Ladera Sur Soledad al por mayor en el altiplano de Atacama
Soledad al por mayor en el altiplano de Atacama

Naturaleza

Soledad al por mayor en el altiplano de Atacama

¿Conoces la Laguna del Negro Francisco, ubicada en el Parque Nacional Nevado de Tres Cruces? Nuestro colaborador Vicente Weippert nos cuenta por qué vale la pena visitarla.

©Vicente Weippert
©Vicente Weippert

Es quizás la zona cordillerana de la región de Atacama uno de los lugares más bellos del norte de nuestro país (si no lo es, pega en el palo). Salares, montañas, lagunas, nubes, vicuñas y flamencos configuran algunos parajes tan exóticos que parecieran sacados de una película. Es en este contexto que se sitúa el lugar del que quiero contar hoy: La Laguna del Negro Francisco.

Ubicada dentro del Parque Nacional Nevado de Tres Cruces, se puede llegar de dos formas: por la ruta internacional que lleva al paso San Francisco, desviándose en el Salar de Maricunga, o por el camino que lleva desde Copiapó hacia la minera Maricunga, distante a unos 10 kilómetros del parque.

©Vicente Weippert
©Vicente Weippert

Siempre es llamativo encontrar agua en medio del altiplano, pero lo que sucede en la Laguna del Negro Francisco es algo que va un poco más allá: un lugar de una soledad sobrecogedora y una belleza enigmática, donde el tiempo pareciera haberse quedado detenido hace largos años.

Dentro de las especies presentes en el parque, destaca la vicuña, el zorro, el flamenco y la tagua, siendo estos dos últimos los predominantes en la laguna, usándola para la nidificación y conviviendo en un equilibrio casi perfecto. Como dato anecdótico, la laguna se separa en dos partes de distinta salinidad, fácilmente identificables desde una vista con algunos pocos metros de altura.

©Vicente Weippert
©Vicente Weippert

Este sector del parque cuenta con un refugio habilitado por Conaf, pensado para brindar al visitante ciertas facilidades que ayuden a sobrellevar de mejor forma las extremas  condiciones del altiplano. Sin embargo, es importante reservar y dar aviso con anticipación a la visita, ya que los guardaparques deben recorrer constantemente los distintos sectores del parque y no siempre se encuentran en el refugio.

©Vicente Weippert
©Vicente Weippert

Caminar hasta la orilla de la laguna demora aproximadamente media hora, trayecto que  permite experimentar una sensación de tranquilidad casi abrumadora, para finalmente sentarse a una distancia prudente de la orilla y observar cómo se comportan flamencos y taguas, quienes no parecieran advertir la presencia humana.

©Vicente Weippert
©Vicente Weippert

De noche el panorama cambia. La temperatura muchas veces cae por debajo de los 0°C y los cielos estrellados tan típicos de nuestro norte se dejan ver en toda su magnitud. Hay algunos días en los que, si se tiene suerte, se puede apreciar por sobre las altas cumbres algunas tormentas eléctricas en la lejanía, dándole un carácter aún más intenso y extraño al paisaje nocturno.

©Vicente Weippert
©Vicente Weippert

La Laguna del Negro Francisco está lejos de ser un lugar turístico, y es probable que jamás llegue a serlo. Pero quizás eso es precisamente lo que la hace tan llamativa. En este sector se puede encontrar un mundo lejano inmerso en una soledad casi aterradora y bajo un cielo privilegiado que termina siendo una especie de baño de humildad que la naturaleza le da al ser humano que la visita, para ubicarlo en el contexto que le corresponde: el de un pequeño accidente en un corto lapso de tiempo frente a la escala geológica del planeta y la inmensidad de sus parajes.

©Vicente Weippert
©Vicente Weippert

Datos a considerar

  • Se debe ir idealmente en un vehículo con doble tracción, ya que el camino está muy deteriorado.
  • Para el uso del refugio se debe dar aviso con anticipación a la Conaf.
  • El sector en el cual se encuentra la Laguna del Negro Francisco está en promedio a 4.200 msn, por lo que es recomendable tomar las precauciones necesarias para no sufrir las consecuencias de la altura.
  • La Laguna del Negro Francisco es el hábitat de muchas aves. Se debe procurar  observarlas de forma respetuosa.
  • En caso de emergencia, lo más cercano es dirigirse a la minera Maricunga.
©Vicente Weippert
©Vicente Weippert

Galería (7)