Ladera Sur » Nuevo informe de la UICN concluye que el contacto con fauna doméstica es la principal fuente de enfermedades infecciosas de origen animal
Nuevo informe de la UICN concluye que el contacto con fauna doméstica es la principal fuente de enfermedades infecciosas de origen animal

Noticias

Nuevo informe de la UICN concluye que el contacto con fauna doméstica es la principal fuente de enfermedades infecciosas de origen animal

Un nuevo informe de la Comisión para la Supervivencia de las Especies de UICN (CSE) concluye que el contacto y el comercio con animales domésticos y sus productos son, por mucho, la fuente más frecuente de enfermedades infecciosas humanas de origen animal. El informe, así mismo, destaca la poca evidencia que existe sobre el papel de la fauna silvestre en la trasmisión de enfermedades a los humanos, lo que podría representar un riesgo de propagación de nuevos patógenos, y que incluso, eventos únicos podrían tener consecuencias importantes.

El nuevo informe, titulado ‘Análisis de la situación sobre los roles y riesgos de la fauna silvestre en la emergencia de enfermedades infecciosas humanas’, fue publicado por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). En éste se analizan más de 5.000 fuentes que abarcan tres décadas, para examinar cómo las interacciones humanas con los animales domésticos y silvestres están vinculadas a las zoonosis (enfermedades que son naturalmente transmisibles de animales hacia humanos, como por ejemplo la rabia) y enfermedades infecciosas emergentes de origen zoonótico (enfermedades causadas por patógenos que se originaron en animales y que ahora se transmiten predominantemente de humano a humano, como por ejemplo el VIH/SIDA o el Coronavirus SARS-2).

Ganadería en San Fabián de Alico ©Jens Meier
Ganadería en San Fabián de Alico ©Jens Meier

Si bien el informe encuentra que todas las interfaces humano-animal representan un riesgo de enfermedad, destaca que alrededor del 99% de todos los casos humanos de zoonosis recurrentes provienen de animales domésticos y sus productos dentro de entornos dominados por el ser humano, ya sea a través de la transmisión directa o a través de sistemas de alimentos, agua o insectos.

En contraste, los autores encontraron evidencia publicada para sólo 47 eventos confirmados vinculados al comercio de vida silvestre durante los últimos 28 años. Esto equivale a menos de dos casos documentados por año, en comparación con un total estimado de mil millones de casos anuales directos o indirectos de zoonosis a nivel mundial. Sin embargo, el informe señala que, a pesar de la relativa escasez de evidencia de eventos documentados, el comercio de vida silvestre representa un riesgo de propagación de nuevos patógenos, y que incluso eventos únicos pueden tener consecuencias importantes.

Perro mascota en alcaldía en Lennox 2017 ©Elke Schüttler
Perro mascota en alcaldía en Lennox 2017 ©Elke Schüttler

“A raíz de la pandemia de COVID-19, se ha prestado mucha atención a la transmisión de patógenos animales a humanos en el comercio de fauna silvestre, que necesita ser monitoreado y regulado mucho más de cerca y de una manera bien dirigida”, dijo Richard Kock, co-autor del estudio, científico del Royal Veterinary College y del Grupo de Especialistas en Salud de Vida silvestre de UICN (IUCN SSC Wildlife Health Specialist Group, en inglés). “Sin embargo, no encontramos evidencia que justifique amplias prohibiciones para el uso sustentable y legal de fauna silvestre desde una perspectiva de riesgo de enfermedad. De hecho, tales prohibiciones podrían ser contraproducentes, ya que pueden empujar los mercados a la ilegalidad, con rutas de comercio desconocidas y probablemente más peligrosas”.

Artículo relacionado  La UICN clausura su Congreso Mundial por la Naturaleza y aprueba moción para preservar el 80% la Amazonía al 2025

A fin de abordar y minimizar los riesgos para la salud humana relacionados con los animales domésticos y silvestres, el informe destaca la necesidad de un enfoque holístico para detectar, monitorear, prevenir y controlar enfermedades infecciosas en poblaciones humanas y animales, que tenga en cuenta las numerosas interacciones entre humanos, animales domésticos, vida silvestre y salud de los ecosistemas: un enfoque conocido como “Una Sola Salud”. Respecto al riesgo de enfermedades en el contexto del comercio de vida silvestre específicamente, el informe llama a la implementación de medidas específicas y basadas en la evidencia, como una mejor vigilancia epidemiológica, mejor higiene y controles regulares de salud animal en los mercados de vida silvestre, al menos bajo las mismas normas requeridas para el comercio de animales domésticos; pero desaconseja el uso de prohibiciones generalizadas e indiscriminadas.

©Benjamin Balazs | Pixabay
©Benjamin Balazs | Pixabay

“Si bien muchas enfermedades pueden haberse originado históricamente en la vida silvestre, la evidencia disponible apunta claramente a las interacciones con animales domésticos como una fuente mucho más significativa de zoonosis en humanos. Si continuamos aumentando nuestra producción de alimentos de origen animal, no sólo impulsaremos una mayor pérdida de biodiversidad, sino que también aumentaremos aún más el riesgo de futuras pandemias. Necesitamos repensar la manera en la que interactuamos con el mundo natural y proteger y restaurar los ecosistemas que sirven como barreras ecológicas naturales que mantienen el equilibrio entre los humanos, los animales domésticos y la vida silvestre”, dijo Hernán Cáceres-Escobar, co-autor del estudio, científico en el Royal Veterinary College, de la Universidad de Sapienza de Roma y del Grupo de Especialistas en Salud de Vida silvestre de UICN (IUCN SSC Wildlife Health Specialist Group, en inglés).

Artículo relacionado  IUCN anuncia lanzamiento de nueva lista con "Estado Verde de las Especies" para medir la recuperación e impacto de las acciones de conservación

“En la prisa por abordar crisis como la de COVID-19, es natural hacer suposiciones sobre las causas, efectos y, por lo tanto, respuestas adecuadas a lo que a menudo son problemas complejos. Este informe destaca la poca evidencia que tenemos sobre el papel de la fauna silvestre en la transmisión de enfermedades a los humanos y, por lo tanto, cómo lo que puede parecer que son acciones obvias a tomar pueden no abordar realmente el problema principal, que es la producción no sustentable de alimentos a escala global”, dijo Dilys Roe, miembro del grupo asesor para este informe, Investigador Principal del Instituto Internacional de Medio Ambiente y Desarrollo (IIED, en inglés) y Presidenta del Grupo de Especialistas de Uso Sustentable y Medios de Vida (SULi, en inglés).

Disponible en inglés, lea el informe completo aquí.

 

Galería (1)