La primavera es la estación del año donde los colores de las plantas inundan los paisajes. Terminando el frío que trajo el invierno, algunos pequeños brotes y nuevas flores adornan el camino, incluso en las zonas más urbanas.

Pablo Guerrero, investigador del Departamento de Botánica de la Universidad de Concepción y del Instituto de Ecología y Biodiversidad (IEB), comenta: “En general la floración se relaciona con los polinizadores y, la gran mayoría de las veces estos son insectos, los que adquieren actividad con el calor, es decir, con la llegada de la primavera. Entonces es un excelente momento. Además, como está terminando el invierno, el suelo está más húmedo”.

Estos factores permiten que “se sienta la primavera” y la flores adornen no solo las montañas y jardines propios, sino que también los recorridos diarios o las plazas de las ciudades. Aquí te compartimos algunas de las especies que puedes ver en estos centros urbanos, de norte a sur.

Doca (Carpobrotus chilensis)

Doca Humedal rio Maipo - Paula Diaz Levi
Doca Humedal rio Maipo – Paula Diaz Levi

Es una especie que se encuentra en suelos con baja disponibilidad hídrica. Es frecuente en dunas litorales desde el norte (Región de Antofagasta) hasta el sur del Chile (Región de Los Ríos), siendo la única especie de su género endémica de Chile.

Es una suculenta perenne y rastrera, formando densos parches de suelo. Sus flores se reconocen por ser solitarias, con 3 a 5 centímetros de diámetro, con muchos pétalos de color morado claro. Resiste periodos de sequía porque almacena gran cantidad de agua en sus hojas.

Tara (Caesalpinia spinosa)

Tara (Caesalpinia spinosa). Créditos María Teresa Eyzaguirre, extraída de Fundación Phillipi
Tara (Caesalpinia spinosa). Créditos María Teresa Eyzaguirre, extraída de Fundación Phillipi

Se trata de un árbol que se distribuye entre la Región de Arica y Parinacota y la de Valparaíso, siendo nativa de Chile. Es capaz de florecer en lugares áridos.

Esta especie puede llegar a medir cinco metros. Tiene una corteza gris, ramas con espinas y flores características, distribuidas en racimos de hasta 22 centímetros, amarillas con líneas rojas tenues que pueden estar presentes durante todo el año.

Espino (Acacia caven)

La flor del Espino © Angélica Ortúzar
La flor del Espino © Angélica Ortúzar

El espino es un árbol nativo que se distribuye entre la Región de Atacama y la de Los Ríos, habitando en el norte Chico y la zona central. Es una de las especies características del bosque esclerófilo del valle Central.

Puede llegar a medir seis metros, con flores muy perfumadas, más reconocidas por su color e inflorescencias -es decir, un conjunto de flores que nacen agrupadas en un solo tallo- amarillas. Su época de floración es desde agosto a octubre, en plena primavera. También produce un fruto que se conoce como quirinca, que es una legumbre gruesa de 3 a 10 cm de larga, de color castaño oscuro.

Artículo relacionado
La puya chilena, una planta en decadencia

Chagual (Puya chilensis)

Puya chilensis ©Parquemet
Puya chilensis ©Parquemet

También conocida como puya, es la especie más grande de chagual endémico de Chile. Es una suculenta que se distribuye desde la Región de Coquimbo hasta la del Biobío, desde el nivel del mar hasta 900 metros, creciendo en hábitats rocosos con vegetación esclerófila. Se puede encontrar desde la cordillera de la Costa hasta la orilla del mar, en lugares pedregosos y como parte del matorral mediterráneo.

Esta es una planta perenne (que vive más de dos años) con tallos florales de 4-5 metros de altura, que florece de agosto a noviembre, con una floración verde – amarilla.

Manzanilla (Helenium aromaticum)

Manzanilla de campo. Helenium aromaticum. Créditos Javiera Delaunoy/ Escuela Itinerante de Plantas Nativas
Manzanilla de campo. Helenium aromaticum. Créditos Javiera Delaunoy/ Escuela Itinerante de Plantas Nativas

Esta es una hierba anual que se distribuye desde la Región de Coquimbo hasta la del Maule, creciendo a pleno sol en partes planas o laderas de exposición norte. Es endémica de Chile central, muy aromática. Atrae polinizadores nativos.

No supera los 50 cm y sus flores son esferas de color amarillo, tubulares y muy perfumadas. Es una hierba que germina en otoño, se desarrolla vegetativamente en invierno, florece en primavera y dispersa sus semillas en verano, cuando se seca y otorga al paisaje vegetal un característico color ocre, al igual que la próxima hierba de esta lista (la huasita), según lo que explica a Ladera Sur la arquitecta paisajista Javiera Delaunoy, cofundadora de la Escuela itinerante de plantas nativas, quien forma parte del proyecto Jardin Biodiverso.

Huasita (Clarkia tenella)

Huasita. Clarkia Tenella. Créditos Javiera Delaunoy/ Escuela Itinerante de Plantas Nativas
Huasita. Clarkia Tenella. Créditos Javiera Delaunoy/ Escuela Itinerante de Plantas Nativas

Esta es una planta herbácea anual que crece entre la Región de Coquimbo hasta la de Los Lagos, en las laderas bajas de ambas cordilleras.

Puede llegar a los 30 cm y posee flores de colores morado, rosado o rojo y rara vez blancas, que se forman en racimos poco densos, durante primavera e inicios del verano. Se forman por un cáliz con divisiones que se abren de a pares, cuatro pétalos irregulares, cuatro estambres y un pistilo rojo.

Chilco (Fuchsia magellanica)

Chilco @María José Manzur
Chilco @María José Manzur

Es un arbusto clásico que florece desde la Región de Valparaíso hasta la de Magallanes, en quebradas a orillas de cursos de agua, siendo más frecuentes hacia el sur. Es de rápido crecimiento.

Crece hasta 3 metros y sus flores cuelgan solitarias, teniendo entre 4 y 5 cm de largo. Son de color rojo y sus pétalos en forma de campana, morados, con estambres y pistilos sobresalientes. Florece desde mediados de invierno hasta el otoño. Con el viento, las flores parecen pequeñas bailarinas, siendo atractivas para aves como picaflores, que liban el néctar de sus flores.

Artículo relacionado
Argentina: El biólogo Ignacio Roesler, premiado con el Óscar Verde, cuenta cómo salvan al macá tobiano de la extinción

Arrayán (Luma apiculata)

Flor de arrayán. Créditos Jardín Botánico Nacional de Viña del Mar
Flor de arrayán. Créditos Jardín Botánico Nacional de Viña del Mar

El arrayán es un árbol que se distribuye entre la Región de Valparaíso y la de Aysén en suelos húmedos, generalmente en bordes de cursos de agua, lagos y lagunas. Es parte de la familia de las mirtáceas.

Puede alcanzar 20 metros de altura y se caracteriza por el color rojizo de su tronco. Sus flores son blancas, con cuatro pétalos y numerosos estambres. Florece desde primavera a otoño. Es un árbol que está en jardines, parques o plazas, especialmente se usa para plantar cerca de acequias, canales, lagunas o caídas de agua.

Murta (Ugni molinae)

Esta especie se encuentra entre la Región del Maule y la Región de Aysén, principalmente en la costa, pero también al interior. Habita en terrenos abiertos en bordes y claros de bosque. En Juan Fernández es invasora.

Este arbusto puede alcanzar 2,5 metros de altura. Sus flores tienen cinco pétalos, numerosos estambres y un largo pistilo. Florece a fines de la primavera y a principios del verano. Luego, su fruto, una conocida baya de 1 centímetro de diámetro, roja oscura, perfumada y comestible, se hace notar en otoño

Te invitamos a fijarte en tu alrededor porque quizás puedes toparte con algunas de las especies de esta isla. “Hay que detenerse y observar, no solo caminar por las ciudades fijándose en los semáforos, sino que también en las flores que, si uno aprende a observar, las va a valorar. Esto le da una sensibilidad distinta a la vida de las personas. Y, por otro lado, el hecho de tener especies nativas con flores ayuda también a la conservación de la biodiversidad, porque hace a las ciudades menos hostiles para los animales y, por lo tanto, también para el humano. Todo lo que es bueno en general para lo para la biodiversidad también es bueno para lo humano”, finaliza Guerrero.


Para esta nota, se buscó información en Carpobrotus edulis (L.) N.E. Br. (Aizoaceae) y su presencia en la flora de Chile, Propaga Nativas, Chile Bosque, Monografía del Espino, geoflora, Real Jardín Botánico de Edimburgo, Fundación Philippi, Ladera Sur, Hábito de crecimiento y floración de Clarkia tenella cultivada como planta para maceta, Mapocho Vivo, Jardín Biodiverso y el libro Flora nativa de valor ornamental, Chile zona sur y austral, Vivero El Maule.

Comenta esta nota

Comenta esta nota

Responder...