Ladera Sur » Monte Verde y Pilauco: la importancia patrimonial, histórica y cultural de dos sitios arqueológicos destacados de la región andina
Monte Verde y Pilauco: la importancia patrimonial, histórica y cultural de dos sitios arqueológicos destacados de la región andina

Cultura y Patrimonio

Monte Verde y Pilauco: la importancia patrimonial, histórica y cultural de dos sitios arqueológicos destacados de la región andina

Ubicados en la Región de Los Lagos, los reconocidos yacimientos arqueológicos y paleontológicos de Monte Verde y Pilauco, han sido de gran importancia a nivel global para comprender el poblamiento del continente americano y su historia, contando con huellas y vestigios humanos de entre 14 y 18 mil 500 años. Hoy, ambos sitios arqueológicos tienen el valioso reconocimiento del Parlamento Andino, quien los declaró como referentes culturales y patrimoniales de la región andina; reconocimiento que es de suma importancia para que ambos lugares, y los increíbles hallazgos científicos, sean posicionados en el  lugar que se merecen.

Tal como se discutió y aprobó en una sesión plenaria del Parlamento Andino, celebrada en abril, los sitios arqueológicos de Monte Verde y Pilauco fueron reconocidos como grandes referentes para la región andina, por su alto valor cultural y patrimonial.

Ambos yacimientos son, sin duda alguna, de enorme valor para el país, destacando por albergar parte de los primeros asentamientos humanos de América y grandes hallazgos que nos permiten reconstruir la historia de los seres humanos en dicho continente y el mundo.

Monte Verde: un lugar arqueológico único en el mundo

Hace casi 50 años, fue descubierto por accidente el asentamiento humano más antiguo de América. Un hallazgo que fue realizado por campesinos locales, que al realizar trabajos a las orillas del arroyo Chinchihuapi, para ensanchar sus caminos con el fin de que puedan pasar sus carretas de bueyes, encontraron piezas de madera y de piedra, las cuales, más tarde, fueron identificadas como huesos de mastodontes, tal como lo explica en la página web de la Fundación Monte Verde, el Dr. Tom Dillehay, arqueólogo y antropólogo estadounidense que ha liderado las investigaciones en la zona desde 1977.

“Desde esa fecha hemos descubierto varias cosas notables e inesperadas: no sólo las lascas de piedra, típicas de los sitios sudamericanos caracterizados por piedras trabajadas en una cara, y los huesos de animales, sino también largas puntas de proyectiles con doble punta y una variedad de restos de vegetales y numerosos artefactos de madera”, explica el Dr. Dillehay sobre Monte Verde, en la página web de la organización, fundada el 2003 por el arqueólogo en conjunto con el Dr. Mario Pino y el ingeniero forestal Eduardo Alvar.

Monte Verde ©Consejo de Monumentos Nacionales de Chile
Monte Verde ©Consejo de Monumentos Nacionales de Chile

Además, el experto expresa que dichos elementos encontrados pudieron ser investigados en la época actual, ya que fueron cubiertos y enterrados por una capa de turba, la cual derivó de un pantano que se extendió por sobre la cuenca del arroyo Chinchihuapi, cercano al actual río Maullín. Donde, la falta de oxígeno en el humedal inhibió la descomposición bacteriana, y la condición de saturación impidió que el material orgánico se secara durante más de 14 mil años, conservando piezas arqueológicas, que normalmente, no podrían sobrevivir.

Dichos hallazgos alteraron la conocida teoría que predominaba anteriormente, sobre el poblamiento de América, en la cual se argumentaba que la cultura humana más antigua del continente era la cultura Clovis, ubicada al sur de Estados Unidos, cercana a los 12 mil años atrás. Por lo cual, Monte Verde, con sus vestigios de hace más de 18 mil años, cambió la comprensión de la historia humana.

Monte Verde ©Fundación Monte Verde
Monte Verde ©Fundación Monte Verde

Los hallazgos más importantes del lugar contemplan huellas de pisadas humanas, herramientas de madera, restos de animales, los artefactos de piedra mencionados anteriormente, construcciones en cuero y árboles, cordeles realizados de junquillo, fogatas, alimentos y restos de 18 plantas medicinales, las cuales son utilizadas en la actualidad por el pueblo Mapuche.

Monte Verde fue declarado por el Consejo de Monumentos Nacionales de Chile (CMN) como Monumento Nacional, en la categoría de Monumento Histórico en el año 2008, debido a su gran importancia para el continente americano, además de su riqueza arqueológica y su privilegiado entorno natural, que ha permitido su conservación.

Sitio Monte Verde ©Martín del Río
Sitio Monte Verde ©Martín del Río

La famosa huella humana y el increíble aporte paleontológico de Pilauco

Artículo relacionado  "Con la gracia del tiempo": entrevista a dos aventureros que recorrieron desde Alaska hasta la Patagonia

Ubicado en la comuna de Osorno, específicamente en el sector de Pilauco, este sitio arqueológico es también un importante referente de la paleontología. Su hallazgo fue realizado también por casualidad, cuando en 1986 se realizaban modificaciones en el paisaje del lugar, con el fin de construir viviendas. Sin embargo, al sacar grandes cantidades de tierra, encontraron restos óseos de un animal, los cuales, gracias a las primeras investigaciones realizadas por un grupo de investigadores de la Universidad Austral de Chile, encabezados por el Dr. Mario Pino; lograron afirmar que pertenecían a un gonfoterio (Gomphotherium), un pariente prehistórico del elefante.

Junto a Monte Verde, Pilauco es el sitio arqueológico más antiguo de Chile, contando con más de 16 mil años de historia. La Doctora en Arqueología, Ximena Navarro Harris, una de las directoras, en conjunto con el Dr. Pino, experto en geoarqueología, de la Fundación para los Estudios Patrimoniales Pleistocenos de Osorno (FEPPO) y también arqueóloga responsable de las primeras excavaciones del sitio en el 2007; nos cuenta que actualmente, en su perímetro, se han encontrado gran variedad de especies paleontológicas del Pleistoceno, además del gonfoterio: el caballo americano, un caballo ya extinto; la hemiauchenia, un camélido antiguo del pleistoceno, pariente de los camélidos americanos actuales; un pariente del milodón (Mylodon darwini) y fauna actual, como pudúes, chingues y coipos, entre otros roedores, además de insectos.

Pilauco ©FEPPO
Pilauco ©FEPPO

Así mismo, parte de los hallazgos han correspondido a antiguos artefactos de piedra, los cuales fueron fabricados con una tecnología muy primaria, unifacial, donde era sólo modificada una cara del objeto de manera intencional: “Lo interesante, es que hubo un conocimiento por parte de los artesanos que realizaron estas herramientas, reflejado en la  selección de buenas materias primas, como rocas de textura fina que producen filos, y en la manufactura de estas herramientas”, argumenta la Dra. Navarro, agregando que las materias primas utilizadas eran basalto, rocas vítreas, como dacita y riolita; y obsidiana. 

En este increíble sitio, también fue encontrada hace más de 10 años, por la paleontóloga Karen Moreno y el Dr. Pino, la que se cree que es la huella humana fosilizada más antigua de América con más de 15 mil años de historia, la cual, según las investigaciones, habría correspondido al pie de un hombre adulto. Sin embargo, hace pocos meses, se publicó en la revista Science, el hallazgo de nuevas huellas humanas que datan de hace 23 mil años en Nuevo México, Estados Unidos, lo que retrasaría la llegada de los seres humanos a América.

Huella Humana de Pilauco ©Universidad Austral de Chile
Huella Humana de Pilauco ©Universidad Austral de Chile

“Lo importante es que estos registros paleontológicos y arqueológicos nos permiten entender parte de cómo era la vida natural, y también algunas actividades desarrolladas por los seres humanos en esa época remota del Pleistoceno”, agrega la Doctora en Antropología, además de destacar que es de vital importancia para entender la colonización humana en los territorios de la Patagonia.

Excavaciones en Pilauco ©FEPPO
Excavaciones en Pilauco ©FEPPO

El valor del patrimonio y el desafío a futuro

Artículo relacionado  Rincón Las Chilcas: descubriendo los orígenes de la cultura Molle

Tras el reconocimiento de estos sitios por parte del Parlamento Andino, integrado por Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador y Perú; el campo de la arqueología tiene esperanzas de que la riqueza arqueológica que se resguarda en la zona, pueda tener mayor valor nacional e internacional; siendo considerados sitios de alto interés para la investigación y nuevos descubrimientos.

El actual presidente del Parlamento Andino, el senador chileno Fidel Espinoza (PS), expresa con gran alegría el posicionamiento de estos yacimientos arqueológicos en la región andina: “Significa mucho para nuestro país porque lo sitúa más profundamente en el concierto mundial, revitalizando el patrimonio chileno, nuestra cultura e, incluso, el sector turístico de la región. Por ello, es un tremendo orgullo para Chile”, agrega.

©Martín del Río
©Martín del Río

Al mismo tiempo, el senador realizó un llamado para acelerar la responsabilidad nacional con ambos lugares históricos: “Cualquier país del mundo quisiera tener un privilegio cultural y patrimonial como este. Por eso, llegó el momento de ponernos manos a la obra para seguir complementando las destacadas labores que han realizado los municipios respectivos, pero que aún son insuficientes para los desafíos del futuro. Esto abre un camino importante para que el gobierno regional y los municipios respectivos puedan solicitar apoyos internacionales que impliquen comenzar a generar mayores espacios en dichos sitios que grafiquen su transcendencia en América Latina y el mundo”, expresa.

Del mismo modo, autoridades a cargo de Monte Grande y Pilauco, se refirieron a que este reconocimiento los llena de orgullo, además de incentivarlos a seguir trabajando y perseverando en las investigaciones y resguardos de estos importantes yacimientos históricos.

“Se está privilegiando y dando importancia al conocimiento de nuestros orígenes y se está construyendo conocimiento. Espero que éste no sea sólo un reconocimiento formal sino que sea un motivo para proteger este tipo de sitios, para incorporar más conocimiento actualizado a los currículos de niños y adolescentes; y para formar mayor identidad tanto para la educación básica, como para la educación media”, expresa la Dra. Ximena Navarro.

Galería (5)