Ladera Sur Colombia: Inusual avistamiento una osa de anteojos y su cría en zona protegida de Algeciras emociona a la comunidad
Colombia: Inusual avistamiento una osa de anteojos y su cría en zona protegida de Algeciras emociona a la comunidad

Noticias

Colombia: Inusual avistamiento una osa de anteojos y su cría en zona protegida de Algeciras emociona a la comunidad

Los ejemplares de esta especie (Tremarctos ornatus), también llamados oso de anteojos u oso andino, están catalogados como vulnerables a la extinción según la Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN. Los últimos avistamientos, captados mediante el uso de cámaras trampa, corresponden a ejemplares que se movilizaban entre el Parque Natural Municipal de Algeciras y el Parque Natural Regional Siberia Ceibas, al oriente del departamento del Huila, en Colombia. La especie es un indicador centinela del buen estado de los hábitats y ecosistemas por lo que su presencia ha emocionado a las autoridades. Este departamento cercano a Bogotá ya cuenta con 17 grupos de monitoreo comunitarios, integrados por 258 pobladores que adelantan acciones de conservación de especies amenazadas y que desarrollan procesos de conocimiento, conservación y proyectos productivos alrededor de la naturaleza.

Los ejemplares de Tremarctos ornatus, también llamados oso de anteojos u oso andino, están catalogados como vulnerables a la extinción según la Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN. Crédito: © CAMHUILA
Los ejemplares de Tremarctos ornatus, también llamados oso de anteojos u oso andino, están catalogados como vulnerables a la extinción según la Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN. Crédito: © CAMHUILA

Los osos de anteojos, también llamados osos andinos, son la única especie de osos que habitan las montañas y bosques de Sudamérica. Actualmente se encuentran en peligro de extinción, y su estado ha sido catalogado como de vulnerabilidad, de acuerdo con la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN). La sola presencia de estos mamíferos en un hábitat es indicativo del buen estado de los ecosistemas, dado que la especie es indicador centinela. Es por esto que el avistamiento el pasado tres de mayo fue motivo de alegría para los pobladores de Algeciras, un municipio colombiano del departamento del Huila, a 367 kilómetros de Bogotá.

En esta comunidad, la Corporación Autónoma del Alto Magdalena (CAM) comenzó en 2012 un programa especial de monitoreo que involucraba a pobladores y vecinos sensibilizados con las causas naturales, para que se conformaran en brigadas de vigilancia, monitoreo y conservación de espacios naturales, ya sea que se encuentren bajo un régimen de protección o no. El proyecto ha dado sus frutos, con la eventual conformación de 17 grupos que ya suman 258 integrantes. Estos grupos recorren extensas áreas, verifican poblaciones de especies, corroboran el estado de espacios naturales y verifican que campesinos y personas ajenas al sector no comentan delitos contra la fauna y la flora local.

El avistamiento de dos ejemplares de osos andinos o de anteojos (Tremarctos ornatus) soprendió a miembros de la brigada, conocidas como Grupos de Monitoreo de Fauna Hábitat Sostenible. Tanto la hembra como su osezno, se encontraban en óptimo estado de salud, según indicaron las autoridades. La mayoría de estos avistamientos son realizados por medio de la instalación de cámaras trampa, lo que facilita la identificación de animales con la mínima disrupción en los hábitats y ecosistemas, de modo que no se disturbe o interrumpa las vida silvestre.

Artículo relacionado  “Vida Manglar”: una iniciativa de carbono azul en Colombia

Centinelas del Huila avistaron también a un osezno, en buen estado, junto a su madre. Crédito: © CAMHUILA
Centinelas del Huila avistaron también a un osezno, en buen estado, junto a su madre. Crédito: © CAMHUILA

Este ha sido, además, un buen indicativo —según ponderan las autoridades— porque la presencia de una cría significa el primer evento reproductivo reportado en esta zona del departamento en el año y da muestra del buen estado de conservación del ecosistema y del valioso trabajo de monitoreo y seguimiento que adelanta este grupo conformado por jóvenes y adultos campesinos de este municipio, informó CAMHUILA. Los pobladores tratan de dar a conocer con su trabajo e impartir conocimientos sobre la gran riqueza en términos de biodiversidad que ofrece la localidad de Algeciras y que permite que especies como estas estén a salvo en esta región del país. Estos grupos también monitorean el estado de las poblaciones de otras especies que comparten estos hábitats, como puma (Puma concolor), el ocelote (Leopardus pardalis), el guara (Dasyprocta puntacta), y venado (Mazama rufina)

“Reportar la presencia de crías de una especie que mundialmente se encuentra Vulnerable a la extinción, es sin duda alguna un motivo de alegría para nuestro departamento”, manifestó Katherine Arenas, bióloga de la Corporación Autónoma Regional del Alto Magdalena (CAM). Arenas también subrayó que constatar que los bosques y montañas del departamento son el hábitat propicio para el único oso que habita Suramérica, es objeto de motivación más para continuar diseñando e implementando diferentes políticas públicas y líneas estratégicas de protección que se apoyen en la articulación comunitaria, para lograr que campesinos que cohabitan con las especies sean quienes los protejan, los defiendan y disfruten compartir sus territorios con especies de gran valor ecosistémico, cultural y ambiental.

Grupos de monitoreo por la conservación y biodiversidad

En el departamento del Huila, vecinos y pobladores han conformado grupos de monitoreo por la conservación de la fauna y biodiversidad. Crédito: © CAMHUILA
En el departamento del Huila, vecinos y pobladores han conformado grupos de monitoreo por la conservación de la fauna y biodiversidad. Crédito: © CAMHUILA

Los grupos de monitoreo que se han conformado en este departamento son claves para la conservación y protección de las especies. Por esta razón, en la ejecución del plan de conservación de especies amenazadas presentes en el Huila, la Corporación Autónoma del Alto Magdalena ha desarrollado actividades dirigidas a la preservación de algunas que son sombrilla junto con su hábitat, como es el caso del oso de anteojos, la danta de montaña, el cocodrilo del Magdalena y el águila real de montaña.

Artículo relacionado  Colombia: Una expedición reveló la sorprendente biodiversidad que la guerra ocultaba en el parque nacional Picachos

A partir de espacios de educación ambiental, los funcionarios de la entidad han identificado personas y comunidades que le apuestan a la protección de las especies y se conforman los denominados Grupos de Monitoreo Comunitario. “Un grupo de monitoreo comunitario de la biodiversidad es un conjunto de personas unidas por la voluntad de conservar los recursos naturales de su entorno, principalmente, las especies de fauna silvestre con las que cohabitan. Estos grupos están conformados por habitantes de áreas estratégicas de conservación, quienes cuentan con un importante conocimiento empírico sobre la biología y ecología de las especies”, indicó la bióloga de la CAM.

En el Huila, la CAM inició el proceso de monitoreo comunitario en 2012, y desde entonces se han consolidado con 18 grupos, integrados por más de 270 personas. La principal técnica de monitoreo que implementan con los grupos es el foto trampeo, herramienta que es utilizada para registrar animales que no son visibles fácilmente y que poseen bajas densidades. Se trata de un instrumento útil para determinar presencia o ausencia, realizar inventarios de fauna, identificar patrones de actividad, uso de hábitat, abundancia y son clave para determinar la densidad poblacional.

Galería (2)