Ladera Sur Colémbolos, los increíbles habitantes del mundo en miniatura
Colémbolos, los increíbles habitantes del mundo en miniatura

Galería de Imágenes

Colémbolos, los increíbles habitantes del mundo en miniatura

Estos diminutos animales se encuentran en todas partes, frecuentando sitios preferentemente húmedos como cerros, quebradas y bosques, o inclusive el patio de tu casa, composteras y charcos de aguas estancadas. Sin embargo, pasan desapercibidos y son ampliamente desconocidos. Por este motivo, nuestros colaboradores, Vicente Valdés y Bernardo Segura, retrataron a estos invertebrados y su milimétrico mundo en distintas regiones del país. ¿Quieres conocerlos? ¡Te los presentamos a continuación?

Muchas veces nos hemos topado con milimétricos animales que se asemejan a puntitos saltarines , ya sea en la hojarasca, en la tierra húmeda, en el compost, o bien flotando sobre pequeñas pozas de agua. Y quizás, más de alguno se ha preguntado “¿Qué será esto?”, pero dado lo diminuto de estos seres, usualmente no reciben mayor atención.

A continuación, les explicamos qué podrían ser estos extraños seres tan desconocidos, pero tan presentes e interesantes. Posiblemente, se trata de colémbolos… pero ¿qué son?

Orden Symphypleona en Puyehue, Región de Los Ríos ©Bernardo Segura
Orden Symphypleona, Puyehue, Región de Los Ríos ©Bernardo Segura

Técnicamente, los colémbolos son pequeños invertebrados de seis patas y parientes de los insectos. Hasta ahora, hay descritos aproximadamente 9.000 especies a nivel mundial, de las cuales 132 están presentes en nuestro país.

No poseen alas y la mayoría de las especies tienen un apéndice llamado “fúrcula”, que se ubica bajo el abdomen y le sirve a modo de resorte para dar grandes saltos, para así arrancar de posibles depredadores, como pequeñas arañas o ácaros.

Orden Symphypleona, Altos de Cantillana, Región Metropolitana ©Vicente Valdés
Orden Symphypleona, Altos de Cantillana, Región Metropolitana ©Vicente Valdés

Los hay de diferentes formas y colores, pero lo cierto es que son tan pequeños, que no es raro que pasen desapercibidos. En general, no miden más de unos pocos milímetros, aunque lo que no tienen en tamaño lo compensan en abundancia, y usualmente viven en grandes cantidades alcanzando hasta los 100.000 individuos por metro cuadrado, lo que los transforma en una porción importante de la biomasa terrestre.

Si nos vamos al origen de la palabra o a su etimología, entendemos una de sus principales características, que los define como tal. Collembola viene del latín “colla” que significa pegamento, y de “embolon” que significa pistón. Lo anterior hace referencia a otro apéndice llamado “Colóforo”, que es básicamente un tubo pegajoso que les da la capacidad de adherirse a las superficies resbalosas o lisas.

Orden Symphypleona en Quebrada de Córdova, Región de Valparaíso ©Vicente Valdés
Orden Symphypleona, Quebrada de Córdova, Región Valparaíso ©Vicente Valdés

En general, la identificación exacta de especies o géneros resulta extremadamente difícil en este grupo, sin embargo, es posible diferenciar entre los distintos órdenes incluso a simple vista. Los cuatro órdenes están presentes en Chile y son: Symphypleona, Entomobryomorpha, Poduromorpha y Neelipleona.

A los que pertenecen al orden Symphypleona se les conoce como colémbolos globulares por su cuerpo redondo (globoso), con antenas más largas que la cabeza. Los del orden Entomobryomorpha tienen un cuerpo alargado, con antenas y patas largas, y a menudo presentan escamas como las mariposas o polillas. Los del orden Poduromorpha son alargados, con un aspecto que recuerda a un gusano, poseen las antenas y patas cortas y gruesas. Por último, está el orden Neelipleona, que son diminutos y poseen un cuerpo globoso, pero con antenas más cortas que la cabeza.

Orden de colémbolos © Vicente Valdés, Entomobryomorpha ©Bernardo Segura, Poduromorpha ©Bernardo Segura, Neelipleona © Andy Murray
©Vicente Valdés ©Bernardo Segura © Andy Murray

Un tema importantísimo de tocar con relación a estos extraños y hermosos seres es su importancia en los ecosistemas. Como mencionamos anteriormente, son capaces de habitar casi todos los ambientes, aunque con notoria preferencia y frecuencia en lugares húmedos.

Además, al ser extremadamente abundantes y pequeños, se transforman en un eslabón crucial para las redes tróficas. Lo primero que podemos destacar es su función como sustento alimenticio para otros seres vivos como, por ejemplo, anfibios, reptiles, aves, peces y artrópodos varios (insectos y arácnidos principalmente).

Orden Entomobryomorpha Quellón, Chiloé, Región de Los Lagos ©Vicente Valdés
Orden Entomobryomorpha, Quellón, Región de Los Lagos ©Vicente Valdés

Por otra parte, la gran mayoría de los colémbolos se alimenta de vegetales, polen, bacterias, micelios y esporas de hongos y, por consecuencia, cumplen el rol de dispersores.

Son también excelentes detritívoros, contribuyendo con el reciclaje de nutrientes y la degradación de materia orgánica en descomposición, ya que son capaces de consumir desde hojas o troncos, hasta excremento o cadáveres. Gracias a lo anterior, se les considera como buenos aliados del compost. Unos pocos géneros de colémbolos son considerados carnívoros, porque se han especializado en comer otros artrópodos pequeños.

Orden Symphypleona, Quebrada de Córdova, Región Valparaíso ©Vicente Valdés
Orden Symphypleona, Quebrada de Córdova ©Vicente Valdés

Ahora vámonos a la parte práctica: ¿dónde podemos encontrarlos? Basta con salir a caminar a cualquier lugar natural, de preferencia con bastante humedad. Puede ser algún cerro, quebrada, bosque, en cualquier horario y en cualquier temporada.

Orden Entomobryomorpha, Región de BioBio ©Bernardo Segura
Orden Entomobryomorpha, Región del BioBío ©Bernardo Segura

Algunos tips son: buscar en hongos, especialmente entre las láminas de su sombrero, ya que allí los colémbolos suelen encontrar buen refugio y comida. Buscar también en la hojarasca húmeda, donde pueden encontrarse en grandes cantidades. Revisar los parches de musgos y el follaje de árboles y arbustos.

Orden Poduromorpha, Altos de Cantillana, Región Metropolitana ©Vicente Valdés
Orden Poduromorpha, Altos de Cantillana ©Vicente Valdés

De todas formas, es bastante posible que no sea estrictamente necesario visitar un lugar prístino o 100% natural, ya que también se pueden ver en los patios de las casas, en las composteras y en charcos de aguas estancadas, y quizás en cuantos lugares más.

Los colémbolos, son seres increíbles e imprescindibles, por eso es sumamente importante darlos a conocer y difundirlos a través de nuestras plataformas y redes sociales, para que la gente conozca su importancia y belleza.

Orden Poduromorpha, Cucao, Chiloé, Región de Los Lagos ©Vicente Valdés
Orden Poduromorpha, Cucao, Región de Los Lagos ©Vicente Valdés

Esperamos que cuando se topen, nuevamente, con esos pequeños animales, los miren con mayor atención, y de esta manera expandamos nuestra apreciación y cariño por la naturaleza desde lo más pequeño. Pueden encontrar más información en las páginas www.collembola.org y www.chaosofdelight.org.

Orden Poduromorpha, Altos de Cantillana, Región Metropolitana ©Vicente Valdés
Orden Poduromorpha, Altos de Cantillana ©Vicente Valdés
Orden Symphypleona, Quebrada de Córdova, Región de Valparaíso ©Vicente Valdés
Orden Symphypleona, Quebrada de Córdova ©Vicente Valdés
Orden Symphypleona, Llanos de Challe, Región de Atacama ©Bernardo Segura
Orden Symphypleona, Llanos de Challe, Región de Atacama ©Bernardo Segura
Orden Symphypleona, Quellón, Chiloé, Región de Los Lagos ©Vicente Valdés
Orden Symphypleona, Quellón ©Vicente Valdés
Orden Poduromorpha, Altos de Cantillana, Región Metropolitana ©Vicente Valdés
Orden Poduromorpha, Altos de Cantillana ©Vicente Valdés
Orden Entomobryomorpha, Lago Ranco, Región de los Ríos ©Vicente Valdés
Orden Entomobryomorpha, Lago Ranco ©Vicente Valdés
Orden Entomobryomorpha, Lago Ranco, Región de los Ríos ©Bernardo Segura
Orden Entomobryomorpha, Lago Ranco ©Bernardo Segura
Orden Symphypleona en Quellón, Chiloé, Región de Los Lagos ©Vicente Valdés
Orden Symphypleona, Quellón ©Vicente Valdés
Orden Symphypleona, Altos de Cantillana, Región Metropolitana ©Bernardo Segura
Orden Symphypleona, Altos de Cantillana ©Bernardo Segura