Ladera Sur Chile de norte a sur: un recorrido virtual por cinco destinos imperdibles para visitar más adelante
Chile de norte a sur: un recorrido virtual por cinco destinos imperdibles para visitar más adelante

Chile de norte a sur: un recorrido virtual por cinco destinos imperdibles para visitar más adelante

El sector turístico ha sido uno de los más afectados producto de las medidas sanitarias de confinamiento en Chile. A raíz de esto y, para apoyar a la reactivación del turismo, nuestro colaborador, el fotógrafo Rodrigo Moraga, nos invita a recorrer virtualmente cinco destinos chilenos para conocer en cuanto se pueda. Hablamos de Arica y el Parque Nacional Lauca; Caleta Chañaral y Punta de Choros; Juan Fernández; Valparaíso y el Parque Nacional Pali Aike. 

A través de fotografías y textos cortos publicadas en su cuenta de Instagram, nuestro colaborador, el fotógrafo Rodrigo Moraga, empezó una campaña para aportar a la reactivación del turismo en Chile. Esto a raíz de los impactos que han tenido las medidas sanitarias de confinamiento en la industria turística.

Por mencionar algunas cifras, el último Barómetro de Turismo, publicado por la Subsecretaría de Turismo en marzo de 2021, indicó que la llegada de turistas extranjeros bajó en un 93,5% durante enero y febrero, en comparación al año anterior. Y si hablamos de turismo interno, las pernoctaciones cayeron más de un 60%, cifra similar a la variación de tráfico aéreo dentro de Chile. En efecto, entre otras razones, es una industria que ha estado paralizada.

Para apoyar el levantamiento del turismo en Chile, el fotógrafo ha compartido durante las últimas semanas algunos destinos turísticos de Chile. De esta forma, se pueden conocer lugares del país virtualmente para que, cuando las condiciones sanitarias lo permitan, se puedan visitar. Aquí te compartimos cinco destinos recomendados por Moraga, desde sus propias palabras. Se trata de un recorrido de naturaleza, historia, paisajes y apoyo a la industria turística local.

Arica y el Parque Nacional Lauca

Región de Arica y Parinacota (XV)

Arica es una ciudad realmente maravillosa y se conoce poco sobre ella. Además de tener un contacto con la cultura local y, para qué decir, una gastronomía exquisita que mezcla tradiciones chilenas y peruanas.

Lee también: Ruta de las Misiones-Saraña: recorriendo las joyas patrimoniales de la Región de Arica y Parinacota.

En términos de belleza escénica, en Arica hay dos valles muy potentes: el de Azapa y el de Lluta. Ellos dan vida porque cae agua, lo que hace que en ambos habiten aves únicas de Chile. Solo en esta zona se pueden ver cerca de 60 aves -de las cerca de 500 que hay en el país- que sólo están aquí. De esta forma, es un destino muy potente para observar aves. Hay algunas muy coloridas, en especial cuando te acercas más al Ecuador.

Picaflor del cora ©Rodrigo Moraga
Picaflor del cora ©Rodrigo Moraga

Se ven especies de picaflores como el de cora (Thaumastura cora) o el de Arica (Eulidia yarrellii), que es endémico y está catalogado como “en peligro crítico de extinción”, de acuerdo con la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

En la ciudad obviamente no puedo dejar pasar el Morro de Arica, importante por el lado histórico y geológico de esta zona. Y también sus atractivos más conocidos, como sus maravillosas playas y olas para hacer sur. Un destino ideal para estar dos o tres días y luego se puede seguir hacia la Cordillera de los Andes, al Altiplano.

©Rodrigo Moraga
©Rodrigo Moraga

Una vez ahí recomiendo ir a Putre, que para mí tiene lo que algunos llaman un no se qué. Es un pueblo de buena gastronomía, donde los locales, que tienen raíces aymaras, te enseñan mucho. Es precioso. Aparte de su iglesia está rodeado de un paisaje precioso con volcanes. Lo único que hay que tener muy presente es el tema de la altura ya que está a 3.500 metros sobre el nivel del mar (msnm.) Para tener una referencia, Santiago está a 570 msnm. Lo mejor es quedarse una noche en Putre para aclimatarse.

© Rodrigo Moraga
© Rodrigo Moraga

Hacia el norte hay dos lugares que recomiendo. Uno es Parinacota, un pueblo precioso con una famosa iglesia. En el camino a él se ven aves, vizcachas e incluso se puede ver algún ketocui. Lo más lindo de ese camino es que en un paisaje con montaña, desiertos y colores se ven muchas vizcachas. Es hermoso.

© Rodrigo Moraga
© Rodrigo Moraga

Lee también: Conoce al Ketocui, el nuevo roedor del altiplano chileno

Por Parinacota se sigue subiendo hacia la frontera por el camino principal, hacia el lago Chungará. Ahí están los que se conocen como volcanes gemelos, que son el Parinacota y el Pomerape. Ambos son alucinantes.

©Rodrigo Moraga
©Rodrigo Moraga

Siempre sumo que hay un desvío de no más de un día para conocer el salar de Surire, que también es potencial para viajar por un día. Hay termas para bañarse. Es realmente lindo.

© Rodrigo Moraga
© Rodrigo Moraga

Caleta Chañaral y Punta de Choros

Región de Atacama (III) y Región de Coquimbo (IV)

Para esta recomendación nos vamos al mar. En esta zona existe una de las biodiversidades más potentes debido a la Corriente de Humboldt, por donde están las islas del Archipiélago de Humboldt. Se produce el fenómeno de Surgencia, lo que produce blooms de krill. Eso significa más comida y, por ende, la presencia de muchas especies. Hay colonias de lobos marinos como la del lobo fino (Arctophoca australis) o el marino común (Otaria flavescens).

© Rodrigo Moraga
© Rodrigo Moraga

Hay también una población de delfines narices de botella (Tursiops truncatus) y se recibe la visita de ballena fin (Balaenoptera physalus), azules (Balaenoptera musculus) o jorobadas (Megaptera novaeangliae). Entre diciembre y abril es un excelente lugar para ver cetáceos, que es fascinante para las personas en Chile.

© Rodrigo Moraga
© Rodrigo Moraga

Ve también: “Archipiélago Humboldt, paraíso en peligro”

Obviamente, lo lindo es que uno va para allá y se ayuda a la comunidad local. Ellos sacan los botes y presentan estas maravillas. Además, creo que no hay que dejar de recomendar isla damas. Parece de cuento.

©Rodrigo Moraga
©Rodrigo Moraga

Archipiélago de Juan Fernández

Región de Valparaíso (V)

El archipiélago consta de tres islas: Robinson Crusoe, conocida como Más a Tierra; Alejandro Selkirk, conocida como Más afuera; y el islote de Santa Clara. La primera tiene uno de los trekking más bonitos que conozco. Se recorre toda la isla con paisajes alucinantes y un endemismo muy bonito. Se pueden también hacer recorridos en lancha donde se pasa por farellones impresionantes y de color verde.

© Rodrigo Moraga
© Rodrigo Moraga
© Rodrigo Moraga
© Rodrigo Moraga

También se puede bucear con lobos marinos. Yo lo hice con el lobo fino de Juan Fernández (Arctophoca philippii) y la verdad es que fue una de las experiencias más lindas de mi vida. Obviamente para los fanáticos de las aves existen ciertas especies que solo se ven allá, como el picaflor de Juan Fernández (Sephanoides fernandensis), el cachudito de Juan Fernández (Anairetes fernandezianus) o, si se va a Alejandro Selkirk se puede ver al rayadito de Juan Fernández (Aphrastura masafuerae).

© Rodrigo Moraga
© Rodrigo Moraga
© Rodrigo Moraga
© Rodrigo Moraga

Valparaíso

Región de Valparaíso (V)

No puedo dejar fuera de esta lista a Valparaíso. Es Patrimonio de la Humanidad y una ciudad que por su historia te llama la atención. Es como estar caminando por un museo abierto por lo que ves y observa. Yo recomiendo ir a la caleta Portales y hablar con los locales, además de comer con ellos.

© Rodrigo Moraga
© Rodrigo Moraga
© Rodrigo Moraga
© Rodrigo Moraga

Cerro Alegre es un clásico, con otros como el Concepción. Recomiendo también tomar trolebús, los ascensores Concepción y El Peral. Visitar la Sebastiana, que fue casa del poeta Pablo Neruda y pasear por Gervasoni, Atkinson y el Yugoslavo. Se puede hacer todo caminando.

Además, recuerdo haber ido a una feria que se pone los sábados en la Avenida Argentina y ahí había realmente de todo.

© Rodrigo Moraga
© Rodrigo Moraga
© Rodrigo Moraga
© Rodrigo Moraga

Parque Nacional Pali Aike y Punta Dungeness

Región de Magallanes y la Antártica Chilena (XII)

Pali Aike es un parque te hace sentir como en la luna. De verdad, es como sentirse en otro planeta. Es un campo volcánico realmente. Hay cuevas en un recorrido que es realmente alucinante. Por lo menos yo aluciné.

Lee también: Pali-Aike, entre volcanes y ecos ancestrales

Sobre fauna, es posible encontrarse con guanacos (Lama guanicoe), ñandúes de Magallanes (Pterocnemia pennata pennata), armadillos, zorros y pumas (Puma concolor), aunque estos últimos son más difíciles de ver. Están en una estepa patagónica más árida, con vegetación como calafates, murtilla o mata negra.

© Rodrigo Moraga
© Rodrigo Moraga

Hay que tratar de imaginarse que no es un parque como Torres del Paine donde se ven montañas, esto es aridez total, es como un desierto patagónico con formaciones rocosas y cuevas. Hay campos de conos y lava basáltica. La cueva más famosa es la que se llama Pali Aike, el cráter Morada del Diablo.

© Rodrigo Moraga
© Rodrigo Moraga

La ruta es desde punta arenas yéndose hacia Punta Delgada y ahí, en algún minuto, empieza a parecer el aviso de Pali Aike. Estando ahí, si ya se hizo ese viaje, se puede ir a la punta del territorio nacional continental que es Punta Dungeness, donde está el faro del mismo nombre. Llegas justo antes de pasar a Tierra del Fuego.

© Rodrigo Moraga
© Rodrigo Moraga

Ahí es justo donde sale el Estrecho de Magallanes hacia Argentina. Es justo donde se acaba la parte continental de Chile. Es super emocionante.

© Rodrigo Moraga
© Rodrigo Moraga

Noticias relacionadas

Productos relacionados