Ladera Sur Proyecto intercultural monitorea la calidad del agua en Isla Huapi
Proyecto intercultural monitorea la calidad del agua en Isla Huapi

Medio Ambiente

Proyecto intercultural monitorea la calidad del agua en Isla Huapi

Un equipo interdisciplinario trabaja junto a una comunidad mapuche-williche de Isla Huapi en el Lago Ranco, para implementar una metodología de ciencia ciudadana, enfocada no solo en el conocimiento académico occidental, sino también en los saberes ancestrales. La iniciativa surgió ya que los vecinos obtienen su agua directamente del lago sin tratamiento, enfrentando además problemas ambientales surgidos por el aumento de edificaciones, vehículos náuticos, pisciculturas y minihidros en la cuenca. 

Desde el año 2015 la localidad de Lago Ranco se ha enfrentado a tensiones propias del crecimiento poblacional, en particular ante la llegada de electricidad a la zona gracias a un sistema descentralizado de paneles solares que abastece a todas las familias en la isla. A esto se suma el aumento de edificaciones, incremento de uso de aparatos náuticos, instalación de minihidros (pequeña central hidroeléctrica) y pisciculturas en el sector.

Proyecto intercultural monitorea la calidad del agua en Isla Huapi ©Manuel Tironi
©Manuel Tironi

Estos avances exigen un compromiso que deben asumir las empresas para minimizar su impacto en el entorno. Pero, además, se suma otro desafío: “Actualmente mucha gente mapuche que emigró está regresando a la isla y surgen nuevas inquietudes. Las generaciones jóvenes están rescatando y revalorizando la cultura Williche isleña, buscando la generación de trabajo sustentable y la autonomía económica de las familias, así como la protección del medio ambiente”, señala Manuel Tironi, investigador del Núcleo Milenio de Investigación en Energía y Sociedad (NUMIES).

En ese sentido, “esta colaboración se dio por la contaminación silenciosa que esta sufriendo nuestros ríos que nutren a nuestro lago, nuestro lafkenmapu, que es la fuente de vida de todo el territorio,” relata Claudia Antillanca, residente de Isla Huapi.

Proyecto intercultural monitorea la calidad del agua en Isla Huapi ©Manuel Tironi
©Manuel Tironi

El investigador NUMIES es parte del proyecto liderado por Sarah Kelly, geógrafa e investigadora del Centro de Investigación para la Gestión Integrada del Riesgo de Desastres (CIGIDEN). Esta iniciativa surgió ante las preocupaciones manifestadas por las comuneras de la isla Claudia Antillanca y Antumalén Urrutia Antillanca, quienes se contactaron con la Dr. Kelly para el desarrollo de un plan intercultural de monitoreo de la calidad del agua en el territorio.

Proyecto intercultural monitorea la calidad del agua en Isla Huapi ©Manuel Tironi
©Manuel Tironi

En colaboración con Alejandra Vega y Pablo Pastén del Centro de Desarrollo Urbano Sustentable (CEDEUS), se diseña una metodología que permita entender la problemática de agua desde la ciencia occidental y la ancestralidad Mapuche.

Proyecto intercultural monitorea la calidad del agua en Isla Huapi ©Manuel Tironi
©Manuel Tironi

Intercultural y colaborativo

Huapi es una isla ubicada casi en el corazón del Lago Ranco y que pertenece a la ordenanza territorial mapuche de la Puel Willi Mapu, siendo parte de las grandes tierras del sur. Habitada ancestralmente por gente Mapuche-Williche, en la actualidad existe una alta población mapuche y viven aproximadamente 233 familias con una población de casi mil personas.

El proyecto reconoce la necesidad de integrar a la comunidad para enfrentar dichos conflictos, por lo que se optó por el desarrollo de un trabajo intercultural. “Se definió un proceso colaborativo liderado por la propia comunidad en el que se articulan el conocimiento científico y el ancestral en todas sus etapas. Esto incluye integrar los saberes locales, respetar la autoridad indígena y los procedimientos espirituales de la comunidad”, explica Tironi.

Proyecto intercultural monitorea la calidad del agua en Isla Huapi ©Manuel Tironi
©Manuel Tironi

“Seguimos el protocolo del Azmapu (derecho propio Mapuche), y esto nos llevó a estar abierto a los cambios en nuestra metodologia cientifica y a no interferir en los procesos culturales propios de la comunidad,” añadió la Dra. Kelly.

Pese a que la pandemia interrumpió el proceso, los investigadores visitaron la Isla a mediados de enero. Ahí, en conjunto con la comunidad, se coordinó la toma de muestras en los dos puntos de captación de agua de Huapi, las que posteriormente fueron enviadas a Dictuc para su análisis químico. Durante la visita también se realizaron actividades con niñas y niños de la localidad. Siguiendo la práctica Mapuche, se realizó el proceso con ceremonia, resguardando todos los espacios y momentos de significación cultural.

Proyecto intercultural monitorea la calidad del agua en Isla Huapi ©Claudia Antillanca
©Claudia Antillanca

“En este sentido, además de apoyar a la comunidad en sus reivindicaciones territoriales, la colaboración es un experimento para diseñar procesos de investigación que sean realmente diversos y plurales, poniendo en conversación en igualdad de condiciones saberes heterogéneos ante los problemas medioambientales que sufren las comunidades indígenas”, indicó el sociólogo Tironi.

Se espera que los resultados de las muestras estén disponibles este semestre y se presentarán a toda la comunidad, pero además se sistematizarán en un documento de acceso público. Este monitoreo es el primer paso de un proceso más largo de colaboración con la comunidad de Isla Huapi ante los desafíos hídricos y socioambientales que enfrentan.

Proyecto intercultural monitorea la calidad del agua en Isla Huapi ©Claudia Antillanca
©Claudia Antillanca

 

Galería (6)