Quién no ha escuchado o leído el dicho: “En la vida hay que hacer tres cosas, plantar un árbol, tener un hijo y escribir un libro”. Dados los tiempos actuales, hoy quiero centrarme en el primer concepto, que me parece de una importancia enorme, sin menospreciar los otros dos.

Plantar un árbol es relativamente sencillo, se necesita hacer un hoyo en el suelo, sacar el árbol de su bolsa o contenedor con cuidado, introducirlo en el hoyo, taparlo con tierra, apretar la tierra gentilmente y regar.  Casi cualquier persona puede hacerlo, no obstante, plantar un árbol va en contra de las tendencias actuales. El planeta tiene una superficie y recursos limitados, la necesidad de espacio para nuestras actividades es cada vez mayor, y por consecuencia, la disponibilidad de espacio para los ecosistemas naturales se reduce cada vez más.

©Ernesto Cobo
©Ernesto Cobo

Veamos algunas cifras.  Según el Reporte 2019 del Panel Intergubernamental por el Cambio Climático (IPCC) sobre Cambio Climático y Territorio, en el planeta, considerando la superficie terrestre libre de hielo, más del 70% está afectada por actividades humanas, y cerca de un 25% está catalogada como degradada. Si a lo anterior sumamos que, estamos generando entre el 48% y 67% del total de C02 que produce el planeta al año, la desertificación sigue en franco aumento, la tala de bosques continúa, al igual que el aumento de la población mundial, tenemos una tormenta perfecta llamada cambio global. El cual no solo aumenta la temperatura del planeta, sino que también genera la pérdida alarmante de biodiversidad mundial.

Si bien el panorama puede ser poco alentador, lo cierto es que existen soluciones, y dentro de ellas una fundamental, que abarca prácticamente todas las problemáticas descritas. Esta es la restauración ecológica, la cual se define como una actividad deliberada que inicia o acelera la recuperación de un ecosistema con respecto a su salud, integridad y sostenibilidad. Con frecuencia los ecosistemas que requieren restaura­ción se han degradado, dañado, transformado o destruido como resultado directo o indirecto de actividades humanas.

©Ernesto Cobo
©Ernesto Cobo

Restaurar ecosistemas o paisajes no suele ser fácil, es un proceso complejo, muchas veces lento y que suele requerir de mucho esfuerzo.

Para entender esta disciplina, La Sociedad por la Restauración Ecológica (SER) define 6 conceptos claves que todo proyecto de restauración debiera contemplar:

  1. Ecosistema de Referencia: En primer lugar, se debe definir un ecosistema al cual queremos apuntar con la restauración que facilitaremos en un lugar determinado, definiendo objetivos y metas. Para llegar a él debemos considerar sus atributos específicos y los procesos ecológicos que en el ocurren y que ocurrieron, para llegar a su estado actual.
  2. Atributos Claves del Ecosistema: Son particulares y se identifican al describir el ecosistema de referencia, pudiendo clasificarse en 6 categorías.
  1. Asistir Procesos de Regeneración Natural: En la medida que un ecosistema esté más degradado, los esfuerzos a realizar suelen ser mayores. Se pueden utilizar distintas aproximaciones para abordar cada proyecto. Un ecosistema con muchos árboles adultos, pero con pastoreo intenso, puede probablemente recuperarse fácilmente si se excluye el ganado u otros herbívoros. Mientras que un relave minero necesitará de un esfuerzo mayor, que deberá incluir probablemente, correcciones de suelo, reforestación, irrigación y otras actividades. Lo relevante, es asistir a la naturaleza de la mejor manera, ya que ella la que se recuperará a sí misma.
©Ernesto Cobo
©Ernesto Cobo
  1. Buscar el mayor y mejor esfuerzo hacia una recuperación completa: Se requiere pensar en el largo plazo del ecosistema asistido, generando un proceso de mejora continua para alcanzar el mayor y mejor esfuerzo posible en base a objetivos, metas e indicadores claros.
  2. Utilizar el conocimiento: Una restauración exitosa está basada en todo el conocimiento relevante posible y fundamentalmente en el conocimiento interdisciplinario científico y práctico, el cual incluye campos diversos del conocimiento, como por ejemplo la agronomía, botánica, zoología, suelo y agua, ingeniería, diseño de paisajes, conservación, entre otros.
  3. Generar el compromiso de todos: El éxito se alcanza cuando todos se comprometen con una causa, incluyendo comunidades, empresas, ONGs, autoridades y servicios públicos. En Fundación Legado Chile hemos sido testigos, de que cuando las personas colaboran, se obtienen resultados exitosos. Es el caso de lo que está ocurriendo en Llanquihue y la restauración de sus humedales en un esfuerzo mancomunado de muchos actores.
Artículo relacionado
Así era el pingüino de 1.80 m que existió hace 56 millones de años

Como pueden ver, la restauración no se trata solo de plantar árboles, es una práctica compleja y desafiante, pero parte central de ella es, en efecto, reforestar. Es imperioso que comencemos como sociedad a pensar en sistemas de desarrollo restaurativos, en los cuales se adopten prácticas transversales de restauración ecológica a pequeña y gran escala, y para ello necesitamos de todos. Desde plantar árboles en nuestros jardines, hasta generar corredores biológicos dentro y entre predios agrícolas, restaurar grandes zonas incendiadas, y generar un marco regulatorio que incentive la restauración.

Es tiempo que entendamos que somos parte de la naturaleza, la naturaleza no nos necesita y sobrevivirá más allá del ser humano. Pero nosotros necesitamos de la naturaleza, que cubre directa o indirectamente todas nuestras necesidades. Si los paisajes, entendidos como un conjunto de ecosistemas que interactúan entre sí, están sanos, entonces nosotros como especie también lo estaremos. Ya no basta con “compensar” o “mitigar” los impactos de los seres humanos. Por eso creo que un dicho más acorde a los tiempos actuales sería el siguiente; “En la vida hay que hacer al menos una cosa, plantar muchos árboles”.

Los dejamos cordialmente invitados a la próxima jornada de restauración de Fundación Legado Chile junto a la Ilustre Municipalidad de Llanquihue, donde realizaremos la primera restauración del humedal Los Helechos con plantas nativas. Lo único que necesitas llevar es tu energía entusiasmo, botas para el agua y guantes. Además se realizará una limpieza comunitaria y concursos con entretenidas sorpresas.

¿Cuándo?
28 de septiembre a las 10:00 am

¿Dónde?
Esquina Calle Luis Modinger con Errázuriz, Llanquihue.

¡Inscríbete con tu familia y amigos en este link!

Referencias:

YUE, X.-L., & GAO, Q.-X. (2019). Contributions of natural systems and human activity to greenhouse gas emissions. Advances in Climate Change Research

Clewell, A., Aronson, J. (2013). Ecological Restoration: Principles, Values, and Structure of an Emerging Profession. Second Edition.

McDonald, T., George, D., Jonson, J., Dixon, K., (2016). Estándares Internacionales Para la Práctica de la Restauración Ecológica Incluyendo Principios y Conceptos Clave.

Artículo relacionado
Parque Nacional Tayrona, la selva y el recuerdo de García Márquez

IPCC, (2019). Climate Change and Land: Special Report on Climate Change, Desertification, Land Degradation, Sustainable Land Management, Food Security, and Greenhouse gas fluxes in Terrestrial Ecosystems.

Comenta esta nota

Comenta esta nota

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.