Ladera Sur Cascadas petrificadas de Hierve el Agua: una maravilla natural
Cascadas petrificadas de Hierve el Agua: una maravilla natural

Naturaleza

Cascadas petrificadas de Hierve el Agua: una maravilla natural

Ubicado en el sureste mexicano, Oaxaca es uno de los estados con mayor patrimonio histórico, cultural y natural del país. A lo largo de su territorio nos ofrece una enorme variedad de paisajes, bosques, cascadas y hermosísimas playas, que conforman esta región que se caracteriza por ser una de las más alegres y coloridas de la república.

Oaxaca posee una de las maravillas naturales más sorprendentes de México: Hierve el Agua, dos cascadas petrificadas que se han formado durante miles de años gracias a escurrimientos de agua carbonatada que brota de los manantiales que se encuentran en la parte superior de la barranca.

©Nidya Flores
©Nidya Flores

En esta zona, conocida como anfiteatro, se encuentran dos pozas de aguas templadas, de aproximadamente 24 grados centígrados, en las que se puede nadar mientras se disfruta de un impactante panorama de vegetación semi-desértica; por esta razón la mitad del año el paisaje se torna verde mientras que el resto del año es árido.

©Nidya Flores
©Nidya Flores

Como minuciosas esculturas, las cascadas de Hierve el Agua están formadas por capas de piedra blanca, elevándose a más de 50 metros de altura sobre la base del valle. Un pedregoso sendero conduce a las faldas de este par de pétreas cascadas, suspendidas a 12 y 30 metros de altura.

©Nidya Flores
©Nidya Flores

La belleza natural no es el único atractivo de este asombroso rincón oaxaqueño. Hierve el Agua es, además, una zona arqueológica considerada por los zapotecas como un lugar sagrado. Descubrimientos arqueológicos han revelado vestigios de un complejo sistema de riego con canales y terrazas construidas hace más de 2 mil 500 años; la mayoría de estos se extienden a lo largo de un lado del anfiteatro.

©Nidya Flores
©Nidya Flores

Este antiguo método de irrigación ha sido analizado por arqueólogos, biólogos y geólogos concluyendo que los antiguos habitantes lo construyeron para el máximo aprovechamiento del agua que utilizaban para la agricultura, único en su tipo en Mesoamérica.

©Nidya Flores
©Nidya Flores

Sumergidos en sus aguas y ante el apacible rumor de la montaña, Hierve el Agua es un inmejorable sitio de conexión con la naturaleza desde el corazón de la abrupta selva seca oaxaqueña, donde su amable viento acaricia el rostro, mientras se admira el majestuoso paisaje que se pierde en el horizonte.

Dato: El único sitio en el planeta que presenta similitud con Hierve el Agua se encuentra en Pamukkale, Turquía.

©Nidya Flores
©Nidya Flores