Ladera Sur Nuevo plan busca evitar la extinción de las aves de Juan Fernández: se enfocará en especies exóticas, incendios, entre otras amenazas
Nuevo plan busca evitar la extinción de las aves de Juan Fernández: se enfocará en especies exóticas, incendios, entre otras amenazas

Nuevo plan busca evitar la extinción de las aves de Juan Fernández: se enfocará en especies exóticas, incendios, entre otras amenazas

La fragilidad de los ecosistemas insulares los vuelve extremadamente vulnerables a la extinción de especies. Para evitar la pérdida de aves como el picaflor de Juan Fernández o el rayadito de Más Afuera, una iniciativa coordinará al sector público, privado y a la comunidad local para recuperar a seis especies del archipiélago que, además de estar amenazadas, solo viven en este lugar del mundo, por lo que – de no evitarse – su desaparición sería para toda la vida.

En medio del Océano Pacífico, a unos 670 km de la costa central de Chile, se encuentra un conjunto de islas que se destacan por su frágil biodiversidad y alto nivel de endemismo, ya que gran parte de las especies que se encuentran allí solo viven en este lugar del planeta. Se trata del Archipiélago de Juan Fernández, tierra y mar de singularidades que está conformada por las islas Robinson Crusoe, Santa Clara y Alejandro Selkirk, donde algunos de sus más emblemáticos habitantes son las aves.

Mirador de Selkirk_Isla Robinson Crusoe
Mirador de Selkirk en isla Robinson Crusoe © Héctor Gutiérrez Guzmán

Para hacerse una idea, de las nueve especies nativas de aves terrestres, hay tres especies y otras tres subespecies que son endémicas (únicas) del archipiélago, las cuales se encuentran, además, con severos problemas de conservación, siendo sus principales amenazas las especies exóticas invasoras, potenciales incendios, los gatos domésticos, la pérdida de hábitat, el cambio climático, el ganado mal manejado y la contaminación.

Con el fin de controlar esas amenazas y evitar la extinción de estos animales es que se estableció un nuevo plan de Recuperación, Conservación y Gestión de Especies (RECOGE), que busca mejorar el estado de las seis especies de aves terrestres amenazadas del Archipiélago: el picaflor de Juan Fernández (Sephanoides fernandensis) y el rayadito de Más Afuera (Aphrastura masafuerae), los cuales están clasificados en “peligro crítico de extinción”, y el churrete de Más Afuera (Cinclodes oustaleti baeckstroemii), aguilucho o blindado de Más Afuera (Buteo polyosoma exsul), cachudito de Juan Fernández (Anairetes fernandezianus) y el cernícalo de Juan Fernández (Falco sparverius fernandensis), los cuales se encuentran en peligro de extinción.

Picaflor macho JF_Héctor Gutiérrez_Oikonos
Picaflor de Juan Fernández macho © Héctor Gutiérrez | Oikonos

La iniciativa también incluirá a las islas Desventuradas, ubicadas a 832 km del archipiélago, ya que el cernícalo fernandeziano frecuenta esos remotos parajes.

“La característica de Juan Fernández es la gran biodiversidad y endemismo que tiene, es como el ‘Galápagos’ de Chile. Todas esas amenazas están degradando este ecosistema que es único y que es la casa de estas aves, entonces, sin su hábitat no se les puede asegurar ni alimentación, ni lugares de nidificación ni bienestar. El plan fue propuesto por dos ONG que trabajan en la zona, que son Oikonos y Island Conservation, inicialmente para un ave, pero luego se extrapoló a las seis especies que son endémicas del archipiélago, ya que todas comparten las mismas amenazas”, explica Juan José Donoso, jefe de la División de Recursos Naturales y Biodiversidad del Ministerio del Medio Ambiente.

Rayadito de Más Afuera_Héctor Gutiérrez_Oikonos
Rayadito de Más Afuera © Héctor Gutiérrez | Oikonos

El plan será liderado por el Ministerio del Medio Ambiente, y se ejecutará en conjunto con la Municipalidad de Juan Fernández, Corporación Nacional Forestal (Conaf), Ministerio de Bienes Nacionales, ONG como Oikonos y Island Conservation, y organizaciones locales como el Comité de Adelanto Isla Alejandro Selkirk, Agrupación de mujeres de Juan Fernández, sindicatos de pescadores, entre otros.

“El plan RECOGE es una importante herramienta para materializar el cuidado y protección de las aves terrestres, ya que permite a la comuna sentirse parte de un proceso que tiene cuerpo legal, y les da un espacio de participación para concretar un sentir que, en los habitantes de la Isla, ha sido una preocupación permanente, y que ha permitido lograr los reconocimientos que ha tenido la comuna internacionalmente en materia de cuidado de la biodiversidad”, señala el alcalde de Juan Fernández, Leopoldo González.

Cernícalo JF_Héctor Gutiérrez_Oikonos
El cernícalo también se encuentra en islas Desventuradas © Héctor Gutiérrez | Oikonos

De esa manera, el trabajo participativo se enfocará en la restauración de los hábitats, en el control de las amenazas, en la educación y en la investigación. El edil cuenta que, en esta primera fase, “se han desarrollado talleres, charlas y conversatorios, donde se han plasmado y recogido las diferentes opiniones e ideas para lograr incorporar en la comuna un estilo de vida que apunta al cuidado de las aves y la sustentabilidad”.

Fuego, gatos y zarzamora

La acción humana – ya sea intencional o accidental – ha permitido la introducción y propagación de varias especies de flora y fauna exótica en las distintas islas del archipiélago. Muchas de ellas se han vuelto problemáticas al degradar los ecosistemas y amenazar a las especies nativas, en su mayoría endémicas.

También se suma el impacto del cambio climático, el cual está mermando la disponibilidad de agua en la zona, afectando directamente el bienestar de las personas.

Héctor Gutiérrez, quien es coordinador de proyectos para Juan Fernández en Oikonos, detalla: “En dos de las tres islas del archipiélago la situación es crítica. Ratones, gatos, conejos, zarzamora, coatíes, avispa chaqueta amarilla, y en definitiva todas las especies invasoras contribuyen de una u otra forma a que las aves endémicas estén bajo amenaza. Algunas de estas especies depredan directamente a las aves, pero otras sobre el bosque nativo, el cual es muy importante para mantener un ecosistema sano. Tanto los incendios como las especies invasoras son amenazas que podemos manejar con prevención y control”.

Bosque Isla Alejandro Selkirk_Hábitat del Rayadito de Más Afuera
El bosque de Selkirk es el hábitat del rayadito de Más Afuera © Héctor Gutiérrez 

Los investigadores han monitoreado por más de 10 años la reproducción del picaflor de Juan Fernández en el bosque de la isla Robinson Crusoe, constatando el impacto de plantas invasoras – como la zarzamora y maqui – en la nidificación de esta ave que se encuentra en estado crítico.

Otro caso preocupante es el rayadito de Más Afuera, el cual es endémico (único) de Alejandro Selkirk y que, al igual que el picaflor, se encuentra en peligro crítico de extinción. Esta ave se ha visto fuertemente impactada por gatos y ratas. Por ello, los equipos de Oikonos, Island Conservation y Conaf han construido e instalado nidos artificiales (casas anideras) especialmente diseñados para evitar que ingresen los roedores, lo que no solo mejora el hábitat reproductivo del rayadito, sino que también ofrece una oportunidad para recabar datos e investigar a esta especie.

Modificación a las casas anideras para Rayadito_Fotografía Héctor Gutiérrez
Casas anideras para rayadito a prueba de roedores © Héctor Gutiérrez Guzmán

Otra de las grandes amenazas que identificaron los isleños durante este proceso son los potenciales incendios. En el año 1996, un cigarrillo mal apagado desató un siniestro que consumió una superficie de más de 200 hectáreas en la isla Alejandro Selkirk, aunque en ese entonces las precipitaciones ayudaron a extinguir el fuego.

“Esta es una de las preocupaciones más grandes que tenemos porque sería una amenaza terrible no solo para el ecosistema de Juan Fernández, sino también para la comunidad”, asegura Guillermo Araya de Conaf, quien se desempeña como administrador del Parque Nacional Archipiélago de Juan Fernández.

Cachudito JF_Héctor Gutiérrez_Oikonos
Cachudito de Juan Fernández © Héctor Gutiérrez | Oikonos

Por ello, independiente de que en tiempos recientes no se hayan generado siniestros, tanto los isleños como las distintas instituciones buscan prevenir un nuevo evento de este tipo.

“Un incendio en Juan Fernández sería devastador, porque la geografía es tan compleja que si empieza un incendio en algún lugar es casi imposible llegar con agua o con bomberos. No vas a tener muchas chances de solucionarlo. Es el riesgo y la poca probabilidad de hacer algo en caso de que suceda”, advierte Paulina Stowhas, encargada del Proyecto de Gestión de Especies Exóticas Invasoras, del Departamento de Conservación de Especies del Ministerio del Medio Ambiente.

Churrete chico de Más Afuera_Héctor Gutiérrez_Oikonos
Churrete chico de Más Afuera © Héctor Gutiérrez | Oikonos

Por este motivo, la Conaf, en coordinación con la Gobernación Provincial de Valparaíso, diseñó un plan especial y local de prevención y combate de incendios forestales, que, entre otras materias, consideró la creación de la primera brigada forestal del archipiélago, la cual comenzó a operar a mediados de enero de 2019.

Araya destaca que “en el año 2020, por segunda vez, Conaf de la V Región va a tener una brigada preventiva contra el incendio forestal, la prevención es lo principal acá”. Para ello, la iniciativa considera una serie de capacitaciones, talleres y otras actividades educativas para toda la comunidad.

Actualmente, el foco del plan RECOGE está en la identificación y priorización de las amenazas, para posteriormente definir – junto a los isleños y las distintas instituciones – las acciones y medidas que se implementarán para recuperar a las aves fernandezianas, teniendo como fecha límite de generación el mes de septiembre del 2020.

Blindado_Héctor Gutiérrez_Oikonos
Blindado © Héctor Gutiérrez | Oikonos

El representante de Oikonos recalca que “debemos hacer conservación con participación. Todas las miradas y propuestas son válidas, pero hay que trabajar fuertemente con la comunidad local y las instituciones que están todos los días trabajando en el territorio. Nuestro equipo local, conformado por isleñas e isleños, tendrá la misión de aportar con nuestro conocimiento científico y apoyar la coordinación de todos los actores”.

Por lo anterior, el plan también buscará mantener la identidad local de las actuales y futuras generaciones de isleños.

Picaflor hembra JF_Héctor Gutiérrez_Oikonos
Picaflor de Juan Fernández hembra © Héctor Gutiérrez | Oikonos

Stowhas asegura que “este plan apoya a la protección de la identidad del isleño. La gente está super interesada en que se hagan cosas con las especies, porque esta comunidad tiene la particularidad de que son muy orgullosos y dueños de su territorio, lo conocen, lo valoran, quieren cuidarlo. El hecho de que hubiese un plan de conservar a estas aves, que son parte de su identidad, fue super bien recibido. Están muy conscientes de que, si se pierde alguna de estas aves, también se pierde un poquito de cada uno de ellos, porque se iría un pedazo de su identidad junto a esas aves”.

Al respecto, Gutiérrez recapitula: “Es relevante recuperar y conserva estas 6 especies porque no habitan en ninguna parte más del mundo, solo en las islas del archipiélago. Si se extinguen las perdemos para siempre, no hay vuelta atrás”.

 

Noticias relacionadas

Productos relacionados