Ladera Sur Islas Galápagos: un museo natural encantado
Islas Galápagos: un museo natural encantado

Fotoreportajes

Islas Galápagos: un museo natural encantado

María José Arellano  y José Tomás Ríos nos invitan a conocer las Islas Galápagos, en Ecuador; un “laboratorio natural de la evolución” que ha sido central en el desarrollo del conocimiento que tenemos actualmente sobre la naturaleza.

©José Tomás Ríos
©José Tomás Ríos

Sin duda las Islas Galápagos son un destino imperdible si lo que buscas es conectarte con la naturaleza. Constituyendo un archipiélago del océano Pacífico y ubicadas a 972 km de la costa del Ecuador, las Islas Galápagos se formaron hace 5 millones de años como resultado de la actividad tectónica del fondo marino. El archipiélago cuenta con 13 islas principales y es uno de los grupos volcánicos más activos del mundo.

A diferencia de otros archipiélagos volcánicos, Galápagos conserva hoy la mayor parte de su biodiversidad original. Constituye una eco-región única, donde los procesos ecológicos están todavía activos y operando con escasa interferencia del hombre, lo que lo ha consagrado como un “laboratorio natural de la evolución”.

Estas islas reciben más de 200.000 turistas al año, que en su gran mayoría persiguen el turismo ecológico. Ahí, las distintas especies de animales, entre ellos tortugas marinas, iguanas, lagartos, albatros, leones marinos, tintoreras  y pingüinos son las dueñas del territorio.

©José Tomás Ríos
©José Tomás Ríos
©José Tomás Ríos
©José Tomás Ríos
©José Tomás Ríos
©José Tomás Ríos
©José Tomás Ríos
©José Tomás Ríos
©José Tomás Ríos
©José Tomás Ríos

Una de las especies más famosas son las tortugas gigantes, de las cuales se llegaron a identificar 14 razas diferentes. En la actualidad, varias de ellas están extintas debido a la caza desmedida de piratas y barcos balleneros, quienes capturaron mas de 13 mil tortugas para carne y aceite en el pasado. Una de las razas que ya no puede encontrarse en Galápagos es la tortuga gigante de pinta, de la cual en junio de 2012 murió su último ejemplar: “Solitario George”.

©José Tomás Ríos
©José Tomás Ríos

Existen diversas versiones en relación a los primeros habitantes de las islas, pero todas coinciden en lo difícil que era llegar y subsistir en ellas. Las embarcaciones que iban con destino a Galápagos solían desorientarse con la alta concentración de neblina, y los que lograban llegar a las islas morían envenenados o siendo presa de animalesLa naturaleza se hizo cargo de no permitir el asentamiento humano en Galápagos, y por ello es que durante mucho tiempo las islas se consideraron encantadas.

En 1973 se hicieron las primeras cartas de navegación y ellas permitieron la llegada de los primeros habitantes Alemanes, quienes partieron a las islas con la finalidad establecerse y de construir un gran hotel de lujo. Pero la historia tiene un desenlace misterioso, ya que todos los colonos comenzaron a desaparecer sin dejar rastro.

Las isla mas grande del archipiélago es Isla Isabela, que se originó por la fusión de cinco volcanes. Uno de ellos es Sierra Negra, que puede subirse en cinco horas de caminata y desde su cráter tener una vista panorámica del archipiélago.

©José Tomás Ríos
©José Tomás Ríos

Décadas atrás, el archipiélago era visto como un lugar de destierro y piratas. Al finalizar la II Guerra Mundial, el gobierno ecuatoriano decidió trasladar a centenares de reos desde el continente a Isla Isabela a cumplir sus condenas, conformándose así como una cárcel al aire libre que funcionó desde 1946 durante 13 años.

El único vestigio físico de los 13 años de funcionamiento de la colonia penal es el llamado “Muro de las Lágrimas”, una instalación de piedras volcánicas de basalto que fue construida por reos como limite y castigo. Hoy se puede llegar a estos vestigios en bicicleta desde el Puerto Villamil.

©José Tomás Ríos
©José Tomás Ríos

Santa Cruz es otra de las islas grandes y turísticas del archipiélago, y en ella se encuentra el mayor asentamiento humano de Galápagos: el poblado de Puerto Ayora.

En la isla de Santa Cruz se encuentra también la estación Científica de Charles Darwin, instalación que se construyó en honor a la estadía del naturalista en el archipiélago en 1835 y en las que se exhiben sus observaciones y anotaciones sobre la flora y fauna del lugar, y en las que se basó para formular su teoría sobre la evolución de las especies y la selección natural.

Sin duda es un viaje 100% recomendable y enriquecedor, que permite aprender sobre el respeto por la naturaleza y todos los seres que vivimos en ella.


Fuentes consultadas: sitio web del Parque Nacional Galápagos y sitio de turismo del Ministerio de Turismo de Ecuador

Galería (8)