Ladera Sur Exploración con niños: guía práctica para descubrir el Reino Fungi sin salir de casa
Exploración con niños: guía práctica para descubrir el Reino Fungi sin salir de casa

Naturaleza

Exploración con niños: guía práctica para descubrir el Reino Fungi sin salir de casa

Los hongos son un mundo maravilloso que se puede ocultar a plena vista. Están en todas partes, y muchas veces faltan los ojos de un niño para poder verlos. En este artículo, Daniela Torres, biotecnóloga y directora de programas de la Fundación Fungi, e Ignacia Rojas Philippi, periodista del blog El Ciervo Volante, nos dan consejos para salir a explorar en familia y descubrir estas maravillas. Entérate acá de algunas curiosidades de los hongos, especies para buscar en la zona central y más detalles para compartir con los pequeños de la casa al momento de salir a buscar hongos.

 

Los hongos no son plantas ni animales, sino que componen su propio reino, llamado Reino Fungi. Dentro de la diversidad del Reino, hay de todos colores, formas, tamaños, sabores y olores. Enormes, deliciosos, horribles, diminutos. El mundo de los hongos es un mundo aparte, un reino que solemos olvidar y que podemos intentar incorporar al mundo de los niños. Les debemos tanto a los hongos, y les damos tan poco, ¿te imaginas cómo los hongos son parte de nuestra vida, de la historia de la humanidad y del planeta?

Acá algunos antecedentes para ayudar a los niños a volverse expertos en los hongos de su barrio:

Están en todas partes, no sólo en los bosques o en las empanadas de champiñones. Hay algunos que viven en los alimentos que se nos descomponen, como el que pone verde al pan cuando está muy viejo, esos son los hongos tipo moho. Otros, los ocupamos en nuestras comidas diarias como el pan, el chocolate, el café, todos estos productos necesitan de las levaduras para su fabricación. Las levaduras también son hongos. Otros, crecen con forma de champiñón en el patio del vecino o en las hojas secas acumuladas debajo de un árbol. Todos son hongos.

Digüeñes ©Ignacia Rojas
Digüeñes ©Ignacia Rojas

No viven sólo en otoño, los hongos están presentes durante todo el año y en todos los climas. ¡Respiramos más de 10 mil esporas en cada inhalación, están ahí!, son parte de nuestra vida. Sin embargo, en algunas épocas del año, como el otoño y primavera aparece una estructura del hongo que podemos ver a simple vista. Lo que vemos se llama esporoma, seta o callampa y es su parte reproductiva, aquella encargada de fabricar las esporas, que son como las semillas en las plantas. Esta estructura aparece sólo un par de días al año, mientras que su verdadero cuerpo se encuentra bajo tierra durante todo el año. Esa estructura es llamada micelio.

La principal función de los hongos es el reciclaje. Los hongos son los principales recicladores de nutrientes. Junto a las bacterias son los organismos encargados que todo se descomponga y disponer de los nutrientes a la tierra para la nueva vida.  ¡Ellos son los encargados del reciclaje en la naturaleza! Lo primero que vemos cuando trabajan los hongos es que descomponen materia, ¿verdad? Vemos un tronco podrido, por ejemplo, que empieza a desarmarse, poco a poco deja de estar tan firme, se vuelve blando y suave. Pero toda esa materia y energía no desaparece, los hongos la transforman para las futuras generaciones, nutriendo el suelo con la materia orgánica. Los hongos descomponen todo, desde la fruta en nuestra cocina, como el petróleo ¡Incluso se sabe de hongos capaces de descomponer plástico! Es tanta su maravilla para sanar los suelos que han sido utilizados para recuperar zonas devastadas con accidentes nucleares, como el caso de Chernobyl.

Artículo relacionado  Del huerto a la puerta de tu casa: una guía de huertos orgánicos de Chile (parte 2)

Son medicina. Los piratas usaban el moho del pan viejo en sus heridas para evitar que se infecten. Gracias a sus propiedades antibióticas los hongos los ayudaban a mantenerse sanos (aunque es mejor evitarlo porque no siempre funciona). Incluso hoy existen antibióticos vienen de hongos, es el caso de la penicilina, un remedio muy antiguo que se utiliza para tratar enfermedades graves.

Algunos son alimento: Ya conocemos quizás los champiñones del mercado, pero también en Chile hay muchas especies comestibles de hongos, como el changle, el gargal, loyo, digüeñes, morchella, entre otros. Sin embargo, la estrella de la gastronomía son sin duda las levaduras, el pan o el queque que se infla lo hace gracias a un proceso que hacen las levaduras llamado fermentación. Este mismo tipo de hongos son los que hacen yogurt, la cerveza, el vino, el chocolate, la salsa de soya, y tantas otras cosas ricas.

©Ignacia Rojas
©Ignacia Rojas

¡Vamos a terreno!

¿Qué necesitas? Lupa, una guía de reconocimiento (más abajo van alternativas impresas y digitales), cámara de fotos, lápiz y papel.

¿Dónde buscar? Cualquier espacio húmedo es propicio para los hongos. Orillas de la casa, lugares con poco sol, pies de los árboles, en las plazas, parques, troncos podridos, orillas de camino, estiércol de animales, cercos de madera, tocones de árboles talados. Para una exploración más extensa los parques locales son perfectos.

¿Cuáles hongos buscar? Cada zona tiene los suyos. Acá proponemos un checklist de los clásicos de la zona central y algunas pistas para encontrarlos:

Nombre:  Coprinopsis atramentaria

Coprinopsis astramentaria ©Fundación Fungi
Coprinopsis astramentaria ©Fundación Fungi

Descripción: este carpóforo o seta crece en grandes grupos en la época de otoño. Es de forma acampanada, las lamelas, esas láminas que van por debajo del sombrero, son grises tornándose negras y licuadas en la madurez.

Nombre: Estrella de tierra (Geatrum fornicatum)

©Álvaro Lara Aguila @el.recolector (Instagram)
Geatrum fornicatum ©Álvaro Lara Aguila @el.recolector (Instagram)

Descripción: de 5 a 8 cm de altura en forma de estrella o “bóveda” de 4 a 6 cm de ancho. Es posible encontrarlo en orillas de camino o habitando el bosque nativo.

Nombre: Amarillo de macetas (Leucocoprinus birnbaumii) 

Leucocoprinus birnbaumii ©Giuliana Furci
Leucocoprinus birnbaumii ©Giuliana Furci
Leucoprinus birnbaumii ©Giuliana Furci
Leucoprinus birnbaumii ©Giuliana Furci

Descripción: esta callampita es color amarillo azufre mate con numerosas escamas pequeñas. Mide entre 2 a 4 cm y es posible que incluso crezca en tu macetero.

Nombre: Cyclocybe aegerita

Cyclocybe aegerita ©Giuliana Furci
Cyclocybe aegerita ©Giuliana Furci

Descripción: carpóforo de color castaño a café con leche. Se agrieta al secarse. Tiene un anillo amplio, grueso y blanco. A veces el anillo parece café y porque las esporas caen sobre él. Es posible encontrarlo en la lo alto de los árboles y es comestible.

Nombre: champiñón ostra (Pleurotus ostreatus)

rhdr
Pleurotus ostreatus ©Daniela Torres

Descripción: este hongo crece en forma de terraza en troncos caídos o árboles vivos.
Es de textura lisa y el margen irregular. Su esporada es de color gris claro y algo lila. Es un hongo comestible y lo conocemos normalmente por champiñón ostra.

Artículo relacionado  El estrecho vínculo entre orquídeas y hongos: la importancia de las micorrizas para conservar a estas plantas en Chile

Nombre: Stereum hirsutum

Stereum hirsutum ©Fundación Fungi
Stereum hirsutum ©Fundación Fungi

Descripción: Hongos que crece en madera en forma de terraza. Tiene una textura aterciopeladas de color blanquecino. La tonalidad del carpóforo es anaranjada con tonalidades café.

Nombre: Cola de pavo (Trametes versicolor)

Trametes versicolor ©Álvaro Lara Aguila @el.recolector (Instagram)
Trametes versicolor ©Álvaro Lara Aguila @el.recolector (Instagram)

Descripción: Este hongo crece en forma de terraza, puede encontrarse de diferentes tonalidades desde el café al verde. Tiene poros en su àrte inferior y es de color blanco. Mide de 2 a 7 cm. Es un hongo medicinal.

Nombre: champiñón (Agaricus arvensis)

Agaricus-arvensis-Alvaro-Lara
Agaricus arvensis ©Álvaro Lara Aguila @el.recolector (Instagram)

Descripción: Champiñón blanco de lamelas rosadas. Tiene un anillo doble, amplio y que quebraja con el tiempo. Es escamoso en su cara inferior. Tiene olor a anís.  Mide de 7 a 20cm.

Nombre: Puff gigante (Calvatia cyathiformis)

©Ignacia Rojas
Calvatia cyathiformis ©Ignacia Rojas @ignaciarph (Instagram)

Descripción: este hongo es llamado puff gigante y puede medir hasta 25 cm. Es un gatrocarpo de color blanco cuando inmaduro y café al madurar. Tiene forma globosa y olor agradable. Es comestible sólo cuando esta totalmente blanco.

Nombre: Coprinellus disseminatus

Coprinellus disseminatus ©Fundación Fungi
Coprinellus disseminatus ©Fundación Fungi

Descripción: Este hongo nunca crece solo, siempre en grandes grupos. Su sombrero es acampanado de color gris crema cuando joven y café crema al madurar. Mide de 1 a 5 cm.

¿Cuándo se ven? Depende de la zona donde vivas y de las lluvias. Generalmente, los hongos aparecen unos días después de las primeras lluvias, cuándo el suelo se mantiene húmedo constantemente, y aparece el sol. Una referencia general por zona sería algo así:

  • Para la zona centro norte: entre agosto y octubre, posterior a las lluvias del invierno boliviano, que pueden dar pie a la aparición del desierto florido también.
  • Zona centro sur (Santiago): junio-octubre, después de las primeras lluvias otoñales y los rayos de sol, aparecen los hongos en la zona centro sur. La temporada se extiende hasta la primavera cuándo hay lluvias esporádicas y el suelo se mantiene húmedo y a temperatura tibia, gracias al sol.
  • Zona sur: Hay dos grandes épocas de avistamiento de hongos. Abril-mayo y septiembre-octubre. Otoño y primavera.
  • Zona austral: también en otoño y primavera, desde marzo a mayo y de octubre a enero.

¿No son peligrosos para los niños? Los hongos son venenosos a la ingesta, no al tacto. Esto significa que no es grave que los niños exploren de cerca, que los miren y que a veces los toquen. Basta con supervisar que no los coman para evitar el peligro. Tampoco es buena idea aspirar las esporas que liberan algunos en gran cantidad (como los puff o los mohos de la fruta podrida).

¿Cómo reconocerlos? A los niños les encanta tener una guía impresa a mano donde comparar las fotos con el ejemplar descubierto. Así pueden aprender su nombre y sus principales características. Algunas alternativas impresas y digitales son:

  • “Guía de Campo: Hongos de Chile” vol.1 y 2. Disponible en librerías.
  • “Hongusto” libro gratis descargable sobre hongos de la zona de Aysén. Se puede ver aquí.
  • “Exploradores del bosque” libro para niños de Catalina Mekis. Disponible en librerías.