Ladera Sur Chile se encuentra ante una oportunidad única tras renuncia de Endesa a los derechos de agua en la Patagonia
Chile se encuentra ante una oportunidad única tras renuncia de Endesa a los derechos de agua en la Patagonia

Medio Ambiente

Chile se encuentra ante una oportunidad única tras renuncia de Endesa a los derechos de agua en la Patagonia

El hecho de que Endesa devolviera al Estado los derechos de aguas asociados a 5 proyectos hidroeléctricos fue recibido con alegría por comunidades y organizaciones ambientales que han luchado en contra de estos proyectos, sin embargo una de estas ONG’s, Futaleufu Riverkeeper, pretende llegar más lejos: espera obtener estos derechos y mantenerlos con fines de conservación.

Tras el anuncio de Endesa de su renuncia voluntaria a los derechos de aguas en diversos afluentes en la el sur de Chile, las organizaciones ambientalistas celebraron su decisión, sin embargo aún no podían cantar victoria. Es cierto, Endesa acababa de ceder al Estado los derechos de aguas asociados a 5 proyectos: el de Bardón (río Cautín, Región de La Araucanía, 14 MW), Chillán 1 y 2 (río Chillán, Región del Biobío, 17 MW), Futaleufú (río Futaleufú, Región de Los Lagos, 1.330 MW), Puelo (río Puelo, Región de Los Lagos, 750 MW) y Huechún (Región Metropolitana, 40 MW), sin embargo éstos aún pueden ser solicitados por otras empresas que quieran desarrollar nuevos proyectos en el sector y que cuenten con la documentación requerida por la Dirección General de Aguas.

Una oportunidad para marcar un precedente

©Valentina Requesens
©Valentina Requesens

La decisión de Endesa de renunciar a los derechos del agua en algunos afluentes de la Patagonia, abrió las puertas a una oportunidad hasta ahora inexplorada en el país: la de asegurar estos derechos y destinarlos para la conservación de estas reservas hídricas naturales.

El encargado de dar a conocer estos planes, fue la organización Futaleufu Riverkeeper una de las principales instituciones que se oponían a la construcción de estas hidroeléctricas en Futaleufú en la Patagonia chilena. Con un comunicado en su página web, la ONG puso en evidencia este miércoles 31 de agosto sus intenciones de obtener los “derechos de agua estratégicos en el río Futaleufú y mantenerlos con fines de conservación hasta que se desarrolle una solución de carácter más permanente”; un movimiento sin precedentes para un río de tal importancia.

©Weston McCue
©Weston McCue

“Lo que debemos hacer ahora es un llamado público a realizar reformas necesarias al código de aguas para poner fin a la privatización de los derechos de agua. En este sentido, la noticia nos ha dado motivos para unirnos y manifestarnos en favor de la causa común”, señaló Patrick Lynch, director internacional de Futaleufu Riverkeeper.

A su vez, la Directora Ejecutiva de la organización, Rocío González, manifestó que esta decisión era el resultado del esfuerzo sostenido que desde el año 2012 Futaleufú Riverskeeper ha realizado junto a otras ONG’s y comunidades locales para detener el desarrollo de la industria hidroeléctrica en la Patagonia. “Esta decisión es una señal de que nuestras comunidades finalmente están comenzando a ganar. Ahora hacemos un llamado al Gobierno y a los políticos a escuchar a la gente y a estar de acuerdo en que nuestros ríos son lo suficientemente importantes para ser protegidos de forma permanente”, dijo Rocío González.

La Directora Ejecutiva de Futaleufu Riverkeeper, también se refirió a los siguientes pasos que tomará la organización y que contemplan en primera instancia la solicitud de estos derechos de agua del río Futaleufú a la DGA. “Estamos conscientes de que el marco del Código de Aguas no contempla este derecho (para una organización sin fines de lucro), pero en la eventualidad de obtener los derechos, tendremos que evaluar cómo hacernos cargo del pago de patentes y multas y presionar a las autoridades para lograr cambios que nos permitan contar con herramientas reales de conservación”, señaló Rocío González a Ladera Sur.

Laguna Espejo en Futaleufú ©Paulo Espíndola
Laguna Espejo en Futaleufú ©Paulo Espíndola

La prioridad de la organización es actuar cuanto antes principalmente en Futaleufú  ya que debido a sus características de caudal y pendiente que lo vuelven un afluente ideal para la generación eléctrica, se encuentra en mayor riesgo. Son estas mismas características las que hacen de este un evento único; Endesa ya había devuelto derechos de aguas en otras ocasiones pero nunca en un caso como este donde el potencial hidroeléctrico fuese tan alto.

“Muchas comunidades y agrupaciones en Patagonia han estado esperando por este momento y finalmente se nos ha abierto una ventana. No es la manera ideal de hacer conservación, ya que tenemos que jugar al juego de derechos privados, pero hasta el momento es lo que hay y no podemos perder esta oportunidad“, sentencia González quien además comenta que lo ideal sería que más personas y organizaciones siguieran este camino y aprovechen la oportunidad para solicitar agua para fines de consumo, de agricultura o turísticos ya que “mientras más personas de la comunidad estén involucradas, más posibilidades de protección existen para nuestra cuenca y subcuencas”.

El Consejo de Defensa de la Patagonia también se refirió a esta situación apelando a la función que debería jugar el Gobierno e indicando que este acontecimiento merece “una respuesta del Estado con visión de futuro, alejada de la lógica mercantil y enfocada en la protección de los ríos, los ecosistemas y las comunidades”.

Las claves para comprender la decisión de Endesa

La voluntad de la compañía es que sólo se llevarán a cabo iniciativas que sean viables técnicamente, económicamente y que cuenten con la aceptación de las comunidades locales“, con estas palabras el gerente general de la multinacional, Valter Moro, anunció la decisión de Endesa de renunciar a los derechos de aprovechamiento de aguas asociados a 5 proyectos hidroeléctricos.

Las razones estaban claras. El Directorio de Endesa Chile había sentenciado a estos proyectos como no viables tras analizar el escenario general que incluía una fuerte oposición por parte de las comunidades locales a los proyectos hidroeléctricos en el sector que en definitiva terminarían convirtiendo a las iniciativas en proyectos más caros, los bajos precios de la electricidad y un alto costo de patentes.

Lo que muchos no sabían hasta este jueves, es que la compañía antes de ceder los derechos al Estado buscó durante 6 meses a potenciales compradores. Contactó a 27 firmas y sin embargo ninguna de ellas se interesó lo suficiente como para comprarlos.

Así, y ante la negativa de pagar un alto precio por las patentes, Endesa tomó la decisión de devolver los derechos al Estado, ya que por ley, en Chile si los derechos de agua no son utilizados requieren del pago de una cuota anual por parte del propietario. Este año esa cifra correspondía a un monto de $20 millones de dólares en patentes. 

Ya en 2014 existían rumores tras una publicación en el Diario Financiero, de que Endesa habría retirado de su cartera de energía los tres proyectos hidroeléctricos que planeaba construir en el río Futaleufú. Sin embargo la multinacional había guardado silencio sobre sus planes hasta ahora. Aunque diversas opiniones señalaban que la exitosa campaña “Patagonia sin Represas” habría jugado un rol importante en esta decisión de cerrar el proyecto.

Galería (3)