Ladera Sur Cómo organizar tu visita a Isla Damas
Cómo organizar tu visita a Isla Damas

Expediciones y Travesías

Cómo organizar tu visita a Isla Damas

Isla Damas es parte de la Reserva Natural Pingüino de Humboldt y está ubicada en las cercanías de La Serena, en la Región de Coquimbo. Esta zona es ideal para quienes disfrutan de la costa chilena y de presenciar la biodiversidad marina. Nuestra periodista Verónica Droppelmann visitó este lugar y nos entrega algunos consejos para disfrutar tu estadía en el sector.

Pónganse el chaleco salvavidas y ropa abrigada, pero ojalá hecha para mojarse un poco y resistir el viento. Esperen que parta el motor del bote y estén todos sentados. No se muevan del asiento porque van a ver paisajes y fauna que no es común ver en otra parte de Chile. Este lugar es único; prepárense para el viaje.

Esa sensación es la que se vive cuando se va a conocer Isla Damas. Pero antes de seguir, les daré un poco de contexto. Esta es una de las ocho islas que forman parte del Archipiélago de Humboldt, y una de las tres que protege la Reserva Natural Pingüino de Humboldt.

Isla Damas ©Verónica Droppelmann
Isla Damas ©Verónica Droppelmann

Y también, en toda esta zona pasa un fenómeno especial llamado Surgencia, que ayuda a que se forme un tesoro de oxígeno y krill. Así, especies marinas locales y migratorias encuentran su alimento aquí, lo que genera la presencia de una gran biodiversidad marina. Por ejemplo, este es el hogar del Pingüino de Humbodlt y un lugar de alimento de algunas especies de delfines y ballenas.

Tuve la oportunidad de conocer este lugar gracias a una invitación de las carpas Andes Wildland, Ágata Media y Planeta Humboldt, que busca hacer un llamado de acción a cuidar y restaurar los ecosistemas marinos a través de la vinculación de las personas con el entorno natural y la ciencia.

Aquí te entrego algunos detalles: cómo llegar, qué panoramas puedes hacer, donde alojarte y algunos tips donde comer, entre otras cosas.

Cómo llegar 

Para poder conocer Isla Damas primero hay que llegar a Punta de Choros. Esta es un pequeño pueblo de pescadores ubicado a cerca de 590 km de Santiago, en la comuna de La Higuera en la Región de Coquimbo.

Una opción desde la capital es en auto. Son entre 7 – 8 horas de viaje. Hay muchas estaciones de bencina en el camino para descasar si es que quieren ir haciendo pausas. Lo importante es tener en cuenta que hay varios peajes y tag en el camino y que es muy recomendable abastecer de combustible el auto en La Serena porque camino a Punta de Choros no hay ninguna estación de bencina. Esta localidad está a 117 kilómetros desde La Serena.

Punta de Choros

Una vez en Punta de Choros, si lo que te gusta es levantarte, ver el mar y sentir la brisa marina en un instante, entonces te recomiendo hospedar en las cabañas de Memo Ruz. Otras cabañas también equipadas ubicadas en las cercanías de la playa son Juan Gaviota. Ambas son cabañas para 5 personas, equipadas con cocina y baño.

Cabañas Memo Ruz ©Verónica Droppelmann
Cabañas Memo Ruz ©Verónica Droppelmann

En ambos lugares tienes espacios recreativos, como para usar parrilla, montar un fogón y pasar un momento al aire libre con tus familias y amigos. También estacionamientos. Pero ojo, es importante reservar antes de llegar.

Paseo a Isla Damas

Esta es lejos la parte más emocionante del sector de Punta de Choros, por lo que es recomendable que lo hagas ya descansado, por lo menos un día después de viajar.

Para llegar a Isla Damas tienes que tomar un bote guiado por locales de la zona. Personalmente recomiendo a la familia Barrera, oriundos de la zona y con corazón chango, que justamente buscan transmitir sus raíces a través del turismo sostenible con La Ruta del Chango y Turismo Punta de Choros.

El paseo empieza en el bote, y aquí vuelvo a la primera sensación que describí en este artículo. Esa de expectación por lo que iremos a ver. El primer paso del tour es ir a Isla Choros. Este es el hogar primordial de los Pingüinos de Humboldt y de otras aves como el Cormoran Lile o el Alcatraz, entre mucha fauna más. Apenas uno llega a este lugar siente su paz, pero todo sólo es apreciable desde el bote. No está permitido pisar esta isla.

Cormoran Lile ©Iñaki Madinagoitia
Cormoran Lile ©Iñaki Madinagoitia

Una vez habiendo rodeado la isla y de haber visto a las especies que estaban ahí, el siguiente paso es Isla Damas. Es importante tener en cuenta que para poder bajarse en la isla hay que pagar entrada a CONAF de 3.500 pesos.

Lo primero que pisas es la playa, un escenario simplemente espectacular. Tiene aguas cristalinas y arenas suaves. Además puedes recorrer senderos planos sin dificultad y disfrutar de lo más característico de la isla: su flora, como las añañucas, patas de guanaco y suspiros de campo, entre otros.

©Iñaki Madinagoitia
©Iñaki Madinagoitia

Luego vuelves al puerto y es probable que llegues con mucha hambre. Aquí lo mejor es ir a comer al restaurante El Barco, donde la especialidad son los pescados y mariscos. Los platos son grandes y muy sabrosos. Yo recomiendo uno de los platos estrellas, que se llama jardín del mar, una mezcla de patas de jaiba, ceviche, machas, locos y otros productos marinos.

En esta zona también se puede apreciar en el verano el avistamiento de delfines que van a alimentarse al sector, y también es un hermoso lugar para bucear. Es ideal siempre contactar primero a los operadores turísticos locales –como Turismo Punta de Choros- para averiguar costos, horarios y recomendaciones.

Chañaral de Aceituno

A 27 kilómetros de Punta de Choros está Chañaral de Aceituno, lugar más cercano a la Isla Chañaral, también perteneciente al Archipiélago de Humboldt y a la Reserva Natural Pingüino de Humboldt. Esta zona es conocida por el paso de las ballenas a comer, por lo que el avistamiento de ballenas es un clásico de la zona. Eso sí, al estar en una Reserva Natural es probable que se aparezcan como que no. De todas maneras, la época donde más visitan la zona es en el verano.

Si te animas a hacer este recorrido, recuerda siempre reservar con anticipación. Yo recomiendo a don Patricio Ortiz, capitán del Arca de Noé, quien es oriundo de la zona y además de mostrarte un hermoso recorrido, acompaña con su buena compañía.

©Iñaki Madinagoitia
©Iñaki Madinagoitia

Para coronar este paseo, un imperdible es bucear. Los de Yunco Expediciones te pueden ayudar, aportándote con los equipos necesarios si no los tienes. Si es que nunca has buceado antes, no te preocupes, ellos no te sueltan en toda la travesía y te ayudan a no perderte las especies más extraordinarias que pueden aparecer en el sector. Además, al ser Reserva Natural, los peces no te ven como amenaza, por lo que te puedes llegar a sentir uno más. Sin embargo, es importante mantener el respeto por las especies bajo el agua. Recuerda que eres un visitante en su hogar.

©Iñaki Madinagoitia
©Iñaki Madinagoitia

Eso sí, el agua es de baja temperatura. Si eres friolento/a dile a tu instructor de buceo antes para que tome las precauciones necesarias.

Si te entusiasmas con ir a Chañaral de Aceituno, te recomiendo alojarte en las cabañas El Español. Su dueño te acoge y te ayuda en lo que necesites. Son cabañas completamente equipadas con vista directa al mar y espacio para hacer camping si deseas. La única recomendación es si eres muy dependiente de internet, lleves un equipo portátil porque no todas las señales llegan a este lugar.

Cabañas El Español ©María Teresa Abumohor
Cabañas El Español ©María Teresa Abumohor

**Agradecimientos a AndesWildLand, Planeta Humboldt, Ágata media, Épica Wines y Mundo Copec, quienes nos invitaron a conocer este maravilloso lugar.

Galería (8)