Lo único que se escuchaba era mucha agua caer fuertemente. Ahí, en frente del salto más potente de las Cataratas del Iguazú, se sentía una brisa de agua que refrescaba la frente, que no hacía pensar que toda esa agua caía 82 metros hacia abajo. Era el paisaje el que hablaba por sí solo: seguir con la mirada el agua te mareaba, y ahí, donde ya no se podía seguir con la vista, ese salto de agua desaparecía y crecía un arcoíris. Más allá se veía la selva verde intensa, el río Iguazú y el resto de los saltos. Así se sentía estar en una de las siete maravillas naturales del mundo, también declarada como patrimonio natural de la humanidad. 

Llegar a ese lugar fue una decisión impulsiva. Había ahorrado, y con mi compañero de viaje vimos una oferta en pasajes y decidimos comprarlos a finales de septiembre de 2019. No sabíamos mucho más que de la popularidad de las Cataratas del Iguazú y de la poca información que hay en internet para planificar el viaje. Tampoco conocíamos a nadie que haya ido, así que decidimos guiarnos por la intuición. El resultado fue un viaje espectacular. 

Por esto mismo, hoy  comparto un itinerario, junto con algunos consejos y datos para tener en cuenta si quieres conocer este lugar, los cuales, en su mayoría, nosotros aprendimos en el momento de estar allá. 

Día 1: Parque das Aves en Brasil y el hito de las tres fronteras en Argentina

Parque das Aves

Estar en el Parque de las Aves es ver especies que quizás nunca te imaginaste conocer de cerca. Esta fue la primera parada en Brasil: un recinto de 16 hectáreas en el que el trabajo se enfoca en la conservación y cuidado de aves de la mata atlántica (selva de la zona de Iguazú).

Guacamayo maracaná @Verónica Droppelmann
Guacamayo maracaná @Verónica Droppelmann
Pavón Muitú @Verónica Droppelmann
Pavón Muitú @Verónica Droppelmann

Aquí puedes fotografiar aves y conocer el trabajo que se realiza. Todas las especies que puedes ver en este lugar se han visto amenazadas por la caza, el tráfico de fauna o la deforestación, entre otras razones. Estas acciones, según explican desde el mismo parque, han provocado que cerca de 120 especies y subespecies nativas de aves de la mata atlántica están en peligro de extinción. 

Guacamayo azuliamarillo @Verónica Droppelmann
Guacamayo azuliamarillo @Verónica Droppelmann
Guacamayos @Verónica Droppelmann
Guacamayos @Verónica Droppelmann

¿Qué especies se pueden observar? A través de un recorrido dividido en diferentes sectores puedes ver aves de ríos y manglares; loros; aves rapaces; guacamayos y lechuzas. También hay una zona de reptiles y un mariposario. Lo más entretenido es que al final de cada sector se puede interactuar con la fauna en un espacio semi abierto. Lo importante es sólo mantener respeto: este es su propio espacio. 

Papilio hectorides @Verónica Droppelmann
Papilio hectorides @Verónica Droppelmann

Precios: $60 reales por persona ($15 USD aprox.). Los niños entran gratis.

Cómo llegar: Si te trasladas desde el centro de Foz de Iguazú (Brasil) puedes tomar el bus 120 que se toma desde el terminal hacia Cataratas. Sólo debes descender en Parque de las aves (el bus te deja un poco antes de la entrada). Cuesta $4 reales por persona ($1 USD aprox.). Desde Argentina salen buses directos desde el terminal de Puerto Iguazú hacia Cataratas en Brasil. Le puedes decir al conductor que bajas en el Parque das Aves. Esos buses pueden costar entre $200 y $300 pesos argentinos (entre $3 y $5 USD aprox.).

Horario de apertura: Desde 8:30 a las 17:00 hrs.

Tucán @Cristóbal Ogrodnik
Tucán @Cristóbal Ogrodnik

Paso a Argentina e hito de las tres fronteras

El siguiente paso fue tomar nuestras maletas y movernos hacia Argentina. Una vez allá, ya cercano a la hora del atardecer, no te puedes perder la vista del hito de las tres fronteras. Puedes ver cómo se esconde el sol desde un punto desde donde se puede ver la tierra paraguaya y brasileña, sólo cruzando un río. También hay pequeño show de luces y chorros de agua, muy corto, y al lado algunos puestos de artesanías. 

Tres banderas (Paraguay, Argentina, Brasil) @Cristóbal Ogrodnik
Tres banderas (Paraguay, Argentina, Brasil) @Cristóbal Ogrodnik

Consejos para el paso hacia Argentina: Tienes dos opciones. La primera es tomar el bus 120 hacia el Parque Cataratas en Brasil y desde ahí tomar un bus que salga hacia Puerto Iguazú, en Argentina. Te sirven los buses Río Uruguay o Crucero del Norte. Ambos, si salen desde ahí, van directo al centro de Puerto Iguazú y paran en las aduanas de Brasil y Argentina esperando a los pasajeros mientras hacen sus trámites. 

Tres fronteras. A la izquierda, Paraguay, a la derecha, Brasil @Cristóbal Ogrodnik
Tres fronteras. A la izquierda, Paraguay, a la derecha, Brasil @Cristóbal Ogrodnik

La otra opción es ir en el bus 120 hasta el terminal en Foz de Iguazú y tomar bus hacia Argentina. Son de las mismas empresas que mencioné antes y se toman en un costado del terminal. Hay un pequeño paradero. Ten en cuenta que algunos de los buses que salen desde ahí paran en aduanas, pero no esperan. Para el siguiente bus tienes que esperar unos 40 minutos, pero mostrando el ticket no es necesario volver a pagarlo. El precio varía entre $200 o $300 pesos argentinos (entre $3 y $5 USD aprox.) y lo puedes pagar directamente con el chofer. Conviene pagar en pesos argentinos o reales.

Día 2: Parque Nacional Iguazú en Argentina y baño en las cataratas

Circuito inferior

Esta es la primera vista panorámica a algunos de los 275 saltos de agua que están en el lugar. Es el primer acercamiento al ruido de las cataratas cayendo y el asombro de ver especies como el coatí o el mono de cerca. En medio del clima húmedo y el calor potente, el Parque Nacional Iguazú en Argentina alberga el 80% del parque que comparte con Brasil.

Primera vista a las cataratas desde circuito inferior @Verónica Droppelmann
Primera vista a las cataratas desde circuito inferior @Verónica Droppelmann

Es un lugar donde se camina mucho, pero no es una caminata intensa. Si se hace todo el parque en un día, puede resultar más cómodo usar zapatillas. Los circuitos principales están guiados con pasarelas y escaleras.

Paseo Inferior ©Cristóbal Ogrodnik
Paseo Inferior ©Cristóbal Ogrodnik
@Cristóbal Ogrodnik
@Cristóbal Ogrodnik

Con el mapa del parque en mano, el primer acercamiento es el circuito inferior. Son 2,5 kilómetros en de vistas panorámicas a las cataratas. Así, desde lo más lejos, ya se puede quedar impactado con su inmensidad. A lo largo del camino hay varios miradores, y no es novedad encontrarse con fauna merodeando. Eso sí: nunca hay que alimentarlos y hay que mantener un trato de respeto hacia ella.

@Verónica Droppelmann
@Verónica Droppelmann

Baño en las cataratas

Luego de terminar el circuito, pareciera que nada puede sorprender más. Pasamos entre medio de algunos saltos y vimos uno grande desde cerca. Pero quedaba mucho por descubrir. Y aquí, la siguiente aventura: el baño en las cataratas.

Vista desde el bote @Verónica-Droppelmann
Vista desde el bote @Verónica Droppelmann

“¿Están listos para la mayor ducha de sus vidas?”, decía la encargada de realizar esta actividad, mientras estábamos en un auto que nos paseaba, a través de la selva, hacia el puerto donde subirían a una lancha que nos acercaría en unos minutos a un salto para mojarnos. Hacia los lados, se veía sólo verde y más verde. Hacia el cielo, unas enormes telas de araña que cruzaban los árboles y que eran custodiadas por sus grandes tejedoras. Y más hacia arriba: la nube que unos minutos después sorprendió un chapuzón que nos preparó aún más para salir empapados. Mientras tanto, todos teníamos ansiedad por si caía una araña debido a la lluvia. Nunca pasó, por suerte. Resultó que las arañas que más se ven en esta parte de Iguazú son unas de las que tejen las telas más resistentes que se pueden ver a nivel mundial.

En ese salto nos “bañamos” @Verónica Droppelmann
En ese salto nos “bañamos” @Verónica Droppelmann

Una vez en el bote nos pasearon por río Iguazú y, al final, nos acercaron hacia un salto grande. Nosotros solo veíamos lo que nos mojó: el rocío del agua que quedaba en el aire luego de la potente caída del salto. Parecía que entrábamos en niebla, pero salimos con agua en todo el cuerpo. Sin duda, una experiencia inolvidable. 

Artículo relacionado
Expedición Alaska: chilenos en la Cara Sur del Denali (parte 2)

Garganta del Diablo

El último punto de este día fue la Garganta del Diablo: el salto más alto y potente de las Cataratas del Iguazú. Dentro del mismo parque hay un tren por la selva que sube hacia el inicio del circuito de la Garganta del Diablo. Luego, hay que caminar cerca de un kilómetro de pasarela a través del río Iguazú hacia un balcón mirador desde donde se puede observar este salto. Es simplemente hipnotizante y, cerca de las cuatro y media de la tarde, una de las mejores para estar ahí.

Garganta del Diablo ©Verónica Droppelmann
Garganta del Diablo ©Verónica Droppelmann
Circuito Garganta del Diablo @Cristóbal Ogrodnik
Circuito Garganta del Diablo @Cristóbal Ogrodnik

Cuando ya terminamos nuestro recorrido, volvimos a validar nuestra entrada a boletería. De esta forma, al día siguiente pagaríamos la mitad del precio.

Precios: La entrada al Parque Nacional Iguazú en Argentina cuesta $800 pesos argentinos ($13 USD aprox.) por persona, y sólo aceptan como método de pago pesos argentinos, tarjeta de crédito o débito. No dólares. Tiene cajero automático. Si quieres hacer el tour de baño en las cataratas cuesta $3000 pesos argentinos ($50 USD aprox).

©Cristóbal Ogrodnik
©Cristóbal Ogrodnik

Horarios: El parque abre entre la 8:00 y las 18:00 horas, pero los visitantes sólo pueden ingresar hasta las 16:30.

Cómo llegar: Desde el terminal de Puerto Iguazú salen buses que cuestan $200 pesos argentinos cada trayecto ($3 USD aprox.). Esos mismos puedes tomar a la vuelta, se puede pagar directamente al conductor. Desde Brasil, salen buses del costado del terminal. Cuestan entre $200 y $300 pesos argentinos.

Dato: Si quieres salir a comer a algún lado cuando vuelvas a Puerto Iguazú, donde se juntan las calles Avenida Brasil y Avenida Misiones, puedes encontrar varios restaurantes para ir. El último tren desde la Garganta del Diablo hasta la entrada del Parque Nacional Iguazú es a las 17:30 horas.

©Cristóbal Ogrodnik
©Cristóbal Ogrodnik

Día 3: Parque Nacional Iguazú en Argentina y sendero Macuco

Circuito superior

Este es el día para terminar de recorrer el Parque Nacional Iguazú en Argentina. El circuito superior son 1,7 kilómetros de pasarela, desde los cuales se pasa por el punto de inicio de algunos saltos y también ver otros importantes a lo lejos. Es un recorrido que vale la pena para tener una vista panorámica desde cada uno de los rincones del parque. 

@Cristóbal Ogrodnik
@Cristóbal Ogrodnik
Selva misionera @Verónica Droppelmann
Selva misionera @Verónica Droppelmann

Sendero Macuco

El sendero Macuco lleva ese nombre por un ave endémica de la selva misionera que se encuentra en peligro de extinción. Si bien nosotros no alcanzamos a recorrer este sendero en esta oportunidad, es uno de los imperdibles si se va un segundo día al parque. Es un circuito de tres kilómetros que, a diferencia de los otros, no tiene pasarelas y que permite caminar en medio de la selva misionera hasta llegar al salto Arrechea, donde se forma un pozón de agua, donde se puede bañar. 

Araña @Cristóbal Ogrodnik
Araña @Cristóbal Ogrodnik

Este sendero abre entre las 8:00 y las 15:00 horas, pero su apertura depende del clima y la aprobación de Parques Nacionales. Es importante mencionar que en este recorrido se pueden cruzar monos u otro tipo de fauna. No hay que alimentar a la fauna silvestre y debemos mantener el respeto por ellos. 

Saltos y selva desde el circuito superior @Cristóbal Ogrodnik
Saltos y selva desde el circuito superior @Cristóbal Ogrodnik

Dato: En muchas páginas web dice que está disponible el paseo a la Isla San Martín. Esto ya no se puede hacer debido a una crecida de agua que hace algunos años afectó a esta zona y que dejó inseguro el acceso a la isla. 

Día 4: Guira Oga, Aripuca y retorno a Brasil

Guira Oga

Nuevamente, un día para el contacto y conciencia sobre la fauna nativa. Esta vez fue a través del refugio de animales silvestres Guira Oga, en Argentina. En este predio de 19 hectáreas, se hace un trabajo basado en el rescate de animales de la selva misionera que han sido víctimas de tráfico de fauna, heridos por cazadores, atropellos o que hayan sido mascotas de algún humano, entre otras cosas. De esta forma, buscan poder liberar a los animales que puedan sobrevivir en la naturaleza. Sin embargo, muchos por los daños que tienen no pueden hacerlo, pero a ellos se les da la oportunidad de reproducción para que sus crías vuelvan a la vida silvestre.

Guira Oga @Cristóbal Ogrodnik
Guira Oga @Cristóbal Ogrodnik

Es un tour guiado, en el que explican cómo llegó cada uno de los animales que están ahí. Los animales que se pueden ver, sin embargo, no son lo que serán reinsertados a la naturaleza (ellos deben tener el menor contacto con el humano posible). Es un recorrido muy completo en el que se aprende mucho y se adquiere más conciencia sobre la labor que ellos hacen y los impactos del tráfico de fauna y otras prácticas en los propios animales y sus instintos.

Monos libres Guira Ora. Había una cría en su espalda @Cristóbal-Ogrodnik
Monos libres Guira Ora. Había una cría en su espalda @Cristóbal Ogrodnik

Precio: $350 pesos argentinos ($6 USD aprox). No pagues en dólares porque sino te cobran $10 USD. Aceptan tarjetas de crédito y débito.

Cómo llegar: Tomar desde el terminal de puerto Iguazú un bus hacia Cataratas. Hay que decirle al conductor que uno se baja en Guira Oga y cobra $35 pesos argentinos ($0,6 USD aprox.).

Horario: 9:30 a 18:00 hrs.

Aripuca

Aripuca @Cristóbal Ogrodnik
Aripuca @Cristóbal Ogrodnik

Un poco más allá, a unos 300 metros, está la Aripuca. Se trata de una construcción de árboles nativos y centenarios rescatados de cuando se talaron árboles de la selva misionera para construir caminos, cuyo diseño está inspirado en una trampa para animales que hacía el pueblo Guaraní. Esta construcción tiene más de 17 metros de altura, y sus troncos juntos pesan más de 500 mil  kilos. Ahí mismo hay lugares para sentarse y descansar los pies un rato, así como láminas explicativas de este proyecto. Es un lugar que busca fomentar el cuidado a los árboles nativos, y de hecho dan la oportunidad de apadrinar un árbol. 

Interior de la Aripuca @Verónica Droppelmann
Interior de la Aripuca @Verónica Droppelmann

Precio: $200 pesos argentinos por persona. 

Cómo llegar: Puedes caminar desde Guira Oga o hacer lo mismo, pero decirle al conductor que bajas en la Aripuca. Para volver puedes ir a la carretera y esperar en la carretera uno de los buses que vienen desde Cataratas ($35 pesos argentinos) o tomar un taxi justo en la caseta fuera de la Aripuca a $200 pesos argentinos. 

Dato: si bien el ingreso está señalado justo al lado de la carretera, hay que subir un poco para entrar. Está todo bien señalado.

Entrada Aripuca @Cristóbal-Ogrodnik
Entrada Aripuca @Cristóbal Ogrodnik

Paso a Brasil

Luego de estos espectaculares días en Argentina, nuestras próximas aventuras eran en Brasil. Para volver, debes tomar un bus hacia el centro de Foz de Iguazú desde el terminal de Puerto Iguazú. 

Artículo relacionado
Argentina: Conoce 5 cascadas impresionantes de este país que querrás visitar y conocer

Dato: Es importante parar en todas las aduanas y registrar ingreso y salida de los países. Hay algunos buses que siguen de largo, o dicen algo en un portugués que cuesta entender si no sabes del idioma. También, en Brasil, no es que los buses dejen dentro del terminal, si no que lo hacen en un costado. Hay que tener cuidado para no pasarse. Después de las 6 de la tarde, en Foz de Iguazú cierra todo y es muy difícil encontrar taxis. En este lugar está disponible Uber.

Día 5: Parque Nacional Iguazú y rafting en Brasil

Circuito de las Cataratas

@Verónica Droppelmann
@Verónica Droppelmann

El lado de las Cataratas de Brasil es mucho más pequeño, pero la experiencia es mucho más cercana con el agua. Luego de recorrer un circuito a través de una pasarela por cerca de 1,2 km, se llega a ese punto imperdible: entre las cataratas hay un desnivel donde están las pasarelas, y entre la brisa de agua que te llevaba al mirador se veía un paisaje inolvidable: en el río, antes del salto de agua, un pájaro buceaba para agarrar un pez negro. Al lado de él, entre el las gotitas de agua, un arcoiris que se veía completo. Las mariposas de distintos colores volaban y ahí, al llegar al mirador, estaba nuevamente la Garganta del Diablo. 

Cataratas Brasil ©Cristóbal Ogrodnik
Cataratas Brasil ©Cristóbal Ogrodnik

Esta vez la mirábamos desde abajo. Y entre medio de todos los turistas que querían sus fotos icónicas y románticas, habían unos cuantos que tenían pegada la vista hacia las Cataratas. La verdad es que mirarlas fijo hipnotizaba. A nuestra espalda, otra vista impresionante: a la derecha estaba Brasil, y a la izquierda, Argentina. Mirar lo que separaba estas dos naciones era un río y sus rápidos, y las paredes que lo rodeaban eran árboles selváticos y saltos cayendo. 

Garganta del Diablo desde Brasil (se puede ver el mirador argentino) @Verónica Droppelmann
Garganta del Diablo desde Brasil (se puede ver el mirador argentino) @Verónica Droppelmann
Foto tomada desde el mirador de la Garganta del Diablo @Cristóbal Ogrodnik
Foto tomada desde el mirador de la Garganta del Diablo @Cristóbal Ogrodnik

Rafting

Antes de llegar a ese minuto del día, habíamos estado en el río que observábamos desde el mirador. Nos aventuramos en hacer rafting, algo que no hacen muchos turistas por la zona. Fue subirse al bote con una vista espectacular, asegurar nuestros pies y, luego de una breve instrucción, aventurarse en los rápidos. Y luego, lo que coronó nuestra experiencia: quizás porque éramos sólo dos personas, el guía nos dio la oportunidad de tirarnos al agua en el río Iguazú. Fue algo único.

Río Iguazú @Cristóbal Ogrodnik
Río Iguazú @Cristóbal Ogrodnik
IMG_7065
IMG_7065

Otras opciones: Si no quieres hacer ninguna de las actividades que te ofrecen aparte, o quieres volver otro día, puedes caminar por el sendero Pozo Preto. Es un recorrido en medio de la selva de 9 kilómetros que se puede recorrer a pie o en bicicleta. 

Precio: La entrada cuesta $72 reales por persona ($18 USD aprox.) y los niños pagan $11 reales ($2,75 USD aprox.). El rafting solo sin el resto de las actividades tiene un valor de $140 reales ($35 USD aprox.). Si te aventuras con el resto de las experiencias puedes revisar los precios aquí.

Horario: 9:00 y 17:00 hrs.

Cómo llegar: Para ir y volver de este parque puedes tomar el bus 120 que te lleva al terminal en el centro de Foz de Iguazú, o si estás en Argentina también hay buses con horarios para allá. 

Día 6: Por el día a Argentina y el dato de los pozones

@Verónica Droppelmann
@Verónica Droppelmann

Este fue un día improvisado para nosotros. Luego de una conversación con el dueño del hostal donde nos alojamos (Porambá Hostel), organizamos con él y su hijo una escapada a unos pozones cerca de Puerto Iguazú. Este es un recorrido que él conocía, y la verdad no van tour operadores, ni tampoco muchos turistas. Es un sector pequeñito, en el que uno puede nadar en los pozones con mucho cuidado porque hay algunas rocas (y en la parte que están secas algunas arañas). Así como este lugar hay otros, pero es mejor tener información directa con quienes viven en Puerto Iguazú. 

@Cristóbal Ogrodnik
@Cristóbal Ogrodnik

Eso sí, conocimos algo de lo que nos volvimos fanáticos: el tereré. En palabras simples es mate frío, pero con menos preparación y ritual que el mate. Es una hierba más gruesa. Si conoces algún argentino de este lugar, seguramente podrá comentarte lo que es. Un imperdible. 

@Verónica Droppelmann
@Verónica Droppelmann

Si quieres otras opciones para este día, puedes volver al Parque Nacional Iguazú, hacer Skydive (con previa reserva), o conocer el centro de Foz de Iguazú. Hay un templo budista, artesanías y hablan mucho del hito de las tres fronteras de ese lugar. También muchos turistas visitan un parque jurásico, el bar de hielo y el museo de cera. Lo cierto es que las opciones son variadas y puedes hacer lo que más te acomode.

Consejos básicos

¿Hacia dónde comprar los pasajes? Lo primero es hacia dónde comprar los pasajes, si es que viajas desde Santiago. Nosotros compramos hacia la ciudad de Foz de Iguazú, en Brasil. Ten en cuenta que este viaje dura cerca de tres horas y que, si eres chileno, puedes usar como documento de viaje sólo tu carnet de identidad. Funciona así para los ciudadanos de los países del Mercosur: Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú y Uruguay. Nosotros lo hicimos en 7 días y 6 noches.

¿Cuándo? Según comentaban los locales, se puede ir en cualquier época. Eso sí, en octubre y noviembre suele llover mucho, mientras que en abril es un mes más bien seco. Es un clima húmedo y muy caluroso.

¿Hay que vacunarse contra la Fiebre Amarilla? Lo más recomendable es que sí.

¿Qué moneda se ocupa allá? En Brasil se ocupan reales y en Argentina el peso argentino. Si se viaja desde Chile, lo más recomendable es llevar dólares y cambiar allá. ¡Pero ojo! Por lo general, en toda la zona de Iguazú no aceptan dólares que tengan alguna mancha, timbres, estén rotos o sean muy antiguos. Son muy exigentes con eso, y solicitan que el billete esté lo más intacto posible. Conviene también, al momento de estar allá, siempre estar con reales o pesos argentinos: hay partes en las que no aceptan dólares, o el cambio no conviene. 

¿Conviene alojar en Brasil o Argentina? Si bien nosotros decidimos separar los días de hospedaje en los dos países, lo que la mayoría de la gente hace es quedarse en alguno de los dos lugares y moverse entre países durante los días. El trámite de las aduanas no es complicado, y el trayecto no es largo -no supera los 45 minutos-. Puerto Iguazú es un pueblo y Foz de Iguazú una ciudad, por lo que puedes elegir lo que más te acomode.

Los infaltables: repelente de insectos, bloqueador, gorro y lentes de sol. También es recomendable llevar alguna crema para las picaduras de insectos o quemadas de la piel por el sol.

Comenta esta nota

Comenta esta nota

Responder...