Ladera Sur Karün: una empresa consciente con el medio ambiente
Karün: una empresa consciente con el medio ambiente

Medio Ambiente

Karün: una empresa consciente con el medio ambiente

Hoy en LS conversamos con Thomas Kimber, fundador de la marca Karün, sobre su historia y su nueva colección de anteojos. ¡No te lo pierdas!

Karün es una empresa de anteojos, no una común y corriente, ellos tienen un trasfondo; intentar cambiar la manera en que pensamos y vivimos haciéndonos parte de la naturaleza. Hay pocas marcas chilenas que se adecuen tan bien a los tiempos de hoy como es Karün. Con un par de años en el mercado se han posicionado como un producto de calidad y a la vez han sabido crear diseños pensados en los problemas medio ambientales que vivimos hoy.

Comenzaron con una serie de anteojos de madera y acaban de la lanzar su línea “Ocean”, realizados junto a la empresa estadounidense Bureo. Juntos realizaron los primeros anteojos en el mundo hechos con el reciclaje de redes de pescadores que quedan botadas en la costas chilenas.

Actualmente están en una campaña de Kickstarter (le quedan solo dos días, aún puedes comprar los tuyos) en donde han vendido más de 1.200 anteojos. Quisimos saber más de ellos y fuimos a almorzar con su fundador, Thomas Kimber. Te invitamos a leer su entretenida historia.

©Karün
©Karün

1. Cuéntanos sobre ti

Estudié comercial en la U. Adolfo Ibañez dos años y me salí, me acuerdo que los profesores me enseñaban el modelo económico que tenemos hoy en día basado en bajar al máximo los costos, pagar menos sueldos, producir en China, usar materiales sintéticos, contaminar los ríos, mar, bosques, etc y yo decía:  “profesor yo no estoy de acuerdo”.

Por un tiempo me dediqué a la fotografía y  fui harto a la Patagonia. Ahí me paso algo, yo iba mucho para allá y me di cuenta la conexión que había con la naturaleza, que somos uno. De hecho no me gusta decir ir a la naturaleza, porque somos naturaleza. Y ahí me di cuenta que tenía que hacer algo al respecto.

Y me puse a pensar, si yo peleo contra el sistema genero anticuerpos y conflictos y más conflictos. La única manera de hacer un cambio, y que quiero hacer toda mi vida, era demostrar que puedes crear un producto de la mejor calidad del mundo de una manera totalmente diferente.

Siempre hice muchas cosas, obras de teatro, grupos de cultura en la playa, después tuve una página web (ClanEco)- teníamos hartas cosas en común con Ladera Sur-. Paralelo a eso tenía una empresa que traíamos unas hawaianas hechas con sabia de árbol de muy buena calidad. El año 2011, cuando el Parque Nacional Torres del Paine se quemó me junté con un amigo y armamos una fundación llamada “Reforestemos Patagonia”, fueron 4 meses full de un proyecto muy exitoso. Después de un tiempo llega Karün.

 2. ¿Cómo nace Karün?

Karün nace para demostrar que se puede cambiar la manera en que pensamos y la manera en que vivimos. La única manera de lograrlo, es hacer un producto igual o mejor al que ya existe pero completamente diferente sobre todo en la razón de fondo, en el por qué lo estas haciendo. Si uno mira la moda por ejemplo, es una de las industrias más grandes del mundo y además una de las más contaminantes del mundo, dentro de las top 5.

Los anteojos se usan en la cara, al frente de tus ojos, por lo tanto con ellos puedes transmitir un mensaje. Partí con madera porque es uno de los mejores materiales si se maneja bien, si es reciclada, etc. Fue muy difícil, fueron dos años de mucha investigación para proponer una visión distinta, demostrar que el ser humano no es el centro del universo. Las decisiones que tomamos tienen que ser mirando al ser humano como uno más del planeta, si se está acorde con ese pensamiento, todo va a ser en armonía con el planeta. Pero si tú piensas que el planeta te pertenece, no vamos a ir a ningún lado.

3. ¿De qué manera Karün representa Chile? 

Karün es transversal al mundo completamente, pero la idea es que nos demos cuenta que esa moda chilena de copiarle a Steve Jobs, a los gringos y a las grandes empresas es una admiración completamente superficial. Entonces hay que demostrar desde Chile lo increíble que es el país, tenemos desierto, montañas, océano y culturas indígenas. Nosotros como chilenos no hemos sabido apreciar eso. Si somos fieles a nosotros mismos y trabajamos con lo que tenemos podemos marcar un camino completamente diferente y mil veces mejor.

Nosotros trabajamos el primer tiempo con comunidades mapuches a través de una fundación, pero ahora estamos trabajando a través de un programa. Cada simbología en los anteojos invita a algo y está relacionado a la naturaleza y a las culturas milenarias. Por ejemplo el nombre Karün en mapudungún es Ser Naturaleza.

4. Karün habla de una nueva visión como planeta, ¿cómo se puede llevar este mensaje a más empresas y emprendimientos a que se unan?

Es muy difícil, el problema es que los incentivos que tienen las empresas están equivocados, se enfocan en ganar plata nada más. Mientras ese objetivo no se cambie no es fácil cambiar la visión y percepción para lo que se quiere lograr. Las empresas –tradicionales- , se van a dar cuenta que tienen que cambiar desde el minuto que vean que les sale competencia en la que ellos no entiendan como competir y vean que el mercado lo exige.

5. Puedes contarnos sobre la colección “Ocean” y describirnos las etapas desde que sacan las redes abandonadas hasta que tienes los anteojos en tus manos.

Todo empieza con el programa Net positiva de Bureo, ellos trabajan con la comunidad de Cocholgüe. Son los mismos pescadores los que sacan las redes del mar. La mayoría de las veces hay que esperar que el mar las devuelva a la costa.

Entran toneladas de redes de plástico al mar, lo ideal es prevenir que entren desde un principio, o sea los pescadores en vez de cortarlas, botarlas o quemarlas las guarden. El gran problema es que los pueblos costeros no tienen la infraestructura para botarlas, no hay contenedores ni camiones entonces no tienen nada que hacer. Justamente nosotros nos estamos haciendo cargo de ese problema.

Luego las redes se llevan a un punto, donde se recolectan y se pesan. Se les paga por cada kilo de red, se hace un fondo y se trabaja en conjunto con el sindicato y una ONG local para administrar los fondos para la comunidad.

Ahí las redes se llevan a Santiago y se hace el pellet. Nosotros diseñamos todo en Santiago y la producción se hace en Italia. En Chile no hay la tecnología necesaria, por eso no los hacemos acá, y tenemos que asegurarnos de hacer los mejores anteojos del mundo es por eso que los hacemos en la mejor fabrica del mundo que está en Italia. La eficiencia es gigante, y la huella de carbono es casi mínima.

6. Cuéntanos sobre la alianza con la empresa Bureo. 

Nos hemos convertido en muy buenos amigos. Los conocí en Chile hace un año y medio, un amigo mío nos hizo el link y nos dimos cuenta al tiro que había mucha química y conexión en lo que buscábamos, estábamos hablando el mismo idioma. Y me pasa que pocas veces conozco gente que sienta que estamos en la misma frecuencia. Y en la primera reunión dijimos tenemos que hacer algo juntos aunque ellos ahí estaban recién partiendo.

Ellos ya habían desarrollado el proceso de reciclaje de redes para sus tablas de skate. A través de Start Up Chile ellos tuvieron la oportunidad de llegar a Chile.

7. ¿Qué se viene en el futuro para Karün?

Es difícil pensar en el futuro porque hay mil ideas, para el próximo año queremos consolidar la venta de los anteojos de madera en Chile, California y Europa, en los mejores lugares, posicionarnos bien a través de la página web para que todo el mundo nos conozca. También estamos desarrollando nuevas líneas  que por ahora no puedo contar mucho. Solo les puede decir que van a quedar increíbles, con nuevos materiales. Hay que ir viendo porque no es tan fácil, por el tipo de material que se necesita para hacer anteojos, entonces si todo sale bien,  tendríamos una línea de plástico, de madera y la que desarrollaremos. Y por supuesto se vienen más colores y diseños.

 

Para más información aquí está su web: http://www.karunworld.com/

©Karün
©Karün
©Karün
©Karün
©Karün
©Karün
©Karün
©Karün