Ladera Sur Descubren nueva especie de planta en Putaendo: se encontraría en peligro crítico de extinción
Descubren nueva especie de planta en Putaendo: se encontraría en peligro crítico de extinción

Noticias

Descubren nueva especie de planta en Putaendo: se encontraría en peligro crítico de extinción

Nada hacía presagiar que la intención de fotografiar unas añañucas durante un paseo en el Estero de los Ángeles (Región de Valparaíso), culminaría con el descubrimiento de una nueva especie de planta, bautizada como Miersia putaendensis en honor a Putaendo, el epicentro de este hallazgo. Aunque su extraña flor le da aires de orquídea, pertenece a la familia del ajo y cebolla. Además, su distribución es extremadamente restringida, reportándose hasta ahora solo en este rincón de Chile, por lo que es microendémica y estaría en “peligro crítico de extinción”. La ganadería, la escalada no regulada, y la pequeña y mediana minería, son algunas de las presiones que enfrenta su hábitat, mientras se ciernen sobre ella otras amenazas y desafíos  mayores.

Transcurría agosto del año 2020 cuando Arón participaba en un paseo familiar en el Estero de Los Ángeles, también conocido como El Arrayán, en la ruta entre Putaendo y Cabildo, en la Región de Valparaíso. No era una mera salida, ya que cada visita a sus paisajes escarpados es aprovechada por este joven biólogo de la iniciativa Flora del Valle de Putaendo para escudriñar en la inexplorada biodiversidad local. En definitiva, cada paseo es una expedición a la vez. Ese día, por supuesto, no fue la excepción.

“Mientras caminaba por el sitio vi unas añañucas de fuego (Phycella cyrtanthoides) creciendo entre unas paredes rocosas, escalé unos metros para fotografiarlas, y a mi lado veo otra planta con una extraña flor. Cuando la vi me sorprendió de inmediato y supe que se trataba de una rareza botánica, algo totalmente nuevo o muy poco conocido”, relata Arón Cádiz Véliz, quien también es investigador asociado del Jardín Botánico Nacional.

Miersia putaendensis, nueva especie de planta endémica de Putaendo, Chile ©Arón Cádiz-Véliz
Miersia putaendensis ©Arón Cádiz-Véliz

Intrigado, el biólogo analizó la morfología de la planta, identificando que se trataba de una especie del género Miersia – el cual es exclusivo de Chile – debido a la coloración de sus tépalos, que varían entre el verde y morado. Así fotografió y colectó a esta planta, hurgó en la bibliografía disponible que no describía a la criatura en cuestión, y consultó a expertos que – finalmente – le confirmaron la relevancia de este encuentro.

Fue así como se describió una nueva especie, bautizada como Miersia putaendensis, la cual sería endémica – única – de Puteando, es decir, no se ha reportado en ningún otro lugar del mundo. “Esta planta parece orquídea pero no lo es, pertenece a la familia de los huillis, del ajo y de la cebolla”, aclara Cádiz, quien publicó este hallazgo en la revista científica Phytotaxa, engrosando así el listado de la singular flora de Chile central.

Miersia putaendensis, nueva especie de planta endémica de Putaendo, Chile ©Arón Cádiz-Véliz
Miersia putaendensis ©Arón Cádiz-Véliz

Además, confirma las bondades del lugar del descubrimiento, como bien detalla Guillermo Sapaj Aguilera, escalador local e integrante de la iniciativa Conservación del Estero Los Ángeles. “Es un ecosistema de humedal y bosque esclerófilo único para la zona, incrustado en uno de los límites administrativos de la comuna de Putaendo, provincia de San Felipe de Aconcagua. Su biodiversidad es exuberante, albergando especies con mucha importancia para la conservación tanto de flora como de fauna”, señala.

Estero de los Ángeles, lugar donde se encontró nueva especie de planta Miersia putaendensis ©Guillermo Sapaj-Aguilera
©Guillermo Sapaj-Aguilera

De hecho, Miersia putaendensis está rodeada de muchas especies nativas y endémicas de gran relevancia para la conservación. “Peumos, sauces chilenos, quillayes, chequenes (o arrayanes), maitenes, litres, espinos y guayacanes son los árboles más representativos, y en fauna es un hábitat preciado para pumas, zorros, sapitos de rulo, culebras, tucúqueres, picaflores, perdices, camarones de río, murciélagos, e incluso, la difícil de observar yaca. En esta situación de mega sequía que enfrentamos, lo consideramos como un verdadero oasis, y el último ecosistema de su tipo en nuestra zona”, agrega Benjamín Vidal Collados, también escalador y miembro de la organización que busca la conservación del Estero de los Ángeles.

Sapos de rulo (Rhynella atacamensis) en Estero de los Ángeles ©Guillermo Sapaj-Aguilera
Sapos de rulo (Rhynella atacamensis) en Estero de los Ángeles ©Guillermo Sapaj-Aguilera
Tucúquere en Estero de los Ángeles ©Guillermo Sapaj-Aguilera
Tucúquere en Estero de los Ángeles ©Guillermo Sapaj-Aguilera

Por ello no es de extrañar que este oasis refugie a la novedosa planta, cuya escasa presencia despierta la preocupación. El autor del descubrimiento puntualiza que “su distribución es extremadamente restringida, esto se puede deber en gran medida al tipo de dispersión que tiene. Su fruto es una cápsula con tres valvas que se abren y las semillas llegan al suelo por gravedad, dispersándose muy cerca de la planta madre”.

Lugar del hallazgo de Miersia putaendensis, nueva especie de planta endémica de Putaendo, Chile ©Arón Cádiz-Véliz
Lugar del hallazgo de Miersia putaendensis ©Arón Cádiz-Véliz

Hasta ahora, solo se ha reportado una pequeña población en Putaendo, en ningún otro lugar del país, por lo que incluso podría catalogarse como micro-endémica. Además, según los criterios de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), una especie que tenga una sola localidad conocida, así como una población muy limitada, entre otros aspectos, podría clasificarse “en peligro crítico de extinción” ante el alto riesgo que enfrenta de desaparecer en la vida salvaje, si es que su hábitat fuera devastado.

Ilustración Miersia putaendensis, nueva especie de planta endémica de Putaendo, Chile ©Arón Cádiz-Véliz
©Arón Cádiz-Véliz

Esa sería la situación conocida de Miersia putaendensis, precisa Cádiz, “dado que hasta el momento cuenta con una sola localidad conocida (micro endemismo), y la población registrada ocupa un área menor a 500 m², con cerca de 50 individuos maduros. Además, pese que el sitio está relativamente bien conservado, existe presión antrópica por ganadería caprina, por pequeña y mediana minería y porque el lugar es visitado por escaladores que a veces tienen prácticas irresponsables, como realización de fogatas (riesgo de incendio) e instalación de rutas de escaladas en rocas con presencia de este tipo de plantas (pisoteo)”.

Fogata en Estero de los Ángeles, lugar donde se encontró nueva especie de planta Miersia putaendensis ©Guillermo Sapaj-Aguilera
Fogata en Estero de los Ángeles ©Guillermo Sapaj-Aguilera

Al respecto, Sapaj reconoce que “como escaladores, y haciendo una reflexión crítica, también creemos que nuestra presencia no regulada en el sector se transformó en una amenaza para la biodiversidad, ya que hay días que se sobrepasa la capacidad de carga de la quebrada, y algunas de las rutas fueron equipadas sin seguir estándares de conservación para un área silvestre. Cuando decidimos involucrarnos más directamente, queríamos por sobre todo frenar las fogatas que se hacían en el lugar, cosa que hemos ido logrando con la ayuda de las y los escaladores más motivados, y hoy en día, también estamos enfocados en la tenencia responsable de mascotas, ya que muchos llevan a sus perros (o gatos) y esto sin dudas que tiene efectos negativos en la fauna nativa”.

Escalada en Estero de los Ángeles, lugar donde se encontró nueva especie de planta Miersia putaendensis ©Guillermo Sapaj-Aguilera
Escalada responsable en Estero de los Ángeles ©Guillermo Sapaj-Aguilera

Para ello, han impulsado distintas acciones, incluyendo la instalación de señaléticas que buscan generar conciencia en la comunidad.

Carteles en Estero de los Ángeles, lugar donde se encontró Miersia putaendensis ©Guillermo Sapaj-Aguilera
Carteles en Estero de los Ángeles ©Guillermo Sapaj-Aguilera

¿Y la minería?

Putaendo no solo es conocido como el “primer pueblo libre de Chile”, sino que también ha salido a la palestra por la fuerte sequía que enfrenta, así como por la pretendida instalación de la minera Vizcachitas en la cuenca del río Rocín.

Lee también: La cruzada por mantener la cordillera de Putaendo libre de minería: un conflicto que amenaza la naturaleza y autonomía local

Respecto a lo que podría implicar en la recién descubierta planta, Cádiz señala que “el proyecto minero en sí se encuentra lejos del sitio, sin embargo, es posible que por esta zona se pretendan instalar las torres de alta tensión y el supuesto acueducto con agua desalinizada que abastecerá al proyecto. El valle de Putaendo es una zona que aún se encuentra poco explorada por la ciencia y muy amenazada por la instalación de proyectos como el de Minera Vizcachitas que pretende instalar un rajo abierto en medio de la cordillera de nuestro valle que implica destruir ecosistemas únicos con quizá muchas especies que incluso no han sido descubiertas”.

Miersia putaendensis, nueva especie de planta endémica de Putaendo, Chile ©Arón Cádiz-Véliz
©Arón Cádiz-Véliz

El futuro de la “rareza botánica”

Esta planta es solo un ejemplo de la imperiosa necesidad de investigar, describir y documentar la biodiversidad chilena. Se estima que aún quedan muchas especies – de diversos grupos y taxones – que aún no han sido descritas por la ciencia. Este desconocimiento podría implicar, inclusive, que la pérdida o extinción de organismos – causada por las acciones humanas – pasen completamente desapercibidas, como una silenciosa e irreversible tragedia.

Miersia putaendensis, nueva especie de planta endémica de Putaendo, Chile ©Arón Cádiz-Véliz
Estero Los Ángeles ©Arón Cádiz-Véliz

Por lo mismo, la iniciativa autogestionada Flora del Valle de Putaendo continuará con los esfuerzos para explorar y desentrañar la enorme riqueza local.

De forma muy oportuna, la publicación científica que describe a esta planta salió a tiempo para ser presentada durante el 18° Proceso de Clasificación de Especies Según Categoría de Conservación del Ministerio del Medio Ambiente, “por lo que se espera que, dentro del plazo de un año, reciba cierta protección legal”, expresa Cádiz.

Miersia putaendensis, nueva especie de planta endémica de Putaendo, Chile ©Arón Cádiz-Véliz
©Arón Cádiz-Véliz

En cuanto a las presiones, los escaladores están convencidos de que las actividades al aire libre ofrecen una valiosa oportunidad para conectarse con el resto de la naturaleza, incluyendo a representantes como Miersia putaendensis.

Vidal asegura que “esa es nuestra apuesta. La escalada para nosotros es un aspecto muy importante de nuestra identidad y estilo de vida, y creemos que se puede lograr un manejo para lograr una relación más armoniosa con la conservación de la biodiversidad. Para allá apuntamos. Por ahora solo podemos tomar un rol educativo para crear conciencia sobre el valor ecológico del lugar y la responsabilidad que tenemos de saber comportarnos con el ecosistema cuando practicamos este deporte”.

Escalada en Estero de los Ángeles, lugar donde se encontró nueva especie de planta Miersia putaendensis ©Guillermo Sapaj-Aguilera (1)
©Guillermo Sapaj-Aguilera 
Bosque en Estero de los Ángeles, lugar donde se encontró nueva especie de planta Miersia putaendensis ©Guillermo Sapaj-Aguilera
©Guillermo Sapaj-Aguilera

Para Sapaj, “nuestro gran sueño es que este lugar se transforme en un área de conservación reconocida y formal, donde tanto la biodiversidad como la escalada se puedan conservar y logren una convivencia real”.

De eso y mucho más dependerá el futuro de Miersia putaendensis, la rareza botánica que acaparó la atención en un paseo familiar, para luego transformarse en una prueba más de cuán apremiante es proteger la naturaleza de Chile central.

Miersia putaendensis, nueva especie de planta endémica de Putaendo, Chile ©Arón Cádiz-Véliz
©Arón Cádiz-Véliz