Escribo este texto cuando ya han pasado 5 años desde que, a raíz de una conversación que estábamos teniendo sobre inequidad en la sociedad chilena, y en particular en Santiago, un gran amigo arquitecto me hiciera ver la imagen de Santiago en la opción satelital que nos muestra Google Maps o cualquier otra aplicación similar. Me preguntó que veía en la foto, y la verdad no pude descubrir en una primera mirada lo que luego fue evidente.

Básicamente su punto se trataba de que, a la inequidad de ingresos, de acceso a servicios y calidad en la educación y salud, de transporte y tiempos de traslado, de nutrición y un largo etc. de diferentes formas de mirar la problemática de distribución del bienestar y calidad de vida, se sumaba evidentemente en la fotografía la inequidad de acceso áreas verdes y de arbolado urbano. En la fotografía se aprecian amplias zonas grises de la ciudad y otras comunas, especialmente en la zona oriente, que tienen una cobertura verde diferente y notablemente mayor.

Sabemos que los árboles y los parques traen enormes beneficios a las personas y a la calidad de vida de los habitantes de la ciudad; disminuyen la temperatura en verano, ayudan a la filtración de las aguas lluvias evitando inundaciones, disminuyen la contaminación del material particulado en el aire en invierno, proveen habitad a insectos y aves, y con cada vez más evidencia y estudios disminuyen el stress y mejoran la calidad de vida de las personas.

Huerto comunitario ©Grupo Cultiva
Huerto comunitario ©Grupo Cultiva

Para cualquiera que se haya realmente detenido pausadamente a mirar un árbol y recostarse bajo su sombra, son evidentes todos estos beneficios, y por eso es tan crítico que actuemos para ofrecer a todos los habitantes de Chile este derecho básico de acceso a la naturaleza.

Les comparto algunos datos que nos muestran con la parquedad de los números lo que es evidente al recorrer la ciudad:

Artículo relacionado
Cambio climático y subida de los mares: Descubre qué zonas de Chile desaparecerían debajo del agua

En resumen, la situación de falta de espacios verdes y arbolado urbano es dramática, y afecta en mayor medida a las comunas más desfavorecidas de Chile, por lo que debemos actuar con ambición y sentido de urgencia.

Reforestación ©Grupo Cultiva
Reforestación ©Grupo Cultiva

Hay muchas organizaciones civiles trabajando por mejorar esta situación, como es “Mi Parque”, “Asociación Cultura Verde” y por cierto “Cultiva” pero sin duda se requiere aumentar el impacto, por lo que hago aquí una invitación a todas las organizaciones y ciudadanos que quieran sumarse a ponernos un desafío de sumar desde las organizaciones civiles 3 millones de árboles nativos (20% del déficit de Santiago) al 2023, para lo cual necesitamos iniciar ¡ya! una campaña que movilice recursos, multiplique los viveros y sume muchas organizaciones y comunidades para que nuestra ciudad y sus habitantes puedan disfrutar de mirar con pausa el lento mecerse de las hojas de un gran árbol.

Comenta esta nota

Comenta esta nota

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.