Ladera Sur Tu casa es mi casa: animales que construyen hogares para otras especies
Tu casa es mi casa: animales que construyen hogares para otras especies

Naturaleza

Tu casa es mi casa: animales que construyen hogares para otras especies

En la naturaleza se dan todo tipo de asociaciones entre especies, desde organismos que dependen de otros para encontrar alimento, hasta especies vegetales que requieren de polinizadores para reproducirse. Pero hay un grupo de animales que, incluso sin saberlo, brindan a otros de un hogar. Aquí destacamos 5 de estas generosas especies.

Pájaro carpintero

©Augusto Domínguez
©Augusto Domínguez

Su nombre lo dice todo. El pájaro carpintero se caracteriza por picotear los troncos de los árboles para hacer huecos de anidación o encontrar las larvas de las que se alimenta. En Chile, somos muy afortunados, porque en el sur habita el carpintero Magallánico o carpintero Negro que corresponde al más grande de América del Sur y que tiene una gran importancia dentro de su ecosistema, ya que provee refugio a numerosas especies de fauna que viven en los bosques. El monito del Monte (dromiciops gliroides), el chuncho (glaucidium nanum), la cachaña (enicognathus ferrugineus), así como también arácnidos y lagartijas, terminan ocupando su nido que tiene un promedio de 36 centímetros de profundidad, 18 cm de alto y 20 de ancho, una vez que el carpintero lo abandona.

Un ave generosa que provee hogares a otros animales, un gran ejemplo de una especie que mantiene unido al ecosistema, ¿no lo crees?

Termitas

©Flightlog/Flickr
©Flightlog/Flickr

Algunas termitas se caracterizan por construir grandes montículos que pueden llegar a alcanzar los tres metros de altura y más. Corresponden a unas verdaderas catedrales que encierran una red de túneles que forman un intercambio de gases respiratorios para sus nidos. Ciertamente, unas espectaculares obras construidas por seres tan pequeños.

Estos grandes montículos, que suelen ser de muchas formas, son compartidas con otras especies como serpientes o reptiles –aunque también pequeños mamíferos como el falso antequino de Tan, una especie de marsupial– que se refugian en ellos en búsqueda de protección.  De acuerdo a una investigación realizada por los científicos Dorian Moro y Pat Cullen, en la Isla Barrow (Australia), en 66 de los 400 montículos de termitas encontraron diversas especies cohabitando estas estructuras, siendo las más comunes la pitón de Stimson, la Pilbara dtella –una especie de gecko endémica de Australia–, el Ctenotus saxatilis y el Morethia ruficauda –ambos reptiles. Estos montículos, además de ofrecer sombra, actúan como incubadoras para los huevos de los reptiles, protegiéndolos de las altas temperaturas que se presentan en esos lugares.

Tejedor republicano

©Bernard Dupont/Flickr
©Bernard Dupont/Flickr

Sabemos que las aves son grandes trabajadoras cuando llega la hora de hacer sus nidos. Sin embargo, hay una que se lleva todos los premios y es el tejedor republicano (Philetairus socius). Los tejedores republicanos habitan países de África como Botswana, Namibia o Sudáfrica y  tienen las estructuras de nidos más grandes creadas por aves, teniendo la capacidad de almacenar decenas de familias.

Son construidas en la parte alta de los árboles y son fáciles de distinguir por su peculiar tamaño. Su importancia reside en que son una gran plataforma para refugiarse de las temperaturas externas, ya sea los fríos de las noches y los calores que aquejan durante el día.

©Laurens/Flickr
©Laurens/Flickr

Y es que compartiendo todo es mucho mejor, estos nidos –que llegan a ser verdaderos condominios– son también utilizados de manera ocasional por otras especies como halcones africanos, búhos y hasta buitres que los ocupan para anidar o descansar.

Arrecifes de coral

©Mark Yokoyama
©Mark Yokoyama

Los pólipos coralinos son pequeños organismos de cuerpo blando y translúcido, cuya base está formada por un esqueleto protector. Una vez que un pólipo se ancla a una roca del suelo marino, se empiezan a formar los arrecifes de coral, ya que los pólipos comienzan a multiplicarse por miles creando colonias que funcionan como un gran organismo y están interconectadas. En la medida que las colonias crecen y se agrupan con otras –a lo largo de muchos años– forman los arrecifes.

Además de lucir magníficos colores, estos arrecifes rebosan de vida pues dan cobijo a casi el 25% de las criaturas marinas existentes.  En estos arrecifes de corales podemos encontrar gran variedad de vida marina, como distintos tipos de esponjas, ostras, almejas, cangrejos, estrellas de mar, erizos y muchas especies de peces. Funcionan como un verdadero centro de actividad de vida marina y un gran hogar bajo el mar.

©Eduardo Sorensen
©Eduardo Sorensen

Lamentablemente los corales en la actualidad se han visto fuertemente amenazados y el panorama no es muy alentador. Científicos alrededor del mundo han determinado que para el 2050 casi el 90% de estos súper ecosistemas podrían estar extintos.

Elefantes

©Megan Coughlin
©Megan Coughlin

Un reciente estudio publicado en la revista Mammalia, reveló un hallazgo muy interesante. Los elefantes asiáticos en Myanmar (o Birmania), han resultado ser de vital importancia para los anfibios durante la temporada seca: en sus huellas se acumula agua formando pequeños charcos que los anfibios utilizan para dejar sus huevos. Incluso estas huellas con agua acumulada –que se encuentran unas al lado de otras– les sirven a los ejemplares adultos como refugios y como sitios de descanso que unen sus ecosistemas fragmentados y a diferentes poblaciones de la especie.

Galería (8)