“Va a ser, al mismo tiempo, lo más difícil y lo mejor que hemos hecho en nuestra vida”, comenta Richard Stephenson, mientras Gareth Andrews asiente, muy atento, a su lado.

Ambos están juntos en Punta Arenas, haciendo un tiempo entre su itinerario de preparaciones para lograr un sueño que llevan planeando hacer por lo menos 10 años, desde Australia y Nueva Zelanda, donde cada uno vive: realizar la travesía más larga en Antártica, recorriendo 2023 kilómetros en esquís, sin soporte o restablecimiento, durante 75 días. Cada uno de ellos arrastrará un trineo de 160 kilos con todo lo que necesitan para sobrevivir la misión, cumpliendo también los objetivos científicos que tienen comprometidos. A esta travesía le llamaron Antárctica 2023.

Antarctica 2023
Richard y Gareth. Antarctica 2023

“Será la expedición más larga de esquí sin apoyo en la historia de la humanidad, si es que tenemos éxito”, dice Richard. Gareth, a su lado, sigue asintiendo. Tienen claro lo que sienten: ambos están ansiosos y emocionados. Tienen claro lo que van a hacer, sus objetivos, rutas y desafíos. Tienen claro, también, que estarán recolectando datos científicos sobre el clima en la Antártica y haciendo algo que inspiraría a jóvenes a perseguir sus sueños.

Pero también están atentos a cómo será estar en un lugar que jamás han visitado, más allá del papel, las fotos y los estudios -sin tocar tierra- que han hecho para realizar la misión. Esos días que llevan en Chile es parte del poco tiempo que han tenido ambos en un mismo lugar para ajustar los detalles. Y, probablemente, en una semana más, ya estarían lejos de la conexión y comodidad, inmersos en los prístinos y rudos paisajes del llamado continente blanco.

El origen de la aventura

Gareth y Richard suelen pasar sus días atendiendo pacientes. El primero se desempeña es anestesista en Australia y el segundo es médico de urgencias en Nueva Zelanda. Pero más allá de eso, en su corazón son amantes de la naturaleza, la aventura y unos maravillados de los polos. Por eso, ya terminando la crisis del Covid, en la que fueron parte de la primera línea, decidieron retomar uno de sus grandes sueños: realizar la travesía más larga de esquí sin apoyo en la Antártica. Es decir, confiando solo en ellos, entre ellos y el contenido que cargan en su trineo.

Antarctica 2023
Preparación en Svalbard. Antarctica 2023

La idea surgió en 2013. Richard es cuñado de Gareth y decidieron ir en su primera expedición juntos en esa fecha, con destino al Polo Norte magnético. Ahí estuvieron un mes desafiando el frío extremo, las tormentas polares, los mares abiertos y la presencia de osos polares. Aun así, surgió la inquietud de probar suerte en un destino alucinante. “Partió como una idea, un pensamiento de que tal vez algún día iríamos a esquiar a la Antártica. Desde entonces se ha convertido en este increíble proyecto”, explica Gareth.

Luego de eso, en 2016 completaron un cruce sin apoyo de la capa de hielo de Groenlandia recorriendo 550 km en 26 días. Posteriormente, en 2019, completaron la primera travesía de esquí sin apoyo y balsa de Islandia a través del glaciar Vatnajokull y el primer descenso del río Skjalfandafljot desde su nacimiento hasta el mar (300 km).  Y en 2022 realizaron un viaje de 350 km en 20 días a través de Svalbard para prepararse para Antártica 2023, probando el equipo que llevarían a su próxima expedición.

“Lo que hemos hecho hasta este punto ha sido acostumbrarnos, sentirnos cómodos y seguros operando en este tipo de entornos. Luego, en este último año hemos hecho un montón de preparación física, tratando de asegurarnos de que estamos en forma y lo suficientemente fuertes para sobrevivir”, asegura Richard.

– ¿Por qué eligieron como un destino a la Antártica?

Richard (R): – Supongo que es un lugar que nos ha fascinado a los dos. Siempre hemos estado obsesionados por las regiones polares; por la belleza prístina, cruda y dura de los paisajes, por el contraste entre el negro de las rocas y el blanco de la nieve, por la asombrosa vida salvaje que se encuentra en estos lugares, pero también por el hecho de que representan algunos de los espacios naturales más prístinos y relativamente vírgenes del planeta. La Antártida es la tipificación absoluta del ejemplo clásico de naturaleza pura, ya sabes, de tener una parte tan enorme del planeta que no tiene ninguna habitación humana permanente. Y, aunque claramente tiene y está sintiendo los impactos del cambio climático, sigue siendo la mayor área de ambiente natural en el mundo.

Gareth (G): -También la Antártica juega un papel tan importante en el clima global. Como dijo Rich, es la última zona virgen de la Tierra. Así que, si podemos contribuir de alguna manera a través de nuestra expedición tanto a la conservación de la Antártica como a nuestro conocimiento del clima antártico y, por tanto, del clima global, creo que podemos hacer una contribución significativa a las generaciones futuras.

– ¿De dónde viene este interés por la aventura, especialmente en una misión tan lejos de casa?

R: -Quiero decir que siempre me ha interesado la naturaleza y las zonas salvajes, desde que estaba en el colegio. Siempre me ha fascinado la idea de que el ser humano exista con una vida muy dependiente del entorno natural. De hecho, fui arqueólogo antes de ser médico, y estudié las culturas cazadoras-recolectoras. En realidad, a través de un interés por el aire libre y que en el exterior puede haber urgencias médicas, elegí estudiar medicina. Así que para mí lo primero era la naturaleza y lo segundo la medicina.

Artículo relacionado
Estudio reveló el origen de pingüinos en aguas templadas de Nueva Zelanda, no en la Antártica

G: -También, siempre he estado interesado en la naturaleza y en los lugares salvajes, desde una edad muy temprana. Para mí, las regiones polares son simplemente la esencia de la aventura, lo salvaje, lo bello, remoto y aislado. Se experimentan estos lugares de una forma muy especial estando solo o con tu mejor amigo. La mayor parte del tiempo es muy duro, desagradable y frío. Pero, cada un par de minutos o días se ve la luz que se refleja en el hielo, la puesta de sol y eso es increíble. Creo que la Antártica es la cúspide de eso, por eso la quería conocer.

-Los dos son médicos. ¿Creen que su profesión les ayuda en términos de seguridad en esta expedición?

G: – Sí, definitivamente. Creo que cuando estamos tan lejos del rescate y es una expedición tan larga, de un par de meses, puede haber fatiga y aparecen problemas médicos, por ejemplo, infecciones en el pecho, ampollas, lesiones musculares y ese tipo de cosas. Creo que tenemos una verdadera ventaja al ser médicos, ya que somos capaces de gestionarlas sobre la marcha.

El día a día

La travesía de Richard y Gareth de esquí sin apoyo empezará en la costa del mar de Weddel, en el borde de la plataforma de hielo flotante Ronne-Filchner, terminando 75 días después en la base del glaciar Reedy, en la costa interior de la plataforma de hielo Ross. De esta forma, recorrerán 2023 kilómetros en total (1368 desde la costa al Polo Sur y 655 desde la base del glaciar a la plataforma de hielo).

Antarctica 2023
Antarctica 2023

Si se habla de cómo será cada día de estos deportistas, tendrán que esquiar 27, 7 kilómetros al día, a unos 3-4 kilómetros por hora. Pero, además, tendrán que cargar 160 kilogramos cada uno, en un trineo que llevará la comida necesaria, carpas, entre otros elementos, además de un equipo de cotejo de datos climáticos que usarán para la parte científica de su expedición.

Esto significa que se despertarán cada día a las 6 am, a -30° grados, guardan sus cosas, cocinan su desayuno y a las 8 am empiezan a esquiar hasta las seis de la tarde, tomando 10 a 15 minutos de descanso cada hora y media, para llegar a comer, recuperarse y dormir. Eso, durante cuatro meses.

– Cuando nos comentaron de la expedición, hablaron de que este viaje fue concebido por exploradores hace 100 años. ¿Por qué creen que ha llegado el momento de hacerlo?

R: -Bueno, a lo que se refiere eso es que Ernest Shackleton fue la primera persona que se puso como misión cruzar la Antártica por tierra, pero abandonó la misión cuando su barco, el Endurance, quedó atrapado, en lo que se transformó en una de las historias más conocidas de supervivencia del mundo. Él planeaba hacerla con soporte al tener dos equipos que irían con suministros. Creo que ahora estamos en una etapa en la que tenemos cierto conocimiento de la Antártica, con un buen equipo a nuestra disposición. Entonces es el momento adecuado considerando nuestra motivación y preparación para hacer esta expedición. Todas estas cosas se han juntado y pensamos que ahora es el momento de hacer un intento.

-En ese contexto, viajarán más de dos mil kilómetros en 75 días. ¿A qué se debe esa extensión?

G: -Básicamente nos lleva a través de casi todo el continente. Empezaremos en el borde del Mar de Weddell, al norte de la isla Berkner, luego cruzaremos la plataforma de hielo de Ronne, pasando por las montañas Pensacola, en la isla Reina Isabel. Eso hasta llegar al Polo Sur, y desde allí hasta el glaciar Reedy, en la base de las montañas transantárticas, hasta la plataforma de hielo Ross. Es algo único poder cruzar el continente antártico y, al hacerlo, será el viaje de esquí sin apoyo más largo y también el conjunto de datos científicos más largo desde la expedición de Scott hace más de 110 años. Así que creo que el hecho de poder cruzar el continente en línea recta tiene implicaciones realmente importantes para la recogida de datos científicos.

Preparación en Svalbard. Antarctica 2023
Preparación en Svalbard. Antarctica 2023

– ¿Y los 75 días?

G: -Ese es todo el tiempo que nos dieron. Nos gustaría que fuera más largo. Con este tiempo no podemos tener ni días perdidos por las tormentas. Así que está justo en el borde de lo que es posible desde una perspectiva de resistencia humana. Sólo para ponerlo en contexto, la gente que viaja en la Antártida con trineos pesados sobre esquís generalmente va entre 15 y 20 kilómetros al día. Así que para nosotros ir entre 27 y 30 kilómetros al día es un esfuerzo enorme. 75 días es la duración de la temporada antártica este año, en términos de lo que puede ser suministrado por la logística y los equipos de búsqueda y rescate. Así que vamos a empezar probablemente el 8 de noviembre y luego terminaremos como el 18 de enero.

Artículo relacionado
Sobre aventuras, viajes y desafíos personales: ocho libros para aventurarse en esta cuarentena

– ¿Por qué eligieron hacerlo en esquís?

G: -Porque es la forma más pura y eficiente de un viaje polar. Sólo somos nosotros con nuestros trineos. Vas solo tu por tu cuenta. Tanto a Rich como a mí nos gusta mucho esa idea de que eres completamente autosuficiente. Es un paso tras otro y eventualmente llegaremos allí. Cuando lleguemos al final, lo habremos hecho. Ya sabes, nadie nos habrá ayudado. Hemos tenido mucha ayuda de todo tipo de personas, pero nadie nos habrá ayudado a dar cada paso, cada día. Así que creo que es algo bastante único.

– ¿Qué considera que será lo más difícil una vez que estén en terreno?

R: -Creo que el elemento psicológico es el mayor desafío, la fortaleza mental que necesitaremos para levantarnos todos los días, queramos o no, tengamos frío estemos cansados, si echamos de menos a nuestras familias en casa. Tenemos que recorrer la distancia. Así que la dureza psicológica que vamos a tener que tener día tras día va a ser realmente significativa. Creo que eso es al menos un componente tan importante, si no más, que el lado físico del desafío. Ambos tenemos familias jóvenes, niños pequeños. Otra cosa desafiante es el viento constante que hay. Los primeros 50 días de la expedición vamos a tener el viento en la cara todo el día, todos los días.

Antarctica 2023
Preparación en Svalbard. Antarctica 2023

– ¿Hay algún lugar en particular en la ruta en el que sepan que tienen que tener más cuidado?

G: -Hay un par de lugares clave cuando entramos en las montañas de Pensacola, a medida que subimos por las montañas, en los que hay muchos campos de grietas. Así que vamos a tener que ser muy cuidadosos justo en la transición entre las montañas y la meseta polar. A partir de ahí, sólo hay una pequeña sección en el camino hacia el Polo Sur que las dos capas de hielo se mueven una al lado de la otra. También hay problemas con las grietas. Están son lo más peligroso de la expedición; esos enormes agujeros bajo el hielo que no puedes ver. A veces la nieve que las cubre puede ser muy fina. Así que puede ser muy peligroso. Y luego, hacia el final de la expedición, cuando bajamos por el glaciar Reedy a la plataforma de hielo Ross, de nuevo, cuando los glaciares bajan y se ralentizan sobre las montañas, simplemente se rompen en estas enormes grietas. Así que es otra área donde vamos a deber tener mucho cuidado.

La ciencia detrás de la expedición y planificación

Además de cumplir un sueño y desafiar los límites de lo humanamente posible, Gareth y Richard tienen otra misión: recolectar información científica a través de su travesía. Trabajan junto a la Antartic Science Foundation y científicos del Australian Antartctic Program, quienes están monitoreando los datos enviados, que pocas veces son de los lugares que los médicos visitan.

Sus trineos fueron modificados para ser verdaderas estaciones de clima móviles que proyectarán la información recolectada a un satélite que será monitoreado por científicos. Se trata de datos de la temperatura del aire, presión barométrica, características y patrones de las nubes, propiedades de la superficie del hielo, radiación solar, contenido de humedad y la velocidad del viento.

“Esta es una oportunidad increíble para reunir datos científicos. Nos ha sorprendido bastante lo interesados y entusiasmados que estaban estos centros de obtener datos de una expedición como esta, incluso porque somos solo dos personas y no podemos llevar tanto equipo pesado, ni gastar mucho tiempo haciendo mediciones científicas. Pero como muchos de los datos climáticos de la Antártica se basan en puntos muy específicos, necesitan ser calibrados con datos terrestres reales. Así que los datos que recogemos se utilizan para calibrar los modelos y asegurarse de que los datos de teledetección a mayor escala, que se obtienen a través de los satélites, proporcionen cifras reales, entre otras cosas interesantes”, comenta Richard.

– ¿Qué ha sido lo más difícil de planificar toda esta expedición?

G: -La recaudación de fondos y el patrocinio. Es un enorme esfuerzo logístico sólo llegar a la Antártica. Hay mucho trabajo para encontrar gente increíble que nos apoye. Tenemos algunos patrocinadores increíbles. También, Rich vive en Nueva Zelanda y yo en Australia, así que tratar de planificar la expedición a través de dos países es un verdadero desafío porque nosotros no pasamos mucho tiempo juntos. Así que hemos tenido una semana muy ocupada en Punta Arenas de hacer todas las cosas que deberíamos haber estado haciendo en los últimos tres años (ríe). Es la primera vez que un montón de equipo y toda la comida ha estado en el mismo lugar.

Preparación en Svalbard. Antarctica 2023
Preparación en Svalbard. Antarctica 2023

– A días de partir, ¿están nerviosos?

G: – Sí, creo que estamos nerviosos y emocionados porque es algo que hemos estado planeando durante mucho tiempo y que significa mucho para nosotros. Y porque estamos a punto de convertirnos probablemente en las personas más aisladas del planeta. Nos dejarán en el borde del Mar de Weddell y estaremos solos, distanciados a miles de kilómetros de cualquier otra persona en la Tierra. Así que es muy emocionante.

La travesía se podrá seguir a través de su sitio web y redes sociales.

Comenta esta nota

Comenta esta nota

Responder...