Ladera Sur Las desgarradoras imágenes de un oso polar hambriento en el Ártico canadiense
Las desgarradoras imágenes de un oso polar hambriento en el Ártico canadiense

Noticias

Las desgarradoras imágenes de un oso polar hambriento en el Ártico canadiense

Una imagen capturada en la isla de Baffin, Canadá, dio la vuelta al mundo. En ella se puede ver a un oso polar muriendo de hambruna, una especie vulnerable según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN). 

Hace unos días el fotógrafo de National Geographic y cofundador de la ONG Sea Legacy, Paul Nicklen, compartió en sus redes sociales un desolador registro que mostraba a un oso polar famélico y moribundo. Junto a él, Nicklen escribió: “Todo mi equipo de Sea Legacy estaba luchando contra las lágrimas y emociones mientras grabábamos a ese oso polar moribundo. Es una escena devastadora que aún me atormenta, pero sé que debemos compartir lo bello y lo desgarrador si queremos derribar la apatía. Así es como se ve la  hambruna. La atrofia de los músculos. Sin energía. Es una muerte lenta y dolorosa. Cuando los científicos dicen que los osos polares estarán extintos en los próximos 100 años, pienso en la población global de 25.000 osos polares muriendo de esta manera”.

My entire @Sea_Legacy team was pushing through their tears and emotions while documenting this dying polar bear. It’s a soul-crushing scene that still haunts me, but I know we need to share both the beautiful and the heartbreaking if we are going to break down the walls of apathy. This is what starvation looks like. The muscles atrophy. No energy. It’s a slow, painful death. When scientists say polar bears will be extinct in the next 100 years, I think of the global population of 25,000 bears dying in this manner. There is no band aid solution. There was no saving this individual bear. People think that we can put platforms in the ocean or we can feed the odd starving bear. The simple truth is this—if the Earth continues to warm, we will lose bears and entire polar ecosystems. This large male bear was not old, and he certainly died within hours or days of this moment. But there are solutions. We must reduce our carbon footprint, eat the right food, stop cutting down our forests, and begin putting the Earth—our home—first. Please join us at @sea_legacy as we search for and implement solutions for the oceans and the animals that rely on them—including us humans. Thank you your support in keeping my @sea_legacy team in the field. With @CristinaMittermeier #turningthetide with @Sea_Legacy #bethechange #nature #naturelovers This video is exclusively managed by Caters News. To license or use in a commercial player please contact info@catersnews.com or call +44 121 616 1100 / +1 646 380 1615”

A post shared by Paul Nicklen (@paulnicklen) on

Al preguntarle por qué no hicieron nada para ayudar al oso polar, Nicklen explicó: “Por supuesto que (esa idea) cruzó por mi mente. Pero no ando por ahí con una pistola tranquilizadora o con 180 kg de carne de foca”, e incluso si lo hubiese hecho, señaló Nicklen, sólo habría prolongado la miseria del oso. (Además alimentar osos polares en Canadá es ilegal).

Las imágenes grabadas en la isla de Baffin, en el ártico canadiense, dieron la vuelta al mundo y generaron gran revuelo a nivel internacional, sobre todo por la situación en la que hoy se encuentra esta especie, catalogada como Vulnerable por la IUCN. Se estima que no existirían más de 26.000 osos polares en el mundo y que la mayor amenaza que hoy enfrentan son el retroceso y derretimiento de las masas de hielo en el Ártico, producto del cambio climático.

Un estudio reciente realizado por investigadores de la Universidad de Washington, evidenció que en los últimos 35 años en el territorio donde habitan 17 de las 19 subpoblaciones de osos polares en el mundo, la cantidad total de días cubiertos de hielo había disminuido entre 7 a 19 días por década entre 1979 y 2014. Y que la concentración de hielo en cada una de las zonas del circulo ártico donde habitan los osos polares, había disminuído durante la temporada de verano –cuando los osos polares de trasladan a tierra firme a la espera de que la capa de hielo se recupere o vuelva a congelarse–.

Estas alteraciones en su hábitat ya han comenzado a afectar a los osos polares, los cuales no sólo han comenzado a moverse desde las zonas de hielo hacia tierra firme antes, manteniéndose por más tiempo en tierra firme y extendiendo de forma poco saludable su temporada de ayuno. Sino que también ha comenzado a obstaculizar su caza, que de por sí ya tiene bajas tasas de éxito: menos del 2% de las cazas de osos polares son efectivas. 

Photo by @cristinamittermeier // A few months ago, @PaulNicklen and I documented this heartwrenching scene we posted yesterday—a starving polar bear roaming through an abandoned Inuit camp along the shores of Baffin Island. Though it wasn’t possible for scientists to tell us exactly what had caused this bear to starve to death, we do know that he didn’t have any visible wounds and that he was not an old bear. Many of you have asked whether we could have saved this individual bear, but the hard truth is that he was on his last legs and his muscles had atrophied beyond repair. It would also have been illegal to feed him, to approach him, or to do anything to ease his pain. However, there is hope for the remaining polar bears if we want it. Click the link in our bio to learn more about the solutions available to achieve drawdown—the point where global warming reverses.

A post shared by SeaLegacy #TurningTheTide (@sea_legacy) on

Por lo mismo, diversos expertos han alertado que para 2050 el 30% de la población de osos polares habrá desaparecido debido a los cambios en su hábitat, lo que ha llevado a la especie a convertirse en la cara visible de los efectos del cambio climático en el medio ambiente.