Ladera Sur Más del 90% de los salmones fugados en Calbuco aún no es recuperado
Más del 90% de los salmones fugados en Calbuco aún no es recuperado

Noticias

Más del 90% de los salmones fugados en Calbuco aún no es recuperado

30 días era el plazo para que Marine Harvest recuperara al menos el 10% de los 690 mil salmones contaminados que se fugaron el 5 de julio de 2018 en Calbuco. Sin embargo, hasta la fecha sólo se ha rescatado el 6%, lo que se califica como un daño ambiental y significa sanciones para la salmonera. ¿Cuáles son las principales amenazas que representa? Aquí todos los detalles. 

A principios de julio de 2018 se dio a conocer la fuga de 690 mil salmones de la salmonera Marine Harvest en Calbuco. Ya en esa fecha se hablaba de un “desastre ambiental”, porque todos los salmones habían sido recién tratados con antibióticos, lo que no los hacía aptos para el consumo humano. Desde entonces, según la Ley de Pesca y Acuicultura, la salmonera debería haber capturado al menos el 10%. Sin embargo, según la Dirección Regional de Sernapesca de Los Lagos, sólo se ha recuperado un 6%, es decir, cerca de 40.000 salmones.

Ante esta situación, el subsecretario de Medio Ambiente, Felipe Riesco, presentó una denuncia para que el Consejo de Defensa del Estado inicie una investigación y ejerza una demanda a Marine Harvest por daño ambiental debido a la fuga de salmones. Por otro lado, el Tercer Tribunal Ambiental, a solicitud de la SMA, autorizó la detención de funcionamiento del Centro de Cultivo de Salmones de Isla Guar por 30 días en julio. Esto por el riesgo que presentan los salmones a la salud de las personas y el ecosistema marino.

©Greenpeace
©Greenpeace

“Existe un daño medioambiental que aún no podemos dimensionar, considerando que tenemos más de 600 mil salmones, especie introducida y carnívora, en alguna parte del océano”, señaló Liesbeth van der Meer, Directora Ejecutiva de Oceana Chile, organización creada para proteger los mares del mundo.

En julio, cuando fue la fuga de los salmones, el Ministerio de Salud y el Colegio de Veterinarios llamaron a no consumir salmones que estén en venta en lugares no establecidos por el peligro a la salud. También, el Consejo Regional de Pescadores Artesanales (Corepa) presentó una querella ante el Juzgado de Letras y Garantía de Calbuco hacia los responsables de la fuga de los salmones y los efectos de esto en la salud de las personas, el medio ambiente y el ecosistema marino.

©Eduardo Sorensen/ OCEANA
©Eduardo Sorensen/ OCEANA

Según Greenpeace, la fuga de los salmones equivale a una plaga de 140 millones de ratones y la masa de salmones escapados, pueden  llegar a comer lo que equivale al consumo de pescados y mariscos de 230 mil chilenos. A esto se suma que las toneladas de antibiótico de estos salmones, representan un cuarto del total de los antibióticos que consumen todos los habitantes de la Región de Los Lagos en un año, y es igual a lo que emplea toda la salmonicultura de Noruega en cuatro años.

Cabe recordar que, según datos revelados por el Ministerio de Economía, en los últimos 8 años cerca de 2 millones de salmones se han escapado de los centros de cultivo de Marine Harvest en la Región de Los Lagos, lo que la hace la empresa con la mayor cantidad de fugas de salmones.

Pago por salmón recuperado

Luego de la fuga de los salmones, Marine Harvest ofreció una recompensa a los pescadores artesanales que capturaran a los salmones fugados. Se trata de 7 mil pesos por espécimen,  vivo o muerto. Desde Subpesca destacaron que el Reglamento Ambiental para la Acuicultura (RAMA) dice que es  responsabilidad de la empresa establecer un plan de acción previo que establezca los pasos a seguir en caso de que exista el riesgo de provocar efectos ambientales negativos. Dicho plan debe incluir la recaptura de los individuos, la recolección y disposición segura de desechos y establecer eliminación de  los ejemplares muertos. Además, se debe notificar y estar en coordinación con Sernapesca.

Por otro lado, la salmonera destacó que ésta es una medida para intensificar el proceso de recaptura de los peces fugados y también para evitar su venta de manera informal en el mercado, porque no son aptos para el consumo humano.

Desde Greenpeace consideraron que pese a la crisis generada, el pago de 7 mil pesos es un negocio redondo. Esto porque son salmones de tres kilos y medio y a los pescadores deberían pagarles el valor del salmón en el mercado, es decir, cerca de 20 mil pesos. “Como sea, pescadores de la zona a los que hemos consultado nos han dicho que la empresa está pagando 4.000 pesos por salmón, no 7.000 pesos”, señaló Estefanía González, coordinadora de Greenpeace.

Galería (1)