Ladera Sur 10 senderos fáciles para recorrer en Santiago
10 senderos fáciles para recorrer en Santiago

Deporte y Aventura

10 senderos fáciles para recorrer en Santiago

Para todos aquellos que quieren salir a disfrutar de la naturaleza y el aire fresco, aquí recomendamos 10 senderos de dificultad baja para hacer en la capital, que no requieren tanta experiencia en cerros.

 

Si te está costando más de la cuenta salir y hacer algo al aire libre, o buscas un panorama familiar para pasear y acercarse a la naturaleza que no requiera tanto tiempo ni esfuerzo físico; o sencillamente quieres hacer algo simple que te ayude a despejarte, tenemos la solución y está aquí mismo en la capital.

Aquí te presentamos diez opciones para acercarte a los bosques esclerófilos, la flora y la fauna, en senderos de baja dificultad.

1. Sendero El Guayacán en el Parque Mahuida

©Asociación Parque Cordillera
©Parque Mahuida

Ideal para quienes quieren un recorrido fácil y familiar. El inicio de esta ruta lo marca el Mirador del Guayacán y el final la antena de radio. En el camino hay muchos hitos imperdibles, como el bosque de Guayacanes o el antiguo socavón minero del lugar. En general, la pendiente es de 20%, por lo que no se hace tan pesado el camino.

La distancia a recorrer son cerca de 2,5 km.

Para más información ingresa aquí. 

2. Sendero Morro Las Papas, en el Parque Natural San Carlos de Apoquindo

Morro Las Papas ©Romina Bevilacqua
Morro Las Papas ©Romina Bevilacqua

Esta es una ruta ideal si se quiere apreciar la flora y fauna. Se trata de un lugar en el que se pueden ver codornices, perdices y culebras, entre otros animales. En esta época puede que la ruta tenga algo de nieve, lo que puede resultar atractivo, pero asegúrate de ir bien equipado. Son 6,4 km ida y vuelta, lo que se demora cerca de dos a tres horas –dependiendo del ritmo– en ser recorrido.

Hay que  recordar que al entrar al parque es obligación registrarse. Luego, hay que seguir todas las indicaciones que llevan al Morro Las Papas. En general, la pendiente de subida es muy suave, pero hay un punto un poco más exigente en el kilómetro 3.1, donde el camino cambia al oeste y asciende directamente. Esta subida es de 200 metros y termina en el punto donde se separa el Alto Las Vizcachas del Morro Las Papas. Justo en este lugar se puede ver Santiago desde las alturas.

Para más información ingresa aquí.

3. Circuito Manquehuito

©Sergio Contardo
©Sergio Contardo

Para aquellos que quieren una linda panorámica de Santiago y antes hacer un sendero más liviano, el Manquehuito es una buena opción. Aquí se puede apreciar un bosque esclerófilo y también acceder a la cumbre del cerro. En el descenso se aprecian las panorámicas de nuestra capital y todo el valle de La Dehesa. El camino en general está considerado como fácil, pero hay algunas partes cortas que son más empinadas antes de la cima. En general, es un panorama ideal para hacer en familia e iniciar a los niños en el trekking.

Son 4,5 kilómetros que se recorren en una a dos horas y es más recomendable hacerlo en la primavera porque hay más vegetación. En invierno las quebradas pueden tener más agua y se puede ver la cordillera nevada.

Si quieres más información sobre las rutas de ingreso, puedes verla aquí.

4. Sendero Ruta Paleontológica en el Parque Natural Aguas de San Ramón

@Asociación Parque Cordillera
@Asociación Parque Cordillera

En este sendero hay lindas panorámicas a la ciudad y también información sobre los habitantes prehistóricos de este lugar. De hecho, hay una réplica de un gonfoterio –una especie parecida al mamut– porque en la zona se encontraron sus restos. Es una ruta fácil, pero constantemente empinada, con un desnivel que no supera los 200 metros durante todo el camino. De hecho, su dificultad es media-baja.

Son cerca de cuatro kilómetros y se pueden recorrer en una hora y media.

Más información aquí.

5. Sendero circuito Farellones de Colina

En Chicureo, en los alrededores de nuestra capital, se puede ir a este sendero característico por sus petroglifos y asentamientos del período agro alfarero. Está ubicado en Parque Natural Farellones de Santa Elena y permite disfrutar de una caminata de dificultad media – baja que tiene seis kilómetros de largo. Ideal para dedicarle por lo menos dos horas para una mañana familiar.

En un principio la caminata es plana y se acompaña de un paisaje agrícola. Luego el sendero tiene una pendiente pronunciada, marcada por huellas de animales. Después la pendiente se mantiene, pero a un desnivel de 270 metros. Así, de a poco, se va alcanzando la cima del cerro –de 820 metros–, junto a los distintos árboles nativos. En la mitad del sendero, el paisaje cambia. Ahí todo se vuelve seco y, al final se llega al mirador Farellones.

Antes de ir, debes contactarte con los encargados del parque. Si quieres más información, ingresa aquí.

7. Sendero El Litre Guayacán en el Parque Natural Cantalao

©Asociación Parque Cordillera
©Asociación Parque Cordillera

Es un recorrido corto, de un kilómetro y medio, en el que se puede caminar a través del bosque esclerófilo. Está a los pies del cerro La Cruz y hay vistas hacia Santiago y el valle del cerro. Es ideal para ir con toda la familia porque el recorrido está recomendado para niños y personas de tercera edad. Dura cerca de una hora.

Es una ruta muy fácil que no tiene desniveles, por lo que es casi un paseo/caminata. De hecho, su desnivel es de apenas 80 metros, lo que lo hace una de las rutas más fáciles de esta lista.

Para más información puedes ingresar aquí.

7. El Vallecito en el Parque Natural Puente Ñilhue

Este sendero es un poco más difícil. Está catalogado como dificultad media y tiene una extensión de cinco kilómetros, a los que hay que dedicarle cerca de tres horas. Aquí se puede acampar y también hay una cascada. Además, si se sigue derecho se puede llegar a Alto el Naranjo, pero esa ruta es mucho más pesada. Tiene un desnivel de 260 metros, con una subida constante. Por lo tanto, requiere un poco más de esfuerzo físico y energía.

Si se quiere ir en invierno hay que tener precauciones porque puede haber nieve en la ruta.

Para más información ingresa aquí.

8. Santuario de la Naturaleza en El Arrayán

©German Parra
©German Parra

Comienza a 1.200 metros de la entrada del bordea el Estero el Arrayán. Es de dificultad baja y no son más de 3 kilómetros, lo que en tiempo son cerca de dos horas y media, ida y vuelta. Es un antiguo sendero de arrieros que lleva hasta la quebrada El Manzano. Es un lindo recorrido, pero hay que tener cuidado y mantenerse en el camino.

Si quieres más información, puedes contactarte con el parque. Más detalles en su página web.

9. Cerro Carbón

Una buena opción para aquellos que quieren subir un cerro con una dificultad fácil. Es un recorrido al que se le puede dedicar una mañana y tiene una distancia de dos kilómetros y medio. En general, es una caminata sin una pendiente pronunciada y para ingresar a ella hay que pasar junto a la autopista.

En un principio, la subida es muy baja y casi ni se siente. Cuando se llega a la bifurcación, y se dobla a la izquierda, el camino es más angosto. Después, se sigue ascendiendo hasta llegar a los 1.300 msnm del cerro. En la subida incrementa el desnivel, pero hay varios miradores en los que se puede descansar si llega el cansancio. Estos son: Las Pircas, El Litre, Guayacán y La Montaña. Si se quiere llegar a la cumbre del cerro Carbón hay que tomar el camino a mano izquierda.

Si quieres más detalles o descripciones de la ruta, lo puedes hacer aquí.

10. Sendero Aguas del Maqui en la Quebrada de Macul

Quebrada-Macul-Jason-Biotec-vía-Asociación-Parque-Cordillera
©Jason Biotec vía Asociación Parque Cordillera

Quizás es el más largo de todos, pero se puede hacer en cinco horas sin problema. El sendero está acompañado por un bosque esclerófilo con especies únicas, capaces de adaptarse a temperaturas muy altas en verano y bajas en invierno. Cerca del 3% de este bosque está desde la época de la Colonia.

La caminata empieza en el Parque Quebrada de Macul y tiene un ascenso largo. Durante todo ese trayecto, se pueden apreciar vistas al valle y a la cordillera. Luego, a través del bosque se camina hacia la Cascada de San Juan. Ese lugar tiene un poco más de dificultad porque tiene pendientes más moderadas, pero al mismo tiempo hay vistas al riachuelo que viene desde la Cordillera de Los Andes.

Pero el camino no termina ahí. Luego viene la intersección entre los senderos del cerro la Cruz y la Cascada de San Juan. La vegetación baja y aparecen más piedras y una pendiente mayor. Pasando esa dificultad hay que atravesar un paso de agua. Luego, al caminar un poco más, se llega al destino.

En periodos de invierno puede haber nieve en el sector.

Más información sobre este lugar en su página web.

No hay que olvidar que siempre que realizamos estos paseos debemos llevar agua, zapatos o zapatillas para trekking, lentes de sol, bloqueador solar, una vestimenta adecuada al clima y teléfono cargado. También es importante que traigamos nuestra basura de regreso, para mantener estas áreas limpias.

Galería (2)