Ladera Sur Brasil: Investigadores descubren nueva especie de sapo naranja fluorescente y venenoso
Brasil: Investigadores descubren nueva especie de sapo naranja fluorescente y venenoso

Noticias

Brasil: Investigadores descubren nueva especie de sapo naranja fluorescente y venenoso

Investigadores descubrieron una nueva especie de sapo de color naranja neón en las montañas de la sierra de la Mantiqueira, en Brasil. Esta especie, avistada por primera vez en 2016, fue bautizada Brachycephalus rotenbergae y pertenece al grupo de Brachycephalus ephippium. El anfibio mide poco menos de dos centímetros y medio y forma parte del género de los sapos botón de oro, una colección de sapos diminutos de colores muy brillantes, según un estudio reciente publicado en PLOS ONE, es una revista científica publicada por Public Library of Science.

Los pequeños sapos segregan un veneno llamado tetrodotoxina, que es el mismo que se encuentra en los peces fugu, también conocidos como pez globo. Crédito: PLOS ONE.
Los pequeños sapos segregan un veneno llamado tetrodotoxina, que es el mismo que se encuentra en los peces fugu, también conocidos como pez globo. Crédito: PLOS ONE.

Una nueva especie de diminutos sapos de color naranja neón fue descubierta investigadores en las montañas de Brasil. Este anfibio mide poco menos de dos centímetros y medio y forma parte del género de los sapos botón de oro, una colección de sapos diminutos de colores brillantes, según un estudio publicado este miércoles en PLOS ONE. Ha sido bautizada Brachycephalus rotenbergae. El epíteto rotenbergae es un patrónimo en honor a Elsie Laura K. Rotenberg, fundadora y líder del Projeto Dacnis, una ONG brasileña dedicada a la investigación y conservación del dominio de la Mata Atlántica.

Lee más: ¿Rana o sapo? Aprende a reconocer sus diferencias

El sapo, que se creía que pertenecía a una especie ya existente, fue encontrado por primera vez en 2016 en la sierra de la Mantiqueira,  y bosques semideciduales en los municipios de Mogi das Cruzes, Campinas y Jundiaí, estado de São Paulo, en Brasil, dijo el autor del estudio, Ivan Nunes, profesor del departamento de Ciencias Biológicas y Ambientales de la Universidad Estatal de São Paulo. “El mejor momento como científico es cuando estás viendo algo y eres la única persona que lo sabe en ese momento“, dijo.

Además de ser venenosa, la criatura también es fluorescente. Crédito: PLOS ONE.
Además de ser venenosa, la criatura también es fluorescente. Crédito: PLOS ONE.

En un principio, se pensó que el sapo formaba parte de la especie Brachycephalus ephippium, pero el estudio reveló que en realidad hay múltiples especies de sapos calabaza de aspecto similar, dijo Sandra Goutte, asociada postdoctoral de la Universidad de Nueva York en Abu Dhabi, que ha investigado los sapos pero no participó en el estudio. Las especies de Brachycephalus ha tenido problemas taxonómicos debido a su similitud morfológica y conservadurismo genético.

Esta nueva especie se puede distinguir de todas las especies del grupo de especies de B. ephippium en función de los caracteres morfológicos (especialmente la osteología y la forma de la cabeza), la llamada publicitaria y la divergencia en las secuencias de genes del ADN mitocondrial parcial. La nueva especie es genéticamente similar a B. margaritatus y morfológicamente similar a B. ephippium. Se puede diferenciar de B. ephippium por la presencia de manchas oscuras descoloridas en el cráneo y las placas poscraneales, presencia de tejido conjuntivo negro de tejido conjuntivo esparcido sobre la musculatura dorsal, según reza el artículo científico liderado por Nunes.

Los sapos segregan un veneno llamado tetrodotoxina, que es el mismo que se encuentra en los peces fugu, también conocidos como pez globo. Crédito: PLOS ONE
Los sapos segregan un veneno llamado tetrodotoxina, que es el mismo que se encuentra en los peces fugu, también conocidos como pez globo. Crédito: PLOS ONE

La especie de sapo recién identificada es venenosa, pero su amenaza para el ser humano es mínima, dijo Nunes. Los humanos pueden tocarlos con sus propias manos, pero deben tener cuidado de no tocarse los ojos o la boca después, añadió. Los pequeños sapos segregan un veneno llamado tetrodotoxina, que es el mismo que se encuentra en los peces fugu, también conocidos como pez globo, dijo Goutte.

“Los humanos pueden intoxicarse si ingieren el sapo o si una herida abierta entra en contacto con su piel”, dijo Goutte. Además de ser venenosa, la criatura también es fluorescente, dijo Nunes. Los humanos no pueden verlo con luz normal, pero cuando los sapitos se iluminan con luz ultravioleta, brillan, dijo Goutte. Los investigadores aún no han descubierto por qué brillan estos sapos, añadió.

No se sabe cuánto tiempo de vida tienen ni cuántos hay en la naturaleza, pero Nunes calcula que hay un par de cientos en la zona. El experto dijo que espera seguir investigando sobre estos anfibios anaranjados brillantes para saber por qué son fluorescentes. También busca monitorearlos con fines de conservación.

 

Galería (2)