Ladera Sur 5 espectaculares parques nacionales en Sudamérica para sorprenderse este verano
5 espectaculares parques nacionales en Sudamérica para sorprenderse este verano

Naturaleza

5 espectaculares parques nacionales en Sudamérica para sorprenderse este verano

Con la llegada del verano al hemisferio sur, junto a Merrell queremos invitarlos a descubrir 5 maravillosos parques nacionales en 5 países Latinoamericanos: Chile, Argentina, Colombia, Brasil y Perú, para disfrutar de la naturaleza y sus paisajes en estas vacaciones.

¡Este jueves 21 de diciembre damos la bienvenida al verano! Exactamente a las 12:29 horas de Chile, se producirá el solisticio de verano y para celebrarlo, junto a Merrell queremos compartir con ustedes una selección de 5 espectaculares parque nacionales en Sudamérica para disfrutar al aire libre durante sus vacaciones.

Se trata de áreas protegidas con paisajes muy variados que incluyen selva tropical, dunas y lagunas e incluso ambientes desérticos. No te pierdas esta selección con 5 destinos imperdibles en Chile, Argentina, Colombia, Brasil y Perú.

Chile: Parque Nacional Lauca

©Dieter Titz
©Dieter Titz

El Parque Nacional Lauca destaca como uno de los principales atractivos de la región de Arica y Parinacota en la zona Norte de Chile. Esta área protegida de 137.883 hectáreas alberga una rica variedad de especies entre las que se cuentan la llareta, el cactus candelabro  o la queñoa, el árbol que crece a mayor altura en el mundo, además de animales como las características llamas y vicuñas, o aves como las taguas y flamencos, dependiendo del sector en el que se esté.

©Dieter Titz
©Dieter Titz

Dentro de sus principales atracciones están el complejo eruptivo Nevados de Payachata (nombre que en aymara significa “dos hermanos”), conformado por los volcanes gemelos Parinacota y Pomerape –ambos con más de 6.000 msnm–; el bofedal de Parinacota, una ciénaga pantanosa que reúne una gran variedad de aves; o el lago Chungará, el tercero más alto del mundo.


Argentina: Parque Nacional Talampaya

©Benjamin Dumas
©Benjamin Dumas

Ubicado en una cuenca geográfica formada hace 250 millones de años por factores telúricos, el Parque Nacional Talampaya y su vecino y complementario Parque Provincial Ischigualasto, ofrecen un verdadero espectáculo para la vista. Este lugar de clima desértico, ha sido por años un gran foco de interés para geólogos y paleontólogos, pero también para los turistas: cada año llegan cerca de 60 mil personas a conocer sus impactantes formaciones rocosas de hasta 160 metros de altura, e imponentes cuencas formadas por factores telúricos y erupciones provocadas hace millones de años.

Aquí no sólo llaman la atención sus enormes paredones de tonos rojizos con extrañas siluetas esculpidas por el viento y la lluvia, sino también su riqueza arqueológica; se han encontrado petroglifos, fragmentos de cerámica pintada y otros elementos que comprueban que pueblos originarios habitaron esta zona entre los años 120 y 1180 d.C.


Colombia: Parque Nacional Utría

©hramirez
©hramirez

El Parque Nacional Utría alberga 54.000 hectáreas emplazadas entre el océano Pacífico y la serranía del Baudo hacia el Este. Aquí llaman la atención sus diversos biomas que incluyen la ensenada, un sector costero lleno de islotes formado hace 700 millones de años como consecuencia de erupciones volcánicas, que se encuentra flanqueado por la selva húmeda tropical; también sus manglares, únicos en su tipo, que contienen ecosistemas marinos y selváticos cuya biodiversidad y endemismo son de los más altos en el mundo. Además cabe destacar el bioma de los arrecifes coralinos que protegen la costa de la erosión marina.

©Luis Alejandro Bernal Romero
©Luis Alejandro Bernal Romero

Uno de los grandes atractivos del parque, es visitarlo en la temporada de avistamiento de ballenas (entre julio y noviembre) cuando las ballenas jorobadas llegan a la ensenada desde el Ártico y la Antártica. ¿Otro espectáculo? Cuando los manglares vuelven a cubrirse de agua por la noche, pueden verse pequeñas luces de colores verdes y azulados en el agua, se trata de pequeños organismos unicelulares que tienen una proteína, llamada luciferasa, que al entrar en contacto con el oxígeno se ilumina de colores (bioluminiscencia).


Brasil: Parque Nacional Lencois Maranhenses

©Artur Warchavchik
©Artur Warchavchik

Ubicado al noreste de Brasil en el estado de Maranhao, se encuentra el Parque Nacional Lencois Maranhenses, un lugar que alberga un inesperado paisaje para un país que suele asociarse a una tupida selva verde.  Aquí un centenar de blancas y ondulantes dunas contrastan con pequeñas lagunas de agua dulce y vegetación.

©Sylvain Bourdos
©Sylvain Bourdos

El parque tiene una extensión de 155.000 hectáreas con 70 km de playas y dunas, que alberga una gran cantidad de especies costeras entre ellas cangrejos, tortugas marinas y varias aves costeras y migratorias como el Tinta-réis.

Perú: Parque Nacional Manu

©Juanma Merino
©Juanma Merino

Con una extensión de casi 2 millones de hectáreas en el Parque Nacional Manu se puede encontrar desde ecosistemas característicos de la alta puna a 3.500 msnm, escasos en vegetación, hasta bosques nubosos y selva tropical. Aquí habitan especies como el oso de anteojos, el tapir, el jaguar o el gallito de las rocas, una llamativa ave cuyo macho ostenta una gran cresta y plumaje de color naranjo.

©Juanma Merino
©Juanma Merino

Muchos de los visitantes que llegan hasta aquí, vienen en busca de su avifauna, conocida por su gran variedad y llamativos colores. Uno de los mayores atractivos para ellos, es la famosa collpa de guacamayos a orillas del río Tambopata, donde se reúnen cientos de ellos.

El parque es además Reserva de la Biosfera y fue declarado en 1987 como Patrimonio Natural de la Humanidad por su singular biodiversidad. Un promedio de 3 mil visitantes elige este destino para visitarlo anualmente, llegan directamente en avión a boca Manu o desde Cusco distante a medio día en auto.