Ladera Sur Nuevo proyecto busca proteger a las poblaciones de la güiña en Chile
Nuevo proyecto busca proteger a las poblaciones de la güiña en Chile

Noticias

Nuevo proyecto busca proteger a las poblaciones de la güiña en Chile

Un reciente plan para la conservación de la güiña en Chile contará, entre otras cosas, con medidas de controles de salud y tenencia responsable. La iniciativa cuenta con el apoyo de instituciones estatales y busca reducir las principales amenazas de este felino en peligro de extinción.

Puede presentar un pelaje café, atiborrado de pequeñas manchas oscuras, o de color completamente negro en el caso de un individuo “melánico”. Se asemeja a un leopardo, pero en miniatura: es tan chico que su tamaño promedio alcanza la mitad de un gato doméstico. Si bien es estigmatizado por supuestamente ser un “ladrón oportunista”, en realidad se trata de un animal que lucha a diario por sobrevivir. Hablamos de la güiña (Leopardus guigna), el felino más pequeño de América, que se encuentra vulnerable a la extinción.

Es por esto que un grupo de científicos e instituciones implementará un plan pionero para la conservación de la güiña en Chile, para frenar el declive que ha sufrido la población de este felino en la zona centro y sur del territorio. El proyecto será financiado por un fondo National Geographic para la recuperación de especies al borde de la extinción y se desarrollará en siete regiones del país.

Sebastián Cisternas | Kithanofilms
© Sebastián Cisternas | Kithanofilms

“Con esta iniciativa buscamos mitigar las principales amenazas que enfrenta la güiña en la actualidad”, afirma Constanza Napolitano, científica del Instituto de Ecología y Biodiversidad (IEB) y directora del proyecto.

Moisés Grimberg, encargado nacional de Especies Amenazadas de la Gerencia de Áreas Protegidas de la Corporación Nacional Forestal (Conaf), coincide: “Este es el primer plan de conservación realizado para un carnívoro, el cual vive en ‘parches’ de bosque nativo. Si bien se focaliza el trabajo en una especie en particular, lo que intentamos proteger es todo el hábitat. De esta manera, podemos priorizar y trabajar sobre los factores más complejos que afectan a la biodiversidad.”

Lo que se implementará

© Eduardo Silva-Rodríguez
© Eduardo Silva-Rodríguez

Las principales amenazas que enfrenta esta especie nativa son la pérdida y fragmentación de su hábitat, los ataques y transmisión de infecciones por perros y gatos, la caza ilegal por la depredación de las aves de corral, y los atropellos en carreteras.

Por esta razón se basará en las medidas prioritarias del Plan Nacional de Conservación de la Güiña, la primera iniciativa gubernamental para resguardar a esta especie en Chile, que fue desarrollada por Conaf, pero que hasta antes de este proyecto no contaba con fondos para su implementación. El financiamiento conseguido por Napolitano vino a llenar este vacío.

El plan se desarrollará en las regiones de Valparaíso, Metropolitana, Libertador Bernardo O’Higgins, Maule, Bío Bío, Araucanía y Los Ríos. Se escogerá una localidad rural cercana a un área protegida en cada región, dado que estas comunidades ejercen una presión directa sobre zonas de alto valor para la conservación.

El proyecto contará con el apoyo de Conaf, Ministerio del Medio Ambiente y del Instituto de Desarrollo Agropecuario (INDAP), entre otras entidades, para impulsar y fortalecer las medidas contempladas, entre las cuales se encuentran campañas de esterilización, controles de salud y tenencia responsable de mascotas de zonas rurales; la asignación de subsidios para la construcción o reforzamiento de gallineros “a prueba de depredadores”; la instalación de señales viales y lomos de toros en carreteras para reducir la velocidad en sitios donde cruzan güiñas; el establecimiento de corredores biológicos; y el trabajo junto a empresas para el uso sostenible de la tierra.

Para Charif Tala, jefe del Departamento de Conservación de Especies del Ministerio del Medio Ambiente, esta red de colaboración es fundamental para el objetivo de la iniciativa: “El ministerio ha desarrollado varias campañas de vacunación y desparasitación de perros y gatos, justamente para mitigar el impacto de las mascotas sobre la fauna nativa. La información de tales campañas será puesta a disposición del proyecto. También efectuaremos una consultoría para generar una estrategia de trabajo con municipios de la cordillera de Nahuelbuta (Bio Bío y La Araucanía), con miras a empoderarlos en el tema y lograr que articulen el trabajo desde los municipios en tenencia responsable.”

La coexistencia con depredadores

Jerry Laker | Fauna Australis
© Jerry Laker | Fauna Australis

No existe un catastro nacional que permita dimensionar el impacto de cada una de las amenazas. Sin embargo, hay fuentes que proporcionan datos de interés en menor escala, como las iniciativas de ciencia ciudadana que registran los atropellos a la fauna nativa y que, a su vez, entregan información valiosa sobre los sitios críticos donde sería estratégico instalar señales viales y lomos de toros.

Lo mismo ocurre con centros de rescate y rehabilitación de fauna donde llegan güiñas atacadas por perros. En el caso de los individuos muertos por distintas causas, la investigadora también ha realizado análisis genéticos para detectar patógenos (como virus o bacterias) que podrían transmitirles los canes y gatos domésticos, siendo estos últimos una potencial fuente de leucemia e inmunodeficiencia felina.

Por otro lado, los bosques han sido reemplazados por terrenos agrícolas, forestales y ganaderos, o por zonas residenciales, lo que hace necesario regular el uso del suelo. “Por ello es fundamental comunicarnos con cada uno de estos actores, e impulsar buenas prácticas de uso de suelo para un manejo sustentable del paisaje, como conservar la vegetación en cuencas y entre parches de bosque, para convertirlos en corredores biológicos que permitan el desplazamiento de la güiña”, ejemplifica la investigadora.

© Eduardo Minte
© Eduardo Minte

Finalmente, los subsidios para el mejoramiento de gallineros pretenden resguardar a las aves de corral, con el propósito de impedir el ingreso de la güiña y su posterior caza. De esta manera, el trabajo con los vecinos será complementado con actividades de educación y concientización ambiental. Luego de los dos años de ejecución, se realizará una evaluación del impacto de las distintas acciones implementadas en las siete regiones.

“Necesitamos que se valore a los carnívoros nativos como la güiña. Su presencia trae beneficios, ya que depredan roedores, controlando directamente el virus hanta. No podemos retirar y translocar estos animales a otros lugares cuando existen conflictos con comunidades rurales, porque eso no soluciona nada. Por ello es importante la educación ambiental, para que aprendamos a coexistir con la güiña y otras especies, y entendamos la relevancia de conservar nuestros ecosistemas”, concluye Napolitano.

 

 

Galería (4)