Ladera Sur Mixomicetos: los extraños organismos que parecen sacados de una película de ciencia ficción
Mixomicetos: los extraños organismos que parecen sacados de una película de ciencia ficción

Naturaleza

Mixomicetos: los extraños organismos que parecen sacados de una película de ciencia ficción

Nuestra colaboradora Antonia Pérez, nos invita a conocer un poco más del extraordinario mundo que podemos encontrar en nuestros bosques. Esta vez, los protagonistas son los mixomicetos unos organismos complejos que pertenecen al reino Protozoa y que se pueden encontrar  en todos los ecosistemas terrestres, siendo más abundantes y diversos en los bosques tanto templados como tropicales. ¡Más detalles aquí!

Como el sistema venoso, con muchas ramificaciones pequeñas, pero de un color amarillo intenso. Como cabezas de alfiler de color naranjo o esponjas adheridas a troncos en descomposición. También como bolitas gelatinosas emergiendo de manera ordenada desde una superficie aparentemente lisa de madera o como aglomeraciones de algas completamente blancas que contrastan con el color oscuro del suelo del bosque. ¿Pareciera que estoy mencionando características al azar? Son todas descripciones de seres vivos, de la apariencia de organismos que se clasifican en el grupo de los Mixomicetos y que habitan en Chile.

¿Dónde se ubican en el árbol de la vida?

©Antonia Pérez
©Antonia Pérez

Los seres vivos se clasifican, a modo muy general, en organismos que no tienen un núcleo definido (Procariontes) y en los que sí tienen el núcleo delimitado por una membrana (Eucariontes). En este último grupo es que se encuentran los 4 reinos que nos son más familiares: Plantae, Animalia, Fungi y Protozoa.

Los mixomicetos, llamados también mohos mucilaginosos o amebas gigantes, son organismos multicelulares que pertenecen actualmente al reino Protozoa (están en este grupo también las amebas), es decir son organismos complejos con un sistema reproductivo, aparato locomotor digestivo y la capacidad de producir energía. Digo actualmente, porque antes ya deambularon por los 3 otros grupos vecinos. Se los incluyó dentro de las plantas, junto a los animales (poseen células con la capacidad de moverse) y como parte de los hongos (a simple vista se ven muy similares a ellos, habitan en ambientes parecidos y se reproducen mediante esporas también). Y como resultado de este pasado es que todavía encontramos información sobre ellos principalmente en libros y guías de identificación de hongos. De hecho, son estudiados por micólogos, profesionales del área de la ciencia que se encarga del estudio de los hongos.

©Antonia Pérez
©Antonia Pérez

Exhiben estados muy diferentes y particulares a lo largo de su ciclo de vida. El cuerpo fructífero es la estructura encargada de la reproducción (el equivalente a una seta en los hongos).  Generalmente está sostenida por un pequeño pie y en su totalidad mide entre 1 y 200 mm de longitud. En su interior se producen las esporas, las cuales se liberan y dispersan para colonizar nuevos ambientes. Al establecer contacto con el suelo y en condiciones apropiadas, las esporas germinan dando lugar a células con capacidad de moverse (este movimiento puede llegar a ser perceptible a través del rastro que dejan en el sustrato) y luego, a una masa amorfa denominada plasmodio del que emerge el cuerpo fructífero.

©Antonia Pérez
©Antonia Pérez

Hasta el momento se han descrito mil especies aproximadamente, un número bastante reducido si se compara, por ejemplo, con las 100.000 especies de hongos que se han registrado en la actualidad. Se encuentran presentes en todos los ecosistemas terrestres, siendo más abundantes y diversos en los bosques tanto templados como tropicales. Crecen frecuentemente en lugares húmedos y sombríos sobre materiales en descomposición como troncos y hojarasca, pero también sobre la corteza de árboles y enredaderas vivas. Algunas especies poseen una estrecha dependencia con ciertas especies vegetales, lo que afecta directamente su presencia o ausencia. En Chile, por ejemplo, se han encontrado especies asociadas exclusivamente a ciertas especies de cactus.

Se alimentan de bacterias, levaduras y otros hongos, ejerciendo un control en las poblaciones de estos organismos, y de materia orgánica, como restos vegetales en descomposición.

Mixomicetos en Chile

©Antonia Pérez
©Antonia Pérez

En 1828 se publicaron los primeros reportes de Mixomicetos para Chile y en 1966 Waldo Lazo publicó el primer catálogo, mencionando las 77 especies que, para ese entonces, se creía que habitaban el territorio nacional. Sin embargo, los estudios se habían focalizado en la zona centro y sur del país. Recién en 2007 se publicó un estudio que incluía ejemplares de la zona norte, donde se describieron especies que habitan en lugares secos, en altura y/o con alta concentración de salinidad.

©Antonia Pérez
©Antonia Pérez

En 2013 se publicó un trabajo que incorporaba nuevas especies y así se estableció que en Chile habitan al menos 163 especies de Mixomicetos. No contamos con guías de identificación de las especies de Mixomicetos presentes en nuestro país ni con textos de divulgación que hablen sobre ellos. ¿Es necesario que existan? A pesar de ser un grupo poco numeroso y que pasa casi totalmente inadvertido, los beneficios asociados a su conocimiento, tanto para el cuidado de los demás seres vivos, así como para nosotros, son múltiples. Un solo ejemplo: si queremos cuidar nuestros bosques, tenemos que conocer a quiénes los habitan.

©Antonia Pérez
©Antonia Pérez

Mas información:

A través de la página web del proyecto Myxotropic (que investiga mixomicetos que habitan en zonas áridas neotropicales en territorio mexicano, chileno, peruano y argentino) se puede acceder a muchos estudios sobre estos organismos

Lado, C., De Basanta, D. W., Estrada-Torres, A., & Stephenson, S. L. (2013). The biodiversity of myxomycetes in central Chile. Fungal Diversity59(1), 3-32.

Lado, C., Estrada-Torres, A., & Stephenson, S. (2007). Myxomycetes collected in the first phase of a north-south transect of Chile. Fungal Diversity 25: 81-101.