Ladera Sur Bolivia en bicicleta: tras las huellas de la pachamama
Bolivia en bicicleta: tras las huellas de la pachamama

Deporte y Aventura

Bolivia en bicicleta: tras las huellas de la pachamama

¿Una aventura sobre dos ruedas por el altiplano boliviano, conociendo paisajes inolvidables como Uyuni, ascendiendo y descendiendo montañas? Eso es exactamente lo que hicieron Claudia Kremsner y Markus Micheler, dos aventureros que, apoyados por la marca VAUDE –una empresa alemana de equipamiento outdoor sustentable que acaba de llegar a Chile– decidieron cruzar Bolivia desde La Paz hasta Argentina en bicicleta. Aquí el relato completo de esta travesía.

Nuestra aventura en bicicleta sería a través de Bolivia comenzando en La Paz, la ciudad con el puesto de gobierno más alto del mundo a 3.650 m. Es una ciudad que combina perfectamente lo tradicional y lo moderno. Por un lado, se puede ver a las mujeres del mercado vendiendo sus ropas tradicionales con productos diferentes o trayendo empanadas caseras, por otro lado los modernos rascacielos se elevan desde el centro de la ciudad. Abrumados por la hospitalidad y la amabilidad de los bolivianos, sentimos que llegamos rápidamente y en buenas manos. Los primeros días los usamos para la aclimatación, ya que la altura se siente de inmediato.

Listos para nuestra aventura, nos dirigimos hacia el sur de Yunga. Desde el inicio comenzamos a 4.725 m en el paso La Cumbre. Ya aquí, la naturaleza había lanzado su hechizo sobre nosotros. Una vez en la cima,  comenzaríamos un espectacular descenso serpenteante de 3.000 m a través de todas las zonas de clima y vegetación de América del Sur hasta la Cuenca de Beni. La transición entre las tierras altas de los Andes y las tierras bajas tropicales era impresionante.

Captura de pantalla 2019-06-14 a las 10.54.26 a.m.
©Claudia Kremsner y Markus Micheler

Los días siguientes, seguiríamos cuesta arriba o cuesta abajo a través de una exuberante vegetación. Los helechos grandes se alternaban con los arbustos de bambú y tropicales. Los aldeanos eran muy sociables y amigables. La cocina típica local, como una deliciosa sopa de quinua o pollo, sabía exquisito después de un día difícil.

Dejamos las Yungas a través de un largo ascenso pavimentado en el paso Abra Tres Cruces (4,729 m). El paisaje cambió bruscamente. Una combinación de juegos de luces de colores y paisajes áridos hacen de esta área algo especial. La mayoría de los pueblos consisten en casas de barro simples y la vida se lleva a cabo en la calle. Hay una plaza de mercado en cada pueblo con una iglesia donde una mujer en sus ollas ofrece sopa, llamas, arroz, papas o pasta. Esta vida simple pero sincera se siente realmente bien.

©Claudia Kremsner y Markus Micheler
©Claudia Kremsner y Markus Micheler

El paisaje de a poco se volvió más verde nuevamente y llegamos al pueblo de Choquecota, en la provincia de Oruro. Esta región es conocida por sus llamas, ya que la mayor parte de los agricultores vive de la crianza de ganado camélido y existen distintas variedades. Hay de pelo corto e incluso otras que parecen peluches, de pelo largo con coloridas bandas en las orejas, puedes maravillarte de todo aquí. Las llamas forman una imagen increíblemente armoniosa en medio de los paisajes del río verde con las montañas de nieve blanca en el fondo. Fascinados por la tierra y la gente, nos enamoramos de los pueblos indígenas de los Andes.

©Claudia Kremsner y Markus Micheler
©Claudia Kremsner y Markus Micheler

Finalmente llegamos al área alrededor de la montaña más alta de Bolivia conocida como Sajama (6,542 m). Desde aquí intentaríamos subir el volcán Acotango (6,052 m). El camino era increíblemente hermoso, pero también muy agotador con nuestras bicicletas completamente cargadas. Cuando estábamos a punto de armar nuestro campamento base a 5,200 m, un frente de mal tiempo se apareció obligándonos a permanecer en nuestra carpa durante las siguientes 15 horas, con nieve intensa y vientos fuertes. El día siguiente amaneció soleado. Estábamos seguros de que podríamos escalar el volcán. Pero cuando el próximo frente de mal tiempo se acercó a los 5,800 m, tuvimos que interrumpir el ascenso. De todas formas tendríamos una segunda oportunidad en este viaje para ascender un volcán.

©Claudia Kremsner y Markus Micheler
©Claudia Kremsner y Markus Micheler

Sobre caminos accidentados y arenosos nos dirigimos a otro espectáculo natural. Cruzamos el salar de Coipasa y el lago salado más grande del mundo: el salar de Uyuni. Abrumados por el tamaño y el blanco radiante de los cristales de sal, apenas podíamos creer en el mundo surrealista al que nos estábamos internando. Andar en bicicleta por el salar de Uyuni fue un punto culminante y un sueño hecho realidad para nosotros.

En Uyuni decidimos no ir al sur por la ruta clásica de las lagunas, sino que elegimos una ruta aislada y muy remota sobre las zonas más altas del Altiplano. Esta parte de nuestro viaje fue sin duda la más difícil. Nos desplazamos durante los próximos diez días a una altitud de entre 4.200 m y 5.000 m. También había un fuerte viento que se desplazaba a lo largo de la llanura, numerosos pasos empinados y una deteriorada ruta que nos desafiaba. Desafortunadamente, la comida se estaba volviendo escasa. La temperatura del día era de alrededor de 15 °C, cálido y con el sol brillando, pero tan pronto como el sol se ponía, las temperaturas descendían a -15 ° C y, algunos días, el viento casi nos volaba.

©Claudia Kremsner y Markus Micheler
©Claudia Kremsner y Markus Micheler

Después de unos días llegamos al pequeño pueblo de Quetena Chico, al pie del volcán Uturuncu. Aquí queríamos probar otra ascensión volcánica, esta vez en bicicleta hasta la cima. A temperaturas muy por debajo de 0 °C, partimos a las cinco de la mañana hacia el volcán. El Uturuncu se encuentra a una altitud de 6.018 m en la cordillera Lipez del sur. Un camino minero conduce a unos 400 m por debajo de la cima y es en gran parte transitable. En los metros restantes tienes que llevar la rueda. Un desafío que definitivamente valió la pena, una experiencia indescriptible e inolvidable. Sobrepasados con nuestras emociones, el tiempo parecía detenerse. Al regreso había un largo y técnicamente demandante descenso hacia Quetena.

©Claudia Kremsner y Markus Micheler
©Claudia Kremsner y Markus Micheler

Los hermosos paisajes nuevamente nos compensaron por el esfuerzo; los magníficos colores, las lagunas y los orgullosos flamencos nos dejaron sin aliento. Dejamos atrás estos impresionantes paisajes en Bolivia para cruzar la frontera hacia Argentina, donde terminaría nuestra aventura tras pasar cinco semanas en Salta.

©Claudia Kremsner y Markus Micheler
©Claudia Kremsner y Markus Micheler

Bolivia es fascinante y tiene mucho que ofrecer a los ciclistas: paisajes de ensueño, atractivos turísticos, una cálida hospitalidad y mucho más. Una cosa es segura… no olvidaremos este viaje tan fácilmente

VAUDE, es una marca alemana de equipamiento outdoor sustentable que a fines de 2018  ganó el Premio Mundial Ambiental para Empresas. La marca acaba de llegar a Chile a través de la tienda Límite Sur, una empresa chilena especializada en equipamiento outdoor que busca trabajar con empresas responsables. Puedes ver los productos disponibles de VAUDE en su página web.