Ladera Sur Ciclovía Manzanar- Malalcahuello: un recorrido en dos ruedas por la Araucanía Andina 
Ciclovía Manzanar- Malalcahuello: un recorrido en dos ruedas por la Araucanía Andina 

Deporte y Aventura

Ciclovía Manzanar- Malalcahuello: un recorrido en dos ruedas por la Araucanía Andina 

Nuestra colaboradora invitada, Javiera Zerene, nos invita a recorrer la ciclovía que une Manzanar y Malalcahuello, un recorrido de 24 km apto para toda la familia, que explora espectaculares rincones de la Araucanía Andina pasando por túneles, escoriales volcánicos y bosques. 

La Araucanía Andina nunca deja de sorprender a quien se toma el tiempo para conocerla. Descubrir sus rincones requiere tiempo y ganas de empaparse de una belleza que encuentra el lugar perfecto para expresarse entre volcanes, bosques y ríos. Si estás en la región o planeas visitarla prontamente, te recomiendo incluir este hermoso recorrido en tu itinerario.

 

La ciclovía se encuentra ubicada entre las localidades de Manzanar y Malalcahuello (18 km al Este de Curacautín en la Ruta Internacional 181) y su origen data del año 2011 cuando fue construida sobre la antigua línea del tren. La distancia de la ruta abarca un total de 24 km y comienza en la localidad de Manzanar, específicamente en la antigua estación de trenes. Desde allí comienza una pequeña aventura de baja dificultad y apta para toda la familia que te llevará a cruzar antiguos túneles, escoriales volcánicos y bosques.

 

©Javiera Zerene
©Javiera Zerene
©Javiera Zerene
©Javiera Zerene
En el trayecto es posible observar hermosas vistas del volcán Lonquimay y del río Cautín.
©Javiera Zerene
©Javiera Zerene
©Javiera Zerene
©Javiera Zerene

 

Sin duda una de las mejores temporadas para realizar este recorrido es a fines de la primavera o inicios del verano, ya que en muchos sectores el camino se tiñe de color gracias a la presencia de lupinos o “chochos” de distintas tonalidades.

 

©Javiera Zerene
©Javiera Zerene
©Javiera Zerene
©Javiera Zerene

 

La ruta que abarca esta ciclovía es ideal para la contemplación de la naturaleza, para tomarse el tiempo de observar y apreciar las distintas formas de vida que allí coexisten. Es un lugar perfecto para enamorarse un poco más de esta región y querer volver una y otra vez; para transformar un adiós, en un hasta la próxima.

 

©Javiera Zerene
©Javiera Zerene
©Javiera Zerene
©Javiera Zerene
Si no tienes la posibilidad de realizar esta ruta de forma particular existen diferentes operadores turísticos locales que ofrecen este servicio, uno de ellos es Etnika Eco- Aventura.