Ladera Sur Carretera Austral: 5 consejos para tener a mano
Carretera Austral: 5 consejos para tener a mano

Naturaleza

Carretera Austral: 5 consejos para tener a mano

Nuestro colaborador Andrés Claro visitó por tercera vez esta ruta conocida como la más bella de Chile, y aquí nos entrega algunos consejos clave para tener en cuenta antes y durante el viaje, junto a sus espectaculares fotografías de la zona. 

El sur de Chile, debe ser uno de los lugares más maravillosos de todo el mundo. Por lejos. La belleza y la variedad de los paisajes a los que uno se enfrenta día a día, hacen que recorrer la Patagonia sea un viaje único.

 

Esta era mi tercera vez que recorría la Carretera Austral, y con mi señora decidimos seguir y manejar hasta Punta Arenas. Recorrimos más de 7.000 km ida y vuelta desde Santiago. Por el lado chileno llegamos hasta Cochrane, luego cruzamos a Argentina obligadamente –ya que el camino sólo llega hasta Villa O’Higgins– y volvimos a entrar por Puerto Natales. No es fácil. Hay que armarse de paciencia e ir bien equipados.

©Andrés Claro
©Andrés Claro

Hay varias cosas que llaman mucho la atención mientras uno viaja. Lo primero, es lo precarios y aislados que pueden estar muchos lugares en la parte chilena al sur de Puerto Montt. Salvo algunos pueblos más grandes, la desconexión y desabastecimiento no son extraños. Algunas cosas tan básicas, como un remedio para el dolor de guata, a veces es muy difícil de conseguir y hay que recorrer muchos kilómetros para encontrarlos.

Pero al mismo tiempo, esta precariedad es algo único y maravilloso. Hace que cada lugar sea auténtico y es algo que se debe aprovechar, ya que dado el crecimiento que está teniendo el país, muchos de estos lugares cambiarán a lo largo del tiempo. Si uno quiere desconectarse de la rutina, y conectarse con la naturaleza, ésta es una gran opción.

©Andrés Claro
©Andrés Claro

Algo constante que uno se encuentra en a ruta son los arreglos y mejoras que se hacen al camino. Si bien, desde la última vez que me tocó ir, hay muchas mejoras, es muy lento y da la sensación de que se avanza muy poco.

Para recorrer la Carretera Austral hay que tener muy claro desde antes qué es lo que se quiere lograr con el viaje. ¿A qué me refiero con esto? Las distancias son largas, y los tiempos para llegar de un lugar a otro, no calzan con los tiempos que uno demora en otros lugares de Chile. Esto, mezclado con lo alucinante que puede llegar a ser el camino, y las paradas inesperadas y espontáneas para tomas fotos, hace muchas veces que lo que uno puede planificar, no se cumpla.

Con todo esto dicho, aquí van algunas recomendaciones para viajar por la Carretera Austral:

1. Planificar bien

Confluencia río Nef y Baker ©Andrés Claro
Confluencia río Nef y Baker ©Andrés Claro

Son más de 1.200 km en total y es difícil abarcar todo. Mucha gente hace sólo una parte o fracción. La forma más fácil de acotar el viaje, es dividir en dos la Carretera Austral. La zona norte (desde Puerto Montt a Coyhaique) y la zona sur (de Coyhaique a Villa O´Higgins). Ambos tramos tienen atractivos alucinantes, lugares famosos y muy conocidos, y otros más desconocidos o secretos. Además, es más accesible y fácil recorrer la zona norte que la zona sur, ya que es posible realizarla desde Puerto Montt directamente.

2. Tomárselo con calma

Huemul ©Andrés Claro
Huemul ©Andrés Claro

Un dato bastante práctico, es que uno normalmente cuando planifica un viaje hace el cálculo de 100 kms = 1 hora. Por ejemplo, si fuéramos a Pucón, son 787kms y uno se demora aproximadamente 8 horas. En la Carretera Austral la velocidad promedio es la mitad o menos. O sea 100kms = 2 horas.

Esto sirve mucho para personas como yo, que antes de viajar armo una hoja de ruta en Excel, con distancias y tiempos estimados. Aunque la gran gracia está en ser capaz de improvisar y adaptarse a los cambios que el viaje te presenta. Hay que estar atentos a atractivos y lugares que no estaban planificados y que se presentan al ir viajando. Datos de otros viajeros, información en la ruta, etc.

Por ejemplo, el 2014 que fue un año muy caluroso y en el camino al glaciar Exploradores, paramos en el lago Bayo a bañarnos, ya que hacía mucho calor. Aquí nos encontramos con una pareja de extranjeros que venían hace muchos años todos los veranos a recorrer la Patagonia. Ellos nos dieron varios datos y uno de ellos fueron las cascadas de El Maqui, cerca de Puerto Guadal. Esta es una joyita muy poco conocida, ¡pero un lugar alucinante! Son unas cascadas con varios pozones, con una vista absolutamente privilegiada al lago General Carrera y Campo de Hielo Norte.

3. Ir preparados

©Andrés Claro
©Andrés Claro

Esto es algo que a veces se aprende a porrazos. Pero es clave ir bien preparados, sobre todo en equipamiento. Llevar ropa y equipo para las 4 estaciones, además de repuestos para el auto.

Algunos tips:

  • Abrigo
  • Ropa de lluvia y viento
  • Equipo de campamento
  • Carpa apta para 3 o 4 estaciones
  • Equipamiento para cocinar
  • Bidón de agua (hay agua en todos lados, pero siempre es bueno tener un bidón de agua a mano)
  • Rueda de repuesto y gata
  • No depender de la señal de celular. Por lo general, fuera de las ciudades grandes, sólo hay señal de una sola compañía. Así que tener la información necesaria descargada en el celular
  • Gorro y anteojos

Una vez, cometimos el error de no revisar la rueda de repuesto antes del viaje (error de novatos), y al pinchar a mitad de camino entre Cochrane y Tortel, paramos a cambiar el neumático, para darnos cuenta rápidamente que estaba pinchado también. Tuvimos que improvisar campamento a la orilla del camino, ya que era tarde, y al día siguiente partir temprano, a dedo con uno de los neumáticos a Cochrane. Parchamos el neumático, y vuelta a dedo hasta el auto. Perdimos más de un día en todo esto. Y para más remate, esa noche había sido la fiesta costumbrista de Tortel. Tremenda fiesta que nos perdimos y al día siguiente todo cerrado.

4. Presupuesto

©Andrés Claro
©Andrés Claro

Creo que, en general, viajar por la Carretera Austral no es barato. Siempre hay formas de hacer más económico el viaje, y eso va a depender del presupuesto de cada uno; hay varias alternativas desde hoteles, hasta hospedajes y campings. Algunos más equipados que otros.

En general, a mí me gusta la opción de hacerlo acampando, y mezclando entre lugares establecidos que ofrecen servicios básicos pero buenos, como ducha, y otras veces improvisando campamento en lugares más alejados. Es muy importante ser sumamente responsables. No sólo con la basura, preocupándonos de siempre dejar más limpio de lo que uno encuentra los lugares y ser extremadamente cuidadosos con el fuego, sobre todo en épocas de calor. Pero además, siendo cuidadosos con la gente local o los dueños de casa. A veces pueden ser muy amables si uno conversa con ellos antes, y no llega “a la mala” a acampar.

Pero hay algunas cosas y actividades, que vale la pena hacer por lo menos una vez en la vida. Una de éstas por ejemplo, es el rafting en Futaleufú. Este río, es uno de los más famosos del mundo para hacer rafting y kayak.

5. Transbordadores

©Andrés Claro
©Andrés Claro

Si bien esto tiene que ver con el primer punto, lo pongo como un tema aparte. Algunos tramos SOLO se pueden realizar en transbordadores o ferrys. Estos en temporada alta suelen coparse y hay que reservar con anticipación, lo que deja poco margen para jugar con los días. Una buena alternativa es planificar la ruta de ida por el lado chileno (bajar desde Puerto Montt) y hacer los transbordadores al principio, y regresar por Argentina (lo cual deja mayor margen para cambios de fecha).

En cuanto a los itinerarios recomendados, estos van a depender de:

  • El tiempo que se tengas disponible
  • Las ganas de manejar muchas horas al día (sobre todo para llegar o devolverse por Argentina)
  • Cuánto quieras recorrer. Si se quiere hacer la ruta completa, hay que tener varias semanas para recorrerla bien o por lo menos dos semanas, para hacerla express. Si bien esta alternativa puede ser buena, uno se lleva una “pincelada”.

Para terminar, hago una invitación a que mucha gente se motive a recorrer nuestro país. La cantidad de lugares alucinantes y únicos que tenemos, es tremenda. Y a través del uso que le damos a estos lugares, es cómo se les agrega valor. Mucha gente asocia vacaciones con salir de Chile. Es una buena opción. Pero Chile tiene muchísimo para ofrecer, en todas las épocas del año.

Vista a cerro Castillo ©Andrés Claro
Vista a cerro Castillo ©Andrés Claro

La Carretera Austral no sólo es un destino para el verano o para hacer durante varias semanas. Un puede irse un fin de semana largo o una semana en primavera u otoño, y uno se encuentra con paisajes totalmente distintos. En primavera, muchos lugares se inundan de flores de distintos colores. Tuve la suerte de ir por trabajo hace algunos años en noviembre, y estaba todo morado con los lupinos o chochos. ¡Un espectáculo!

Glaciar Leones ©Andrés Claro
Glaciar Leones ©Andrés Claro

Y por último, y muy importante, una invitación a ser turistas o viajeros responsables. Tanto con el medio ambiente como con las comunidades locales. Está en nosotros hacer la diferencia, enseñar al turista irresponsable, cuidar nuestros comportamientos con la fauna local y ser muy cuidadosos con los fuegos y la basura. Y muy importante: aportar a la economía local. Muchas veces es más barato ir al supermercado y estoquearse de comida. Pero el aporte que realizamos al comprar en almacenes y restaurantes locales, es tremendo.  Entre más consciente seamos mientras viajamos, mayor será nuestro aporte a desarrollar un turismos sustentable.