Ladera Sur La realidad del día de la Tierra
La realidad del día de la Tierra

Medio Ambiente

La realidad del día de la Tierra

En el “Día de la Tierra”, nuestro colaborador Edmundo Hermosilla nos entrega una reflexión sobre el cambio climático y el deterioro del planeta. ¡No te lo pierdas!

Por muy cliché que se hayan convertido los “El día de”, ayer fue el día de la Tierra y si somos capaces de internalizarnos en él, de seguro que tendremos interesantes reflexiones.

Con el clima cambiando, especies extinguiéndose, océanos llenándose de basura y cambiando su Ph, con el aire de las ciudades llenándose de material particulado y ecosistemas completos siendo depredados, lo mínimo que podemos hacer es detenernos un segundo y reflexionar.

¿Qué sentido tiene todo eso?
¿Por qué y para qué se hace todo eso?
¿Quiénes son y quiénes salen beneficiados?
Preguntas abiertas difíciles de explorar pero que darán valiosas luces.

En el día de la Tierra es bueno que seamos conscientes que el hombre contemporáneo occidental no se detendrá jamás para el florecer de su estilo de vida. Pero no hay vida sin muerte, no hay nacimiento de una civilización sin su decadencia y colapso, la historia nos lo muestra con elocuencia.

Y no hay nada que podamos hacer que lo evite. Algunos piensan que es posible, motivados por una férrea fe, que podremos moldear nuestro estilo de vida hasta que al fin sea compatible con la naturaleza. Pero no lo es. La cultura occidental no lo quiere, la caja de Pandora ya fue abierta y el punto de no retorno ya fue dejado atrás. La cultura occidental no se detendrá jamás, por lo menos no lo hará por ella misma, no nació para eso y todo lo que ha logrado lo demuestra.

Artículo relacionado  Combatiendo el cambio climático desde la naturaleza: la importancia de los refugios marinos

Nuestro planeta sigue siendo el paraíso. Pero esa belleza se pierde día a día, al ritmo de varias canchas de fútbol en los bosques lluviosos de Brasil e Indonesia, al ritmo de varios trechos de ríos en Chile y donde los haya. Pero alguna vez, querámoslo o no, grandes cambios deberán ser implementados, solo para nuestra sobrevivencia.

La vida en la tierra no corre peligro. A la vida no le importa nada, ella siempre ha encontrado el camino. Es por y para nosotros que debemos detenernos y entender qué significará en el futuro los devastadores pasos que se dan hoy.

Feliz día Madre Querida, no seas tan severa cuando sea demasiado tarde.

Aquí les dejo un video, de una serie de varios, que solo confirma lo espectacular del planeta que vivimos.