Ladera Sur La luminosidad y profundidad del paisaje
La luminosidad y profundidad del paisaje

La luminosidad y profundidad del paisaje

Planificación, paciencia y persistencia. Estos tres conceptos pueden servir de ayuda al momento de sacar una fotografía, y su relevancia depende de lo que se quiere capturar con la cámara. Nuestro colaborador Andrés Puiggros nos comparte su experiencia aplicándolos en una visita al Parque Nacional Lauca, y nos muestra las fotos que salieron como resultado de lo que él quería transmitir y cómo lo logró. ¿Cuál te gusta más?

 

 

Hace poco vi un video de Marcus McAdam en el canal de Youtube de Photography Online sobre la iluminación en los paisajes y como abordarla. Me gustó mucho la aproximación que daba al tema, sobre todo por lo que mencionó sobre las “3P”: planificación, paciencia y persistencia. Dependiendo del tipo de fotografía que uno haga, cada una de ellas puede tener una relevancia distinta.

Muchas veces se ha hablado de lo importante que es volver a los mismos lugares fotografiados y conocerlos bien, tanto en su comportamiento ante distintas luces, así como su comportamiento durante las distintas estaciones del año, ello te dará mejores herramientas para poder obtener aquella foto que visualizas, podrás planificar con una mejor base de conocimiento del lugar.

La planificación puede ser a largo plazo o dentro del mismo día. A largo plazo, por ejemplo, puede ser tratar de obtener una salida de luna detrás de una montaña especifica o que la luz del atardecer ilumine tu sujeto de una forma especial; hoy tenemos herramientas tecnológicas que nos permiten planificar esto, sabiendo en qué días del año se dan las condiciones requeridas. Hay otras oportunidades en que debes planificar a corto plazo, como fue mi experiencia en una salida hace poco. Estando en un lugar, las condiciones dentro del día, o incluso en horas, pueden variar rápidamente, es importante poder planificar tu actividad fotográfica en ese momento dependiendo del lugar, clima, luz y condiciones particulares de ese momento.

Durante una salida al Parque Nacional Lauca, quería buscar un lugar para el atardecer y para ello tenia varias posibilidades que evaluar. El pronostico del clima era de tormentas aisladas, las que son comunes desde fines de primavera y en el verano, por lo que no podía planificar muy anticipadamente el lugar. Fui adecuándome a lo que iba pasando, desde nevazón intensa a neblinas que tapaban todo, para finalmente apostar por un lugar que conocía y se prestaba para probar algunas cosas que me habían llamado la atención en el video de Marcus.

©Andrés Puiggros
©Andrés Puiggros

La iluminación en un paisaje puede lograr cambios drásticos en el resultado fotográfico, no nos olvidemos que es lo que captamos, la luz reflejada de nuestro sujeto fotográfico. Un tema que aprendí del video mencionado es cómo la luminosidad de un lugar influye en la profundidad que se logra en la fotografía. No es lo mismo tener la luz en el primer plano que en los planos medios o distantes. Me animé a probar eso en un lugar que sabía que me podía servir. Tomé varias fotos a medida que iba cambiando la luz para poder registrar el proceso y después elegir.

EL lugar es en cordillera, a más de 4.500 msnm, por lo que al atardecer se aprecia claramente como la luz del sol va cambiando su ángulo e iluminando de forma diferente los planos del lugar, a medida las montañas más bajas van tapando su luz.

En las fotos a continuación se puede apreciar el cambio en la luminosidad del lugar a medida que cambiaba el ángulo del sol. Las fotos están subidas sin revelado, solo se recortaron algunas para obtener el mismo fotograma y poder comparar de mejor forma. Al verlas traten de darse cuenta donde se va la mirada, cual es el recorrido visual que hacen al ver la foto. Se darán cuenta que va cambiando a medida que cambia la luz, a medida que se iluminan distinto los planos de la toma.

©Andrés Puiggros
©Andrés Puiggros
©Andrés Puiggros
©Andrés Puiggros
©Andrés Puiggros
©Andrés Puiggros
©Andrés Puiggros
©Andrés Puiggros
©Andrés Puiggros
©Andrés Puiggros
©Andrés Puiggros
©Andrés Puiggros
©Andrés Puiggros
©Andrés Puiggros
©Andrés Puiggros
©Andrés Puiggros
©Andrés Puiggros
©Andrés Puiggros
©Andrés Puiggros
©Andrés Puiggros
©Andrés Puiggros
©Andrés Puiggros

Al observar una foto, la vista tiende a detenerse o darle prioridad a los sectores más iluminados y contrastados, es por ello por lo que, al ver las distintas fotos, nuestros ojos hacen un recorrido visual distinto y se fijan o detienen en distintos lugares. Esta es una herramienta muy útil cuando uno quiere dirigir la atención a un objeto o sector especifico de la foto.

Al estar en el lugar y haber presenciado la evolución de las luces, mi intención era poder destacar los montículos a la base de los volcanes, que siempre me han llamado la atención. Si los marco en la siguiente foto, si se fijan no se destacan ni aprecian bien.

©Andrés Puiggros
©Andrés Puiggros

Teniendo esto en mente, vuelvan a repasar las fotos con la distinta luminosidad y miren que pasa con ese sector, como gana o pierde relevancia según la luz que va bañando los distintos planos. Es un interesante ejercicio aplicable a cualquier lugar en que estén sacando fotos. El efecto de las nubes tapando el sol y dando luminosidad a distintos sectores en una escena es igual de aplicable que en este caso.

Finalmente escogí tres fotos para procesar en base a lo que estaba buscando, se las dejo en cronología de luz para que puedan ver el cambio. De ellas creo que la última, la con la luz solo en el plano del fondo, representa de mejor forma lo que quería transmitir. ¿Cuál te gusta a tí?

Payachatas desde Chucuyo ©Andrés Puiggros
Payachatas desde Chucuyo ©Andrés Puiggros
Payachatas desde Chucuyo ©Andrés Puiggros
Payachatas desde Chucuyo ©Andrés Puiggros
Payachatas desde Chucuyo ©Andrés Puiggros
Payachatas desde Chucuyo ©Andrés Puiggros

Noticias relacionadas

Productos relacionados