“Nunca había oído hablar de Chile, así que lo busqué en Google”, admite Sakina, una de las diez mujeres afganas que ahora se refugian aquí junto con sus familias.

Escalada @camabam Ascend – Camille Fiducia
Escalada @camabam Ascend – Camille Fiducia

En el caos de la toma de Afganistán por los talibanes, en una fracción de segundo tomaron la decisión de desarraigar sus vidas y mudarse a Chile, un país largo y delgado al otro lado del mundo donde se les aseguró que había montañas, tomando solo lo que podrían llevar.

Este no fue su primer viaje juntos. Ya se habían convertido en pioneros en la aventura, aprendiendo a escalar montañas en Afganistán con la organización sin fines de lucro Ascend, una organización que promueve las habilidades de liderazgo de las mujeres a través de proyectos de servicio comunitario y montañismo.

Mujeres afganas montañistas @camabam Ascend – Camille Fiducia
Mujeres afganas montañistas @camabam Ascend – Camille Fiducia

Era arriesgado irse, pero más aún quedarse. Con el resurgimiento de los talibanes, existía una preocupación legítima de que estos activistas pudieran ser blanco de violencia. Con el regreso de este régimen fundamentalista, no había garantía de que a las mujeres se les permitiera estudiar o trabajar, sin importar que disfrutaran de las libertades que muchos de nosotros damos por sentadas.

“Desafortunadamente, a las mujeres en Afganistán no se les permite hacer deporte”, dice Zahra, quien entrenaba como líder de equipo para Ascend. Ahora vive en Santiago con su esposo. La segunda de seis hijos, es la hija mayor, y tuvo que trabajar duro para convencer a su padre y a su tío de que participaran en las excursiones al aire libre.

Mujeres afganas montañistas @camabam Ascend – Camille Fiducia
Mujeres afganas montañistas @camabam Ascend – Camille Fiducia

“Antes de empezar a ir a las montañas, me avergonzaba presentarme en un entorno grupal”, dice Zahra. Pero tres años de formación dieron sus frutos. Con poca preparación, la joven de 21 años obtuvo un reconocimiento especial en un festival de escalada en hielo en Bamyan, Afganistán, donde las mujeres acamparon por encima de los 3000 metros en condiciones nevadas y bajo cero durante una semana entera en febrero.

Artículo relacionado
Alertan sobre los efectos que puede provocar el turismo en los delfines que viven entre Punta de Choros y Chañaral de Aceituno

“En la montaña tenemos que dejar de lado todo nuestro estrés y tensión”, dice Zahra. “Como equipo, nos ayudamos unos a otros a sentirnos cómodos y creer en nosotros mismos, para poder escalar la montaña”.

Mujeres afganas en la cumbre @camabam Ascend – Sandro Gromen Hayes
Mujeres afganas en la cumbre @camabam Ascend – Sandro Gromen Hayes

En la sociedad afgana, solo el 19% de las mujeres mayores de 15 años saben leer y escribir y una de cada tres se casa antes de cumplir los 18 años. Según Marina LeGree, fundadora y directora de Ascend, “Estos no son atletas de élite. Pero son aventureros valientes, que desafían todos los días las convenciones y miran a todos a la cara que dicen que no deberían hacer estas cosas. Y lo hacen de todos modos. Eso es lo que los hace extraordinarios para mí «.

Sakina, de 25 años, ha pasado los últimos dos años aprendiendo habilidades al aire libre. Ella dice: «en la montaña, me siento poderosa, como si pudiera ayudarme a mí misma sin depender de mi familia, y mostrar a otras chicas que ellas también pueden».

Mujeres afganas montañistas @camabam Ascend
Mujeres afganas montañistas @camabam Ascend

Esta confianza era nueva para ella. Sakina se unió al grupo al aire libre en parte para superar su intenso miedo a las alturas. Como artista y muralista, la agorafobia se interponía en su camino.

Uno de sus logros más recientes, creado junto con Mosuma, otra joven del grupo que ha emigrado a Chile, fue un mural de cuatro pisos en la pared del edificio de la televisión nacional en Kabul que celebraba la independencia de Afganistán. Es un retrato de Amanulá Khan, el monarca afgano que declaró su independencia de los británicos en 1919, junto con su mujer Soraya Tarzi, que aparece notablemente sin cubrirse la cabeza. El mural fue destruido por los talibanes poco después de que los escaladores huyeron a Chile.

Mujer afgana escalando @camabam Ascend
Mujer afgana escalando @camabam Ascend

Hasta ahora, restablecer sus vidas en Chile ha sido una transición con muchos desafíos. Han perdido casi todo menos la oportunidad de vivir una vida pacífica y con determinación propia. Sin embargo, las mujeres se maravillan del libre acceso a la montaña en comparación con su tierra natal. Una vez que se establezcan, esperan llevar a otros a escalar sus cumbres personales juntas.

Artículo relacionado
Experto explica las principales mejoras que buscan implementar en el Sendero a Base Torres

Esta semana, un consorcio de organizaciones sin fines de lucro, individuos y organizaciones está recaudando dinero para ayudar a estas pioneras afganas y sus familias a restablecer sus vidas en Chile. El viaje comienza con aprender español, terminar sus estudios y encontrar trabajo. Para tener éxito, deben confiar en la generosidad de muchos.

Súmate a esta campaña donando aquí o registrándote como voluntario para futuras actividades.

Comenta esta nota

Comenta esta nota

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.