota

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.