Ladera Sur Inédita expedición en la Patagonia chilena: realizarán la primera travesía longitudinal en el Campo de Hielo Norte
Inédita expedición en la Patagonia chilena: realizarán la primera travesía longitudinal en el Campo de Hielo Norte

Deporte y Aventura

Inédita expedición en la Patagonia chilena: realizarán la primera travesía longitudinal en el Campo de Hielo Norte

Los exploradores Cristián Donoso y Harry Brito asumieron la osada misión de emprender la primera travesía longitudinal en el Campo de Hielo Norte, en la Región de Aysén, una de las últimas expediciones glaciares que quedan pendientes a nivel mundial. Equipados de elementos como kayaks, trineos, esquíes y cuerdas, los deportistas partirán desde Caleta Tortel hacia el norte, sorteando severas condiciones climáticas y ambientales. Aunque se trata de un rincón remoto, cualquier persona podrá seguir los reportes diarios del viaje a través de una plataforma virtual. Revisa aquí los detalles.

En los paisajes ataviados de blanco, donde reinan la nieve, el hielo y la roca, el humano pone a prueba todos sus límites frente al rigor de la naturaleza. Así ha ocurrido en el Campo de Hielo Norte, en los Andes patagónicos, donde la inmensa extensión de glaciares supone un desafío mayúsculo para todo aquel que se aventure en su lecho.

Expedición anterior de Cristián Donoso y Harry Brito en la Cordillera Darwin ©Cristian Donoso
Expedición anterior en la Cordillera Darwin ©Cristian Donoso

Mientras la zona sur de este campo de hielo ha sido más visitada, la porción norte se mantiene bastante inexplorada. Por este motivo, los exploradores chilenos Cristián Donoso y Harry Brito asumieron la osada misión de emprender durante la próxima semana la primera travesía longitudinal del Campo de Hielo Norte, en la Región de Aysén, una de las últimas expediciones glaciares de largo aliento que siguen pendientes a nivel mundial.

“Lo interesante de este proyecto es que el Campo de Hielo Norte es uno de los grandes desafíos que van quedando a nivel mundial de travesías integrales longitudinales, es uno de los últimos campos de hielo que no han sido cruzados longitudinalmente, es decir, a lo largo. Así que es un desafío inédito que no se ha hecho nunca. Nosotros esperamos lograrlo”, cuenta Cristián Donoso, explorador polar, montañista, yatista oceánico y académico en la Universidad San Sebastián.

Expedición anterior de Cristián Donoso y Harry Brito en la Cordillera Darwin ©Cristian Donoso
©Cristian Donoso

Para hacerse una idea, la travesía longitudinal más extensa que se ha desarrollado hasta ahora en este campo de hielo ha cubierto solo 3/4 partes de su largo – desde el glaciar San Rafael al sur- sin abarcar toda la sección norte, considerada la más difícil de explorar.

Esa sección, también denominada como Campo de Hielo Patagónico Norte, se emplaza solo en Aysén y tiene una extensión total aproximada de 4.200 km². En concreto, posee entre 50 y 70 km de ancho, y 120 km de largo, siendo esta última distancia la que recorrerán los montañistas, de sur a norte, cruzando para ello un mosaico de paisajes desafiantes, colmados de nieve, hielo y roca.

Ruta de la travesía por Google Maps – Gentileza Cristian Donoso
Ruta de la travesía en Campo de Hielo Norte. Gentileza Cristian Donoso

Donoso detalla: “Primero vamos a ir a Caleta Tortel, después vamos a ir navegando hasta el glaciar Steffen. Vamos a entrar al Campo de Hielo Norte por el glaciar Steffen, y desde ahí vamos a hacer una travesía de 120 km por glaciares, nieve y hielo. Además, vamos de forma autónoma, quiere decir que no recibiremos ningún apoyo externo de equipo. Llevamos todo lo que vamos a usar, no hay depósitos previos, ningún tipo de aprovisionamiento en la ruta. Es una expedición totalmente autosuficiente, donde nosotros vamos a cargar todas las cosas que vamos a necesitar en la expedición, y con unos trineos especiales para este tipo de travesías, que se llaman pulkas. También ocuparemos esquíes randonee, y en algunos sectores vamos a ir con crampones que son unos equipos que se ponen en los zapatos, con unas puntas que se agarran en el hielo”.

Expedición anterior de Cristián Donoso y Harry Brito en la Cordillera Darwin ©Cristian Donoso
Con trineos en expedición anterior en Cordillera Darwin ©Cristian Donoso

Para sobrellevar un periplo de esta envergadura, los exploradores son muy selectivos y estratégicos con cada gramo que transportan. Aunque pretenden realizar la travesía en unos 20 días, van preparados para un viaje de 35 días en caso de que se dilate por las condiciones ambientales. Junto al equipamiento outdoor, la avena, alimentos liofilizados, barritas de cereal y frutos secos no pueden faltar.

Pero eso no es todo

“Acceder a los glaciares no es fácil porque están aislados y hay que llegar vía marítima. Después para acercarse al glaciar hay que avanzar por zonas de bosque muy cerrado, medio selvático. Los glaciares tienen mucha grieta, entonces es difícil avanzar, porque tienes que ir sorteándolas. Después en las partes más altas, las grietas están ocultas, entonces nosotros tenemos que ir amarrados, y siempre existe el riesgo de caer en una grieta, así que hay que estar preparado. Y por lejos, lo más difícil es el clima durísimo del Campo de Hielo Norte, que tiene vientos huracanados, puedes tener días con muy mala visibilidad, muchos días de precipitaciones y viento blanco”, describe Donoso.

Expedición anterior de Cristián Donoso y Harry Brito en la Cordillera Darwin ©Cristian Donoso
Expedición anterior en cordillera de Darwin ©Cristian Donoso

En ese sentido, los tramos más complejos de la ruta son el comienzo y el final.

En un inicio deben cargar todo el equipo hasta llegar a la meseta de nieve, donde recién podrán jalar los trineos. “Eso es bastante peso, llevamos mucho equipo. Luego de entrar por el glaciar Steffen, haremos la travesía por la meseta y después viene la otra parte más difícil de la expedición, que es al final”, asegura.

Expedición anterior de Cristián Donoso y Harry Brito en la Cordillera Darwin ©Cristian Donoso
Expedición anterior ©Cristian Donoso

El explorador hace referencia al tramo de 1.000 metros de descensos con cuerda rápel al oeste de la cara norte del Monte San Valentín. “Es una bajada muy empinada, una ladera muy escarpada, son como 2.000 o 2.500 metros de desnivel, y eso tienes que hacer la bajada con cuerda, por estas laderas que son paredes muy verticales. Nunca nadie ha bajado por ahí”.

Además de ser una bajada larga y con un terreno mixto, está expuesta a vientos tempestuosos, bajas temperaturas y jornadas de baja visibilidad.

Expedición anterior de Cristián Donoso y Harry Brito en la Cordillera Darwin ©Cristian Donoso
©Cristian Donoso

Por todo lo anterior, es fundamental que los viajeros tengan resiliencia y tesón, pues “cuando hay buenas condiciones tienes que avanzar lo que más puedas, con jornadas largas y extenuantes. A veces puedes estar detenido por varios días, y tienes que hacer un refugio o cueva en la nieve y esperar. Por eso, cuando puedes avanzar hay que hacerlo rápido, y ponerle mucha fuerza al avance”, puntualiza Donoso.

Una montaña de desafíos

No cabe duda de que, para una hazaña de esta talla, los exploradores han entrenado con rigor para rendir y cumplir su objetivo, inclusive Donoso, quien ha navegado a vela por 21 países y realizado más de 60 expediciones en Patagonia, Antártica y el Ártico. De esa manera se ha convertido en el ser humano con más millas navegadas en kayak en Antártica, y en el único chileno en realizar expediciones de largo aliento en ambas regiones polares de la Tierra.

Con esta expedición, Cristian Donoso consolida su marca del humano que más kilómetros ha navegado kayak en el continente blanco © Equipo Integración Antártica
©Equipo Integración Antártica

En noviembre y diciembre pasado, por ejemplo, Donoso cruzó el Campo de Hielo Sur, en la misma zona de Aysén. Luego pasó enero en los gélidos parajes de la cordillera de Darwin, en la Región de Magallanes, junto a su compañero, el instructor y guía de montaña Harry Brito, con quien realizará una tercera expedición, esta vez en el Campo de Hielo Norte.

Como es de esperarse, esta iniciativa fue planificada minuciosamente durante el año 2020, donde recabaron información geográfica clave de este lugar. Para ello han contado con el apoyo de la carrera de Ingeniería en Gestión de Expediciones y Ecoturismo de la Universidad San Sebastián, la empresa de telecomunicaciones Tlink (que brinda un servicio premium de conectividad), The North Face Chile, Andesgear, Vertical y Expenews.

Expedición anterior de Cristián Donoso y Harry Brito en la Cordillera Darwin ©Cristian Donoso
©Cristian Donoso

Y aunque se trate de un sitio remoto, la buena noticia es que todas y todos pueden seguir los reportes diarios de esta travesía a través del sitio Expenews, mirando incluso en un mapa el avance de los deportistas.

Mientras tanto, la planificación de los futuros destinos no cesa. “Tenemos muchas travesías en mente, por supuesto. Por mi lado tengo un proyecto con otro compañero, Exequiel Lira, de ir a Antártica en el verano de 2022 y 2023, en una larga travesía con kite, estamos haciendo las gestiones para conseguir permisos. Y otras travesías que tengo programadas en kayak, en la zona de Golfo de Penas y el Estrecho de Magallanes”, adelanta.

Pero primero, tendrán que surcar al inexplorado Campo de Hielo Norte, como nunca nadie lo ha hecho antes.

Galería (8)