Ladera Sur Escapada express a la Patagonia
Escapada express a la Patagonia

Naturaleza

Escapada express a la Patagonia

¿Puede ser la Región de Aysén un destino de fin de semana? Outdoor Trip Patagonia, una agencia basada en Coyhaique, nos invitó a comprobarlo. Nuestra periodista Javiera Ide vivió durante tres días una completa experiencia en Villa Cerro Castillo y sus alrededores, que nos comparte en el siguiente reporte.

 

Cuesta imaginar que se le pueda sacar el jugo a la Región de Aysén, el territorio más heterogéneo, abrupto y fascinante de Chile, en sólo 3 días. Los acercamientos a este lugar suelen ser a ritmos pausados, ya que tal como reza el dicho “el que se apura en la Patagonia pierde el tiempo”.

Con el desafío sobre la mesa, acepté la invitación y me preparé para una escapada de 3 días para vivir un fin de semana outdoor en las cercanías de Villa Cerro Castillo, localidad a 90 kilómetros de Coyhaique, que tiene un sinfín de atractivos.

La premisa de Outdoor Trip Patagonia es organizar viajes a la medida, conectándote con tour operadores locales que conocen la zona como la palma de su mano y que serán tus anfitriones expertos.

A continuación, te invito a descubrir la ruta:

Día 1 – Kayak en río Ibañez

Río Ibañez. ©Javiera Ide
Río Ibañez. ©Javiera Ide

Llegamos a Balmaceda luego de 2 horas de vuelo directo. En menos de 50 minutos ya estábamos en Villa Cerro Castillo, nuestra base de operaciones en esta aventura. Fue increíble pensar que en cosa de horas pasé de estar apretujada en el metro rumbo al aeropuerto, a estar en el corazón de la Carretera Austral, con el imponente cerro Castillo al frente.

La primera actividad del viaje fue un descenso en kayak de 10 kilómetros por el río Ibáñez, una aventura exquisita que nos deslizó por las aguas minerales de este río que nace en el volcán Hudson.

Día 2 – Trekking a la laguna del cerro Castillo

En la laguna del cerro Castillo  ©Javiera Ide
En la laguna del cerro Castillo ©Javiera Ide

Nos levantamos temprano y la señora Mary, dueña de Hospedaje La Casona, nos tenía sopaipillas recién hechas, dulce de ruibarbo, queso de campo y otras delicias locales.

Preparamos las mochilas y partimos a la base del cerro Castillo. Luego de 3 horas de caminata por un empinado sendero que va serpenteando gradualmente entre bosques de lengas, mesetas cubiertas de calafate y escorial, llegamos a la laguna. Pese a que no pudimos ver la postal perfecta con los picos del cerro Castillo coronando la imagen, el azul de la laguna es uno de los colores más hermosos que he visto en la naturaleza.

El rico picoteo que nos armó Juan Ruiz, nuestro guía, en el ascenso al cerro. ©Javiera Ide
El rico picoteo que nos armó Juan Ruiz, nuestro guía, en el ascenso al cerro. ©Javiera Ide

Este es un buen punto a tener en cuenta. En la Patagonia muchas veces las cosas no resultan como uno quiere debido a las cambiantes condiciones climáticas. Mil veces el viento y la nieve nos han jugado malas pasadas y eso no debe ser motivo de decepción. Aunque suene cliché, disfrutar del proceso es lo más significativo de una aventura en el fin del mundo.

Día 3 – Escalada en los alrededores de Villa Cerro Castillo

©Javiera Ide
©Javiera Ide

Cerramos el viaje con una clase de escalada en roca en el sector del aeródromo, a pasos de Villa Cerro Castillo. Los alrededores de esta localidad son el escenario perfecto para los amantes de este deporte: roca basáltica de excelente calidad, rutas para todos los niveles y un paisaje soñado.

Luego de agarrar confianza, nos movimos al vecino sector la Chabela donde hay más de 65 rutas equipadas. Aquí convivimos con escaladores expertos, una verdadera comunidad donde además de un rico mate, se comparte conocimiento y buena onda.

©Javiera Ide
©Javiera Ide

Cuando pensamos que el fin de semana no podía ser mejor, finalizamos con una actividad de relajación que incluía un reponedor masaje para llegar impecable de vuelta a nuestras casas.

¿Por qué lo recomiendo?

La cordada en la laguna del cerro Castillo. ©Javiera Ide
La cordada en la laguna del cerro Castillo. ©Javiera Ide

-Los guías son de primer nivel. Personas locales o nuevos patagones que tienen un amor infinito por su tierra y su cultura.

-Porque a pesar de que sigo estando muy de acuerdo con el clásico dicho que hace alusión que en la Patagonia hay que tomarse las cosas con calma, si no tienes la posibilidad de tomarte un par de semanas, Outdoor Trip Patagonia te puede armar el viaje perfecto pensando en tus tiempos e intereses. Si lo tuyo no es el deporte, puedes armar una ruta más relax, enfocada en la cultura local, o mezclar un poco de todo.

-Porque aportas a la economía local. Este proyecto involucra a múltiples emprendedores de la región, que luchan por un turismo sostenible que rompa con la marcada estacionalidad de la región.

-El viaje es corto. En 3 horas pasas de la locura en Santiago a estar en la mitad de la Patagonia.

-Puedes encontrar vuelos desde los 60 mil pesos si compras con tiempo. Hoy hay una frecuencia de 7 vuelos diarios operados por Latam, Sky y Jetsmart.

-Porque la Patagonia, su naturaleza y gente, te despiertan emociones positivas, te sanan y te reconectan. Promesa que llegarás más motivado, creativo e inspirado el lunes a la pega.

Mas información en Outdoor Trip Patagonia.