Ladera Sur Parque Nacional Ordesa y Monte Perdido: una joya natural en el Pirineo Aragonés
Parque Nacional Ordesa y Monte Perdido: una joya natural en el Pirineo Aragonés

Deporte y Aventura

Parque Nacional Ordesa y Monte Perdido: una joya natural en el Pirineo Aragonés

Hoy queremos invitarlos a conocer este verdadero paraíso natural en territorio español. Un área protegida cuyos paisajes ofrecen grandes contrastes que van desde la extrema aridez de las zonas de alta montaña hasta densos valles cubiertos por bosques de hayas y abetos con prados, donde el agua forma cascadas y atraviesa cañones. ¡No te pierdas esta galería de fotos de nuestro colaborador Tomás Gárate, que visitó este parque durante el verano europeo de 2017 y realizó un ascenso en solitario al Monte Perdido, uno de los picos más altos de los Pirineos!

Ubicado en el norte de la Península Ibérica y enclavado en el centro de la cordillera pirenaica, en la Comunidad Autónoma de Aragón, se encuentra el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Se trata de un rincón natural de gran belleza y uno de los quince espacios que componen la Red española de Parques Nacionales. Creado en 1918 y luego ampliado en 1982 hasta componer sus actuales 15.608 ha, este parque alberga cuatro valles y un macizo montañoso central.

©Tomás Gárate
©Tomás Gárate

Aquí el paisaje ofrece grandes contrastes que van desde la extrema aridez de las zonas de alta montaña, hasta glaciares o densos valles cubiertos por bosques de hayas y abetos con prados, donde el agua forma cascadas y atraviesa cañones y barrancos.

©Tomás Gárate
©Tomás Gárate

Dentro de sus principales atractivos, se cuentan emblemáticos lugares de alta montaña como la Brecha de Rolando (2.800 msnm), considerada como una puerta natural que da hacia la frontera con el Parque Nacional de los Pirineos en Francia. También el macizo de Monte Perdido (3.355 m), con las cimas de las Tres Sorores, que dan origen a los valles de Ordesa –el corazón del parque–, Pineta, Añisclo y Escuaín.

©Tomás Gárate
©Tomás Gárate

Aquí es posible recorrer sus paisajes en variados senderos al interior del parque. Y de hecho cada año miles de personas llegan a este rincón español para recorrer las mismas rutas que utilizaron hace dos siglos los primeros pirineístas, pasando por atractivos como  el Tozal del Mallo, la Cascada del Estrecho, la cascada de la Cola de Caballo, las Gradas de Soaso y el Bosque de las Hayas.

©Tomás Gárate
©Tomás Gárate

Nuestro colaborador Tomás Gárate, autor de estas fotografías, visitó este parque durante el verano europeo de 2017 y realizó un ascenso en solitario al Monte Perdido, uno de los picos más altos de los Pirineos y acampó al aire libre en el refugio de montaña Orgiz. Aquí nos comparte las fotos de esta experiencia que describe como algo “Realmente increíble”.

©Tomás Gárate
©Tomás Gárate
©Tomás Gárate
©Tomás Gárate
©Tomás Gárate
©Tomás Gárate
©Tomás Gárate
©Tomás Gárate
©Tomás Gárate
©Tomás Gárate

Galería (8)