En reiteradas oportunidades, escudriñó la inmensidad de la estepa patagónica de la Región de Aysén (Chile), donde se encontró con una vistosa flor de color amarillo encendido, cuando corría el año 2003. En ese entonces, se creía que era la planta Alstroemeria patagonica, pero en cada terreno, la botánica Gloria Rojas comenzó a observar que había bastante variación en la forma de las flores que encontraba. Algo no calzaba. Sin embargo, 18 años después conocemos el motivo: la criatura en cuestión se trataba en realidad de una nueva especie de astromelia o alstroemeria que fue bautizada como Alstroemeria esteparica en honor a su hábitat.

De esa manera, este hallazgo – que fue publicado en la revista Gayana Botánica – suma una nueva especie nativa para Chile y Argentina.

Alstroemeria esteparica ©Carlos Baeza
Alstroemeria esteparica ©Carlos Baeza

“Cuando vi esta alstroemeria por primera vez, solo la encontré hermosa y se coleccionó para ingresarla al herbario del Museo Nacional de Historia Natural, lo hice un par de años, sin embargo, cuando trabajé en un proyecto arqueológico liderado por Francisco Mena, en la estancia Baño Nuevo, conocí otra población de Alstroemeria de tamaño muy pequeño, fue entonces que comencé a pensar que estaba en presencia de dos entidades diferentes. En eso paso tiempo, fui varias veces a buscar ejemplares de esta última población, para estar segura. Todos llamaban a estas alstroemerias como Alstroemeria patagonica”, recuerda Gloria Rojas, investigadora botánica del Museo Nacional de Historia Natural y del Museo de la Educación Gabriela Mistral.

De hecho, descifrar su identidad no fue para nada sencillo.

Alstroemeria esteparica en su hábitat ©Carlos Baeza
Alstroemeria esteparica en su hábitat ©Carlos Baeza

Luego de conocer a la planta en 2003, Rojas recopiló literatura, monografías, entre varios otros antecedentes para despejar las incógnitas que le generó la misteriosa especie. Pese a ello, la evidencia disponible apuntaba a que las diferencias de las flores solo eran producto de la plasticidad fenotípica de la supuesta Alstroemeria patagonica. Así, la investigadora presentó sus primeros estudios en congresos y conversó con varios colegas, hasta que su camino la condujo al botánico Carlos Baeza para dar con la identidad definitiva de esta planta.

Con esa misión, tomaron muestras de varios sectores de la estepa en Aysén, entre los años 2003 y 2017. También recolectaron plantas vivas de tres poblaciones, correspondientes a la Estancia Baño Nuevo, Jeinimeni y Estancia Chacabuco, en lo que hoy es el Parque Nacional Patagonia y alrededores. Como es de esperarse, compararon a la susodicha planta con las especies Alstroemeria patagonica y Alstroemeria pygmaea (que vive en países vecinos), debido a sus apariencias similares.

Artículo relacionado
COP25: Chile será sede de la próxima cumbre medioambiental en 2020

De esa forma, lograron este hallazgo. El Dr. Carlos M. Baeza Perry, profesor titular de la Universidad de Concepción, relata que el estudio “evidenció que había dos entidades muy diferentes, es decir, había una especie nueva para la flora de Chile y de Argentina”.

Alstroemeria esteparica ©Carlos Baeza
Alstroemeria esteparica ©Carlos Baeza

El especialista en citotaxonomía y citogenética de plantas vasculares precisa que la nueva alstroemeria es “una especie bien característica y muy diferente a Alstroemeria patagonica. Sus flores, su altura, sus hojas son en general de mayor tamaño y también crecen en ambientes diferentes. La flor de esta nueva especie tiene simetría bilateral, en cambio la de A. patagonica tiene simetría radial”.

Por este motivo, Rojas subraya que “es demasiado importante ver las plantas en terreno, es en el terreno que las diferencias se hacen más explicitas”.

Presentando a la alstroemeria en sociedad

La alstroemeria recién descrita por la ciencia es una planta de unos 15 centímetros, que se caracteriza por su flor amarilla que posee un diámetro aproximado de 6 cm. “Crece entre el matorral estepario”, describe Rojas, quien añade que es posible verla entre coirones, colliguay, calafates, entre otras especies de la biodiversidad patagónica.

Con su “aparición” a la luz pública, esta planta trae a la palestra la necesidad de describir especies en Chile que aún son desconocidas por la ciencia.

Al respecto, Baeza asegura que “es muy complejo estimar el número de especies de plantas chilenas que aún no han sido descubiertas. Falta mucho todavía para poder definir el número real de especies en Chile. Hay déficit de colectas botánicas en el país y, además, faltan monografías que permitan investigar a fondo algunos géneros que aún no se conocen con claridad el número de especies que poseen. En el caso particular del género Alstroemeria, es bastante frecuente la descripción de nuevas especies debido al interés de los botánicos por este género, por la belleza de sus flores, entre otras cosas”.

Alstroemeria esteparica ©Benjamin Molina
Alstroemeria esteparica ©Benjamin Molina

El académico de la Universidad de Concepción agrega que “un conocimiento básico y fundamental para un país desarrollado o en vías de desarrollo es conocer sus recursos naturales renovables, esto es muy importante en el contexto de conservación de la biodiversidad y sobre todo en la actualidad, donde el cambio climático ya está instalado en nuestro país”.

Artículo relacionado
Fragata portuguesa: ¿quién es la “falsa medusa” y por qué llega a las costas de Chile en verano?

En ese sentido, es relevante señalar que – en general – el “anonimato” de las especies puede revestir importantes riesgos. Los humanos hemos provocado una pérdida de biodiversidad sin precedentes a nivel global, por lo que existe la probabilidad de que existan especies que se extingan sin siquiera ser conocidas. Si un organismo es descrito y conocido, hay más chances de que se puedan impulsar acciones para su conservación.

Lee también: Descubren nueva especie de planta en Putaendo: se encontraría en peligro crítico de extinción

Dicho esto, la Alstroemeria esteparica estaría ampliamente distribuida en la estepa patagónica de Argentina. No obstante, todavía no es posible establecer su estado de conservación, ya que en palabras de Baeza “aún falta hacer un estudio más acabado de su distribución en todo su rango altitudinal y latitudinal”.

Alstroemeria esteparica ©Gloria Rojas
Alstroemeria esteparica ©Gloria Rojas

Aun así, la alstroemeria sí estaría expuesta a presiones y amenazas, por ejemplo, la ganadería o la minería de la mano de proyectos como Los Domos, que está en terrenos fiscales aledaños al parque nacional, por la misma zona.

La botánica del Museo Nacional de Historia Natural señala que “las poblaciones en Chile son pocas, podría entrar en la categoría de vulnerable. Las amenazas son ganadería, construcción de carreteras y la minería. Se encuentra dentro del Parque Nacional Patagonia, en el sector de Jeinimeni, cercano a cueva las Manos y en el Valle Chacabuco, cerca del límite con Argentina”.

La investigadora puntualiza que las poblaciones al interior del área protegida son custodiadas por la administración del Parque Nacional Patagonia, mientras siguen colaborando mutuamente para investigaciones sobre la flora nacional.

Mientras tanto, se espera que estas alstroemerias inspiren a muchos no solo a observar la naturaleza con mayor detenimiento, sino también a conservar vegetación nativa menos “popular” como la estepa más austral del cono sur. La misma que por largo tiempo guardó este “secreto botánico”, dando nombre a esta nueva planta chilena y argentina.

Comenta esta nota

Comenta esta nota

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.